lunes, 20 de noviembre de 2017

SIMBOLISMO DE LOS GUANTES


La investidura de los guantes tiene íntima relación con la del mandil, de tal modo que al estudio del simbolismo del último debe seguir innecesariamente, el de los primeros.
 
En los ritos continentales de la Francmasonería, practicados en Francia, Alemania y otros países es costumbre invariable regalar al candidato recién iniciado no sólo un blanco mandil de cabritilla, sino también un par de guantes para él y otro para su esposa. Este último par debe regalarlo él, a su vez, a su mujer o prometida, según la costumbre de los masones alemanes, o según la de los franceses, a la mujer que más quiera, lo que en realidad viene a ser lo mismo.

Todo lo cual, tiene su simbolismo, como todo lo de la Francmasonería. Al entregar los guantes al candidato se le quiere enseñar que los actos de todo francmasón deben ser tan puros e inmaculados como los guantes que se le regalan. En las Logias alemanas sustituyen la palabra actos por handlungen, o handlings, las obras de sus manos, con lo que se da mayor fuerza al símbolo.
 
El Dr. Roberto Plot -que no fue partidario de la Francmasonería, pero sí un sabio historiador- dice en su Natural History of Staffordshire, que en su época (1660) la Sociedad de los Francmasones regalaba a los candidatos guantes para ellos y para sus esposas. Esto demuestra que la costumbre, que todavía se conserva en el continente europeo, se practicó antes en Inglaterra, en donde con frecuencia se da al olvido, igual que en América. Pero aunque ya no se practica en América e Inglaterra la costumbre de regalar los guantes al candidato, sin embargo, todavía forma parte esta prenda de la vestidura profesional del francmasón en la Logia y en las procesiones. En muchas logias bien regularizadas sus miembros llevan tan metódicamente los guantes blancos como el mandil.
 
El simbolismo de los guantes no es en realidad más que una modificación del mandil. Los dos significan lo mismo, puesto que aluden a la purificación de la vida. El Salmista dice:

"¿Quién escalará la montaña del Señor?
¿Quién permanecerá en su lugar sagrado?
El que tenga las manos limpias y puro el corazón."
 
Puede decirse que el mandil se refiere al "corazón puro", y los guantes, a "las manos limpias". Pero ambos significan purificación, la purificación que se simbolizó siempre con la ablución que precedía a las antiguas iniciaciones en los Misterios sagrados. Pero, a pesar de que los masones americanos e ingleses aceptan tan sólo el mandil, y rechazan los guantes corno símbolo masónico, parece ser que estos últimos son mucho más importantes en la ciencia simbólica, pues en todos los antiguos escritores se encuentran abundantes alusiones a las manos puras o limpias.
 
"Las manos son los símbolos de las acciones humanas; las manos puras son acciones puras; las sucias, actos injustos", dice Wemyss en su Clavis Symbolica. Tanto los autores profanos corno los sagrados aluden con frecuencia a este símbolo. El lavatorio de manos es el signo externo de la purificación interna. Por eso dice el Salmista:
 
"Lavaré mis manos en inocencia y daré vueltas a tu altar, ¡oh Jehová! "
 
En los antiguos Misterios el lavatorio de manos precedía a la ceremonia iniciática y servía para indicar simbólicamente que era necesario estar puro de todo crimen antes de ser admitido a los ritos sagrados. Por ejemplo, en el templo de la Isla de Creta se leía la siguiente inscripción :

"Límpiate los pies, lávate las manos y, después, entra."
 
No cabe duda de que el lavatorio de manos, como símbolo de pureza, era un rito característico de los antiguos. Nadie osaba orar a los dioses antes de lavarse las manos.

- Homero hace decir a Héctor:

“Temo ofrendar a Jove
el vino incensado con las manos sucias.”
 
- Eneas se niega, cuando parte de la ardiente Troya, a entrar en el templo de Ceres hasta que se lava en agua corriente las manos, manchadas en reciente lucha:
 
"Reciente todavía la lucha y la guerra
sería impío que yo tocase las cosas sagradas
antes de bañarme en el agua corriente".
 
- La misma práctica prevaleció entre los judíos. Ejemplo notable de ello es la conocidísima acción de Pilatos, quien, cuando le pidieron los judíos que crucificase a Jesús, se presentó al pueblo y se lavé las manos con agua, diciendo:
 
"Soy inocente de la sangre de este justo; 
allá vosotros."

- En la Edad Media, los obispos y sacerdotes se ponían guantes para celebrar las funciones religiosas. Estos guantes eran de lino de color blanco. Durandus, el célebre ritualista dice que:
 
 "los guantes blancos significan castidad y pureza;
porque las manos se conservan limpias
y libres de toda impureza".
 
Creemos innecesario dar más ejemplos. No cabe duda de que el empleo de los guantes en la Francmasonería es una idea simbólica tomada del antiguo lenguaje universal del simbolismo, y de que con ellos se trataba de expresar la necesidad imprescindible de llevar una vida pura.
 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK