viernes, 12 de enero de 2018

BINAH - ENTENDIMIENTO - 3º SEPHIROT


«El Tercer Sendero es llamado la Inteligencia Santificante, el Fundamento de la Sabiduría Primordial; es llamado también el Creador de la Fe, y sus raíces están en Amén. Es el autor de la fe, de donde emana la fe.»

IMAGEN MÁGICA: Una mujer madura.

NOMBRE DE DIOS: Jehovah Elohim.

ARCÁNGEL: Tzafkiel.

ORDEN DE ANGELES: Aralim, Tronos.

CHARRA MUNDANO: Saturno.

VIRTUD: Silencio.

TÍTULOS: Ama, la madre estéril oscura. Aima, la madre fértil brillante. Khorsia, el Trono. Marah, el Gran Mar.

EXPERIENCIA ESPIRITUAL: Visión del Pesar.


COLOR ATZILUTHICO: Carmesí.

COLOR BRIATICO: Negro.

COLOR YETZIRATICO: Marrón oscuro.

COLOR ASSIATICO: Gris, moteado de rosa.

VICIO: Avaricia.

SÍMBOLOS: El yoni. El kteis. La Vesica Piscis. La copa o cáliz. La Túnica Exterior de Ocultamiento.


1. Binah es el primer Sefirah de «forma». Esto es, aunque se halla muy por encima de cualquier clase de forma tal como la conocemos, está implícito en él el arquetipo o la idea de la forma. La forma puede ser definida como el entrelazamiento de fuerzas de movimiento libre en patrones que operan entonces como una unidad. De este modo una unidad de fuerza ya no es incondicionada, sino que ha de operar en conjunción con las otras fuerzas que construyen el patrón del que es una parte.

2. A partir de esto puede deducirse la razón para la manifestación evolutiva. Las entidades espirituales, o Chispas Divinas, aunque perfectas, son incapaces de crecimiento en las condiciones perfectamente libres de Inmanifestación, o manifestación por encima de los niveles de la forma. A fin de que haya algún desarrollo, debe haber alguna limitación de acción posible. El espíritu virginal puro no tiene, o tiene muy pocas características distintivas de otras chispas del primer espíritu manifiesto. La capacidad para la acción individualizada se consigue por la entrada en los factores limitantes de la forma, primero el grado de libertad relativamente alto de los niveles espirituales, después la libertad más limitada de la mentación (y cualquier escritor que lucha por encontrar una palabra que se ajuste a un concepto conoce esto), después las limitaciones aún mayores que imponen los niveles emocionales, y finalmente la limitación extrema, la existencia física (y cualquiera que haya perdido el último autobús a casa se apercibirá de esto.)

3. Por lo tanto, todo el propósito de la vida es adquirir experiencia en la forma. Los bebés espirituales (las Chispas Divinas) entran en la manifestación, semejantemente a los bebés humanos, con ciertas características inherentes, pero careciendo de experiencia de la vida. Su experiencia involutiva y evolutiva es como el moldeado del carácter en la vida del hombre. Y su retirada final de la manifestación corresponde a la muerte de un hombre, el cual, salvo que haya gastado la mayor parte de su vida en una ruta fácil, se lleva de este mundo mucha más sabiduría práctica de la que nunca trajo a él.

4. Así pues se verá que el crecimiento espiritual se consigue mejor teniéndoselas que ver completamente con la vida en el mundo. Es una patología común con estudiantes inclinados hacia lo esotérico, que tratan de encontrar la vía más fácil afuera de ella. Esto da cuenta de muchas de las sociedades de «borrachera mística» que dan un nombre tan malo al ocultismo. En una escuela oculta genuina, el estudiante debería ser atacado bien y duro por el remolino de la vida; y hasta que no pueda apañárselas eficientemente con el plano físico, deberían serle apartados los planos superiores de experiencia por su propia seguridad, así como por la de otros.
 
Un estudiante que no puede manejar sus responsabilidades mundanas sólo cosechará confusión peor confundida si empieza a abrirse a las fuerzas y responsabilidades de los niveles de vida supramundanos. No se realiza siempre que los mundos superiores, debido a la desviación del hombre, no son en absoluto todo dulzura y luz, y es parte de la tarea de un ocultista compensar fuerzas desequilibradas sobre estos niveles y traerlas hasta la vida física en equilibrio armonizado. Si, por ignorancia o falta de competencia, las trae desequilibradas, el efecto sobre sus circunstancias físicas será caótico. Y las implicaciones de una acción así van mucho más allá que cualquier desconfort para él y sus asociados, y sus relaciones inmediatas. Es por esto que se esperan altos estándares de los estudiantes de ocultismo. Y si los estándares de un grupo de entrenamiento no son elevados, entonces puede deducirse por ese mismo hecho que sus poderes internos son negligentes, pues si tuviera poder real expresándose a través suyo, cualquier descenso de los estándares desharía la organización por las disensiones internas. Esta es usualmente la razón por la que se despedazan a veces grupos ocultos; llegan a un nivel de poder que no pueden manejar. El desarrollo de un grupo oculto, como el de un individuo, debe llevarse a cabo con gran circunspección, y cualquier prisa indebida puede ser fatal. Por tanto, no creáis a cualquiera que ofrezca enseñaros la Sabiduría de las Edades en seis meses, él sólo va tras vuestro dinero. Podéis ganar sabiduría con la transacción, pero no de la clase que esperabais.

5. El título de Binah es Entendimiento, que es el aspecto de forma de la Sabiduría de Chokmah. Estos Sabiduría y Entendimiento no son meramente la sabiduría y el entendimiento de la mente humana como se da a entender ordinariamente por estas palabras. El Entendimiento aquí indicado es más un tipo superior de Fe. El Texto Yetzirático establece que Binah es «el autor de la fe, de donde emana la fe». Y las otras atribuciones del Texto Yetzirático: la Inteligencia Santificante, el Fundamento de la Sabiduría Primordial, El Creador de la Fe, amplían esta afirmación, mientras que la frase «sus raíces están en Amen», que significa «Así sea», indica la primera manifestación de la forma.

6. Puesto que la mente humana, estando compuesta ella misma de formas, debe dar contorno a cualquier cosa a fin de entenderla, es obvio que Binah es el nivel más elevado absoluto que podría alcanzar la mentalidad. Todas nuestras consideraciones de los niveles más allá de Binah han sido en la forma de concepto y símbolo, y sin embargo la forma sólo entra en el esquema de las cosas en Binah. Toda nuestra percepción de la fuerza cósmica, por consiguiente, debe ser filtrada hasta nosotros por representaciones de forma «pues ahora vemos a través de un vidrio, obscuramente; pero entonces cara a cara». En sus niveles superiores, este aserto de San Pablo se aplica a las iniciaciones cósmicas más allá de Binah, siendo la Experiencia Espiritual de Chokmah, como se recordará, La Visión de Dios cara a cara.

7. Binah es el dador de forma a toda la manifestación, y es por tanto también el Templo Arquetípico detrás de todos los templos, La Iglesia Interna detrás de todas las iglesias, el Credo Básico detrás de todos los credos. Es la Matriz de la Vida, y esta cualidad femenina arquetípica se manifiesta en dos aspectos, como Ama, la oscura madre estéril, y Aima, la brillante madre fértil.

8. Ama está compuesta de la letra hebrea Mem, que significa Agua, las Aguas de la Forma, entre dos Alefs, que significan los comienzos de las cosas. Aima es la misma palabra con la Yod fertilizante impactada en ella.

9. Ama, la Madre Oscura, es el aspecto de Binah que limita a la fuerza de movimiento libre de Chokmah dentro de una forma limitante. Aima tiende más a la condición futura, cuando la fuerza aprisionada ha adquirido una función armonizada en la forma, y la forma por tanto no es ya por más tiempo una limitación necesaria para su desarrollo. Considerando Chokmah y Binah como el Padre y la Madre Supernos, Aima sería la cónyuge o esposa de Chokmah, y Ama el correctivo disciplinario, pues aprisiona y frena a la fuerza de movimiento libre de Chokmah.

10. Puesto que Ama es el aspecto de Binah que «entrena» al Espíritu, es un lado importante de la función del Sefirah, y debería ser considerado profundamente. En su esencia, es la fuerza del parto en todos los tipos y niveles de dar a luz, la labor que se requiere para llevar a cabo cualquier objetivo en los mundos de la forma. Este aspecto puede visualizarse en la forma de una Madre Superior gigantesca, completamente cubierta desde la cabeza hasta los pies en negro, la cara parcialmente oculta, y sosteniendo en la mano izquierda una vara de corrección formada por una corta barra redondeada, ligeramente afilada, de madera negra sin pulir. La impresión que debería dar la figura es la de esplendor y belleza veladas por la voluminosa túnica sombría, La Túnica Exterior de Ocultamiento.

11. No debe olvidarse que el lado espiritual del poder de Ama es parte de la acción del Cristo Cósmico, el Aspecto regenerador y reconciliador de Dios. La regeneración podría definirse como encararse con la realidad individual, combinado honestamente con el deseo genuino de cambiar. Puede ser un proceso doloroso para la personalidad; poca gente se preocupa de mirar honestamente a sus fallos, y muchos temen un cambio de cualquier clase pues parece ser una amenaza para la seguridad. La basura de la naturaleza humana se convierte en llamas cuando se expone a este fuego regenerativo, y la Madre Oscura, la Madre de las Aflicciones, que media esta fuerza al carácter durante un período de tiempo mayor o menor, es realmente una figura de gran compasión comparada con la aplicación directa de una fuerza cósmica tan potente como el Cristo Cósmico, cuyo calcinante calor, si se aplicase al alma, sería semejante a aplicar un soplete oxiacetilénico al cuerpo.

12. La fuerza Cósmica de Cristo no debería confundirse con el Señor Jesús, el Maestro de Compasión. Lo que se quiere dar a entender aquí es la fuerza cósmica ciega que fue mediada en una de sus formas más grandes en la historia de la humanidad por Nuestro Señor, en su capacidad como Portador de la fuerza de Cristo. El Señor Jesús media esta fuerza como lo hace la figura de Ama, que es representada en la adoración cristiana como la Virgen María. A lo largo del curso de las edades, las representaciones de Nuestra Señora han sido sentimentalizadas en gran medida, dando las primeras pinturas y mosaicos Bizantinos de ella una indicación más verdadera de su aspecto de Binah como la «Mater Dolorosa». Y su descripción en la Letanía como «Mater Boni Consilii» es muy apta para el Entendimiento de Binah.

13. Es sobre la construcción del carácter que realiza esta fuerza, que dependen tantas cosas, pues sin ella, las fuerzas del Gran Padre, la sabiduría superior de Chokmah, no pueden ser llevadas hasta la mente, y no pueden por tanto llevar a cabo la vivencia de la «vida superior», la continua meditación consciente del Espíritu en la Tierra del adepto iniciado.

14. También se guarda en Binah el arquetipo del adepto iniciado, siendo su grado esotérico el de Magister Templi, Maestro del Templo. Este término se aplica a uno que es maestro absoluto del arbitrio y manipulación de fuerza y forma, y que tiene un entendimiento completo del poder cósmico y de la creación de las formas requeridas en las que puede manifestarse este poder. También, que tiene la capacidad de calibrar las condiciones de día en día y aceptar a la gente tal como es y lo que será como resultado del entrenamiento posterior; e incluyendo en la medida los efectos del karma sobre la personalidad o vehículo físico. El arquetipo de uno así puede concebirse como una figura sentada con un tocado Egipcio grisáceo y el uraeus, o símbolo de la serpiente, tal vez en la forma de una vara de serpiente enroscada, por encima de la frente. La cara como la de una gran esfinge, pero iluminada desde adentro en una suerte de gris luminoso. Las túnicas deberían ser negras, y la figura debería portar un cetro de piedra con un objeto groseramente tallado, sugerente de un corazón, en su tope.

15. El «Templo» del título del grado también implica los vehículos del Espíritu en manifestación, incluyendo el cuerpo físico así como la estructura psíquica. Nuestro Señor fue uno que demostró los poderes del Magister Templi en sus palabras «Yo destruiré este Templo, y lo reedificaré después de tres días», y se recordará que al final de la Crucifixión «el Velo del Templo se rasgó por la mitad». La capacidad de este grado es la de construir un templo fuera de las estructuras de la personalidad, y morar en él hasta que llega el tiempo de destruirlo, de manera que pueda construirse una forma mejor. Esta destrucción cae bajo el Cuarto Aspecto de la Deidad, y también bajo la Madre Oscura, y no es en modo alguno malo.

16. La Experiencia Espiritual de Binah es la Visión del Pesar, y una Imagen Mágica alternativa a la de una mujer madura es la de un corazón atravesado verticalmente por tres espadas. Hay ciertas ilustraciones de la Virgen María que muestran su corazón atravesado con espadas, y ésta es realmente una combinación de las dos imágenes mágicas.

17. El Pesar de la Visión tiene muchos niveles de significado. No significa meramente un disturbio emocional temporal por alguna desgracia menor, sino más bien una realización absoluta y completa de la ruta a recorrer, de todo lo que acaecerá y que ha acontecido a lo largo de esa ruta, y cuándo y cómo y si se llegará a la consecución. Así, la Visión del Pesar, conforme el Espíritu desciende adentro de los principios constructores de la forma de Binah, es la realización de la laboriosa vía del progreso involutivo y evolutivo. El Pesar se ve ampliado por supuesto por la posterior Caída del Hombre, de modo que lo que antes de la Caída era una lucha trabajosa, ahora es una retorcida agonía. Pero esta desviación del hombre, no teniendo lugar en el Plan Divino, no tiene realidad noumenal, y por tanto sus resultados no se han de asignar a Binah, hablando estrictamente, o desde luego al Arbol en modo alguno, por cuanto que el Arbol es un Patrón Divino. Los pecados del hombre son asignados más correctamente al Foso de los Qlifoth, en el que están los reflejos distorsionados de los Santos Sefiroth.

18. Sin embargo, la manifestación del pesar en la personalidad humana puede ser considerada como el trabajo de Ama, la Madre de los Pesares. La pesadumbre es una fuerza purgante y fuertemente quebrantante, y cuando el trabajo esencial de romper adhesiones y dispersar venenos ha sido hecho por ella, deja sitio a una profunda lasitud y a un sentimiento de vacío, los cuales pueden actuar como base purificada para un nuevo crecimiento. La gente está hecha de tal modo que no realizará o no podrá realizar completamente una cosa hasta que no sea golpeada en su parte más vital, en algún sentido emocional profundo. Y así, sólo por el pesar, y yendo de pesar en pesar, puede proceder la evolución de un individuo. El hombre que no puede o no desea sentir el pesar o afrontarlo en otros, no puede proceder en absoluto.

19. No hay, sin embargo, valor alguno en la lamentación por sí misma. Por algún capricho de la constitución humana, tiende a ser considerada como una imagen estática, en vez de un proceso que conduce a un nivel superior de iluminación y descanso, transformándose por tanto de una fuerza destructiva negativa en una constructiva positiva. La Cristiandad exotérica ha tendido a cometer este error, y a fijarse en la Crucifixión sin pasar a la Resurrección y Ascensión posteriores.

20. Estos pueden parecer asertos duros, pero si evocan una violenta reacción emocional de escepticismo, entonces uno haría bien en examinarse a sí mismo de porqué estos asertos particulares han de producir una reacción emocional más bien que una mera indiferencia. Un fuerte antagonismo emocional hacia algo denota usualmente un bloqueo psicológico, y un rehúse a encarar lo que con él se implica.

21. Pero tanto si uno acepta estas afirmaciones de la necesidad del pesar como si no. si uno fuese a sufrir un período de pesadumbre puede ser de gran ayuda en más de un modo imaginar a la Madre de los Pesares. Puede verse como una poderosa figura maternal de majestad y pesar, en túnica negra, y sentada en el centro de una esfera de luz púrpura, graduándose desde el violeta translúcido y el lila hasta el púrpura profundo de las uvas en el centro, un símbolo excelente por sí sólo, pues significa uno que ha recorrido solo el lagar. Esta figura puede considerarse como cristiana o como pagana, pues el pesar del lado femenino de la Divinidad es el mismo a lo largo de las edades, bien sea Demeter lamentándose por su hija, Ishtar buscando las partes desmembradas de su esposo, o Maria viendo cómo muere su hijo.

22. En los niveles superiores, el Pesar de Binah es el conocimiento y el entendimiento de los grandes factores cósmicos que hay detrás de la encarnación del hombre, así como de Cristo. Es la realización y revelación de la Gran Madre misma. Puede percibirse esta condición construyen-do el cuadro de la Crucifixión con Nuestra Señora y San Juan a cada lado de la Cruz. Los cielos se ven tornarse negros, y la Crucifixión tiene lugar entre la tierra y el cielo en alguna extraña condición del espacio. María misma avanza hacia adelante, como para tomar sobre sí el peso del simbolismo, y abarcándolo todo está Tzafkiel, el Arcángel de Binah, y el carmesí profundo, negro, marrón oscuro, y gris moteado de rosa, de los colores del Sefirah.

23. Esta imagen debería conducir a una comprensión del total del Universo manifestado como una forma que circunda a fuerza cósmica pura; una Cruz gigantesca sobre la que se crucifica esta fuerza. Y toda la vida es vivida bajo la Sombra de esta Cruz. Esta es la Cruz primaria de la Vida, de la que la Cruz del Gólgota es una manifestación menor; una sombra arrojada por la Gran Sombra.

24. La contemplación de Binah puede traer un sentimiento muy real de estar rodeado por Grandes Aguas, y, en esta conexión, el Templo de Binah es un Arca sobre los Mares Supernos. Esta es el «Arca de Isis», un símbolo de la Matriz de la Gran Madre. Puede venir también una percepción de los aspectos internos del alma, un sentimiento de que la personalidad ordinaria no es sino la parte visible de un gigantesco iceberg, inmenso en las profundidades sumergidas por debajo de la conciencia. Puede percibirse una forma geométrica en relación con esto, y merece la pena trabajarse en la meditación, pues será un símbolo potente de las estructuras más internas del ser de uno sobre las que se construye todo el resto. Podría ser considerada como la Roca sobre la que son construidos los cimientos del Templo del ser de uno.

25. El Nombre de Dios del Sefirah, Jehovah Elohim, es traducido usualmente como «El Señor Dios». Dios es citado como Elohim en el primer capítulo del Génesis, pero en el capítulo II, después de que el séptimo día ha sido bendecido, se convierte en Jehovah Elohim. Elohim es una palabra femenina con una terminación masculina, implicando la dualidad bipolar, y puesto que Jehovah puede ser considerado como la acción de Dios en los Cuatro Mundos, el título combinado da la idea del principio de polaridad funcionando sobre todos los niveles, y por tanto de la base de la forma.

26. El Arcángel de Binah ha sido llamado el «Guardián de los Registros de la Evolución», y puesto que la influencia de Binah desarrolla formas a partir del Mar Akáshico de Conciencia, que es la materia básica de la vida, esto tiene referencia presumiblemente a los Registros Akáshicos Cósmicos, la Memoria de Dios que registra todas las cosas que suceden durante el curso de la manifestación. La forma geométrica a la que uno puede llegar en la meditación sobre Binah, que se relaciona con la estructura interna del ser, podría venir por tanto de un segmento individual de este nivel espiritualmente primitivo. Por lo tanto, el Arcángel Tzafkiel, por cuanto que todos los registros kármicos están bajo su jurisdicción, es un análogo superior del Ángel Oscuro del Alma del Hombre, que trae iluminación y guía. Estos dos Angeles han sido transmitidos en la creencia popular como los Angeles «Bueno» y «Malo» que acompañan al hombre a través de la vida. Pero son básicamente principios divinos, y es la cortedad de vista de la mente inferior la que describe la corrección y la retribución como mal, o mala suerte. En realidad, el Ángel Oscuro guarda el depósito del karma de un alma, y el Ángel Brillante su destino. El destino es la tarea que el Espíritu se comprometió a llevar adelante al entrar en la manifestación, y el karma es la acción necesaria, a menudo dolorosa, para reajustar errores pasados que han ocurrido por la Caída del Hombre a fin de que se halle en posición de llevar adelante su trabajo del destino, volver sus manos al arado. Sobre el Arbol, usado como plano de la psicología del hombre, estos dos Angeles personales son adscritos usualmente a las esferas de Chesed y Geburah.

27. El Arcángel Tzafkiel puede considerarse también que preside sobre todos los planos del Cosmos, así como Ratziel, el Arcángel de Chokmah, preside sobre los Rayos Cósmicos, cuyos análogos son los signos zodiacales. Tzafkiel podría ser considerado también como el Altar de Manifestación, y Ratziel como los Fuegos de Fuerza Creativa que descienden sobre él. Y, como su atribución implica, Tzafkiel se halla detrás de la formulación de todos los grupos místicos que han emanado de la Gran Logia Blanca. Es el Arcángel del Templo Arquetípico.

28. El Coro de Angeles de Binah es llamado Aralim, Tronos, un título que es apropiado cuando se considera que un trono es un asiento de poder. Un rey sin trono es impotente, y por tanto un titilo subsidiario de Binah es Khorsia, el Trono. La forma es el trono que debe ocupar la Divinidad a fin de controlar Sus propios poderes, que de otro modo se disiparían, no teniendo dique de contención. El vapor es una analogía útil para la fuerza del Espíritu, que, cuando se confina, puede conducir a una vasta maquinaria, pero que, cuando no está confinado, no hace nada.

29. Saturno, el Chakra Mundano asignado a Binah, no es una atribución enteramente satisfactoria, pues el Sefirah se refiere realmente a una condición del Espacio. De hecho, un Chakra Mundano mucho mejor sería el espacio interestelar, cuando uno realiza que tal espacio es una forma. No obstante, el Chakra Mundano tradicional es apropiado por cuanto que Saturno es un planeta con varias lunas, y Binah es el principio detrás de toda fuerza lunar, que es considerada casi universalmente como presidiendo sobre las funciones femeninas. Saturno es también un planeta de limitación sobre los planos inferiores, considerado astrológicamente, y sin embargo, sobre los niveles superiores, atrae hacia abajo el poder desde el Vacío Ilimitado hacia las esferas de forma. Esto se corresponde bien con Binah, por cuanto este Sefirah da forma o expresión primaria a las grandes fuerzas estelares de Chokmah, extraídas del Inmanifestado a través de Kether.

30. Pueden contactarse por tanto a través de Binah fuerzas de magia estelar, y las constelaciones de la Osa Mayor y Menor tienen significación particular para este Universo pues se dice que nuestro Logos Solar pasó una evolución previa en las estrellas que asociamos con estas constelaciones. Por tanto, en las estrellas de estas constelaciones están los prototipos del destino evolutivo de los planetas de este Sistema Solar. La Osa Mayor tiene referencia también con la Tabla Redonda, y la Osa Menor con el Santo Grial. Probará ser fructífera en esta esfera la investigación de los Misterios Samotracios, pues ellos estaban muy relacionados con la magia estelar.

31. Samotracia era también una plaza fuerte de Ama, como lo eran ciertos Templos Egipcios, particularmente los relacionados con los lados «oscuros» de Isis y Osiris. Isis es también, como la esposa del sacerdote-rey Osiris, un ejemplo excelente de Aima, el lado «brillante» de Binah. Y el lado «oscuro» podría delegarse a su compañera Nefthys.

32. Debería recordarse que la oscura y la brillante, Ama y Aima, trabajan en conjunción, siendo dos lados de la misma moneda. Por tanto son aplicables aquí las diosas tejedoras, tales como la Gaélica Orchil tejiendo el Cordón de la Vida, enrollándolo con una mano a través del molde, y con la otra tejiéndolo hacia abajo de nuevo por debajo de la tierra. Así, Orchil representa los aspectos brillante y oscuro dentro de la misma imagen.

33. Así como Chokmah, como Principio Masculino del Universo, tiene una riqueza de símbolos fálicos que le son asignados, así a Binah, como Principio Femenino, se le asignan símbolos sexuales femeninos. Como con el simbolismo macho, éste puede variar considerablemente en sus ramificaciones más sutiles. Así, aparte de la vulva, la matriz y los pechos, están también la copa o cáliz, el caldero, la cueva, la luna, el mar, la tumba, ciertos frutos tales como higos o granadas, formas encerrantes tales como ciudades, puertas o vallas, estanques y pozos, agua en general, como opuesta al fuego masculino, y así sucesivamente.

34. Finalmente, la Virtud y el Vicio atribuidos al Sefirath pueden parecer bastante arbitrarios a primera vista. Hay cierta anomalía en asignar un vicio a un Sefirah Supremo o, en verdad, a cualquier Sefirah,  pero se pensó quizá que se le debía asignar un vicio a cualquier Sefirah que está en la Forma, y es así que Binah fue incluido al ser la Madre de la Forma. O más probablemente, el vicio puede haber sido asignado por la confusión del Sefirah con los factores astrológicos del Chakra Mundano. La Avaricia es el vicio relacionado con una obsesión con la forma, y Binah es la forma detrás de todas las formas. Sin embargo, sería mejor considerar al vicio como el vicio detrás de todos los vicios formando y sosteniendo la idea equivocada de uno mismo. Esto es, haciendo un falso eidolon o imagen del Espíritu con el que trabajar en los mundos de la forma. Esta es la raíz de la Desviación Primaria.

35. La Virtud de Binan es el Silencio. y esto implica silencio en todos los niveles del ser. no sólo el físico. Es necesario acallar todos los ruidos clamorosos de los niveles inferiores a fin de oír la voz del Espíritu. y por tanto el estado ideal de la forma, a fin de hacer los contactos verticales, es uno de quietud. A otro nivel más práctico, si se está realizando un trabajo mágico y construyendo formas en materia sutil, el secreto y el silencio son esenciales a fin de no romper las tensiones psíquicas. El modo más fácil de arruinar el trabajo esotérico es hablar de él, y puesto que Binah es el Templo Arquetípico donde se construyen las formas para que las habiten las fuerzas, es natural que la Virtud sea el Silencio. La Virtud es ejemplificada en la gran figura de Binah de la Virgen María, ella que conoció las experiencias maravillosas y terribles más allá del conocimiento esotérico y la experiencia de cualquier mujer ordinaria, y pudo poseer la suficiente sabiduría interna de guardar todas esas cosas para sí misma. Una joven muchacha judía que no confiaba en nadie, que llevaba, aparentemente, una vida ordinaria, cuidando de su propia casa, viendo ocasionalmente a sus propias relaciones y mujeres amigas, observando con terrible conocimiento la misión de su hijo, y conociendo cuál sería la consecución final en el mundo, y conociendo sin duda también al menos alguna parte de las otras consecuciones en los otros mundos.

36. Sería de desear que muchos estudiantes esotéricos tuvieran un poder y una sabiduría similares. Ellos aprenden usualmente por la experiencia que, aunque las barreras de la incredulidad hayan sido derribadas dentro de si mismos, no cosecharán más que el ridículo al correr por ahí tratando de esparcir la Luz a sus amigos y relaciones. Toda alma tiene su propio paso, y el verdadero adepto ha de saber, y aceptar, que la única cosa que puede hacer es mantenerse callado, esperando hasta que el tiempo esté maduro para la revelación a individuos o grupos particulares.

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK