domingo, 14 de enero de 2018

CHESED - MISERICORDIA - 4º SEPHIROT

 
«El Cuarto Sendero es llamado la Inteligencia Cohesiva o Receptiva porque contiene todos los Santos Poderes, y de ella emanan todas las virtudes espirituales con las más exaltadas esencias. Ellas emanan una de la otra por virtud de la Emanación Primordial, la Corona Más Elevada, Kether.»

IMAGEN MÁGICA: Un rey poderoso, coronado y entronizado.

NOMBRE DE DIOS: El.

ARCÁNGEL: Tzadkiel.

ORDEN DE ANGELES: Chasmalim, Brillantes.

CHAKRA MUNDANO: Júpiter.

VIRTUD: Obediencia.

TÍTULOS: Gedulah, Amor. Majestad, Magnificencia.

EXPERIENCIA ESPIRITUAL: Visión del Amor.

COLOR ATZILUTHICO: Violeta profundo.

COLOR BRIATICO: Azul.

COLOR YETZIRATICO: Púrpura profundo.

COLOR ASSIATICO: Azul profundo, moteado de ama-rillo.

VICIO: Intolerancia. Hipocresía. Glotonería. Tiranía.

SÍMBOLOS: La figura sólida. El tetraedro. El orbe. La vara. El cetro. El cayado.

1. Chesed, antes de que Daath fuera considerado un Sefirah, era el primer Sefirah del Mundo Formativo. y esto explica el Texto Yetzirático, que todavía se mantiene válido, pues Chesed recibe los Santos Poderes de los Supernos irradiados a través de Daath, uno de cuyos símbolos es el Prisma.

2. El Texto afirma que todas las Emanaciones, o Sefiroth, tienen su raíz última en el brote primario de fuerza divina en Kether. Esta fuerza, que es activada y a la que se le da la potencialidad de la forma en Chokmah y Binah, es refractada entonces en Chesed a través de Daath, por lo que aquél es llamado la Inteligencia Receptiva. Es llamado también la Inteligencia Cohesiva, porque es en este Sefirah donde toma primero la fuerza la coherencia en formas, aunque a un nivel sutil. En Binah está la idea de la forma, y en Daath el proceso de transmutación a la forma, pero las fuerzas toman la coherencia efectiva en formas en Chesed.

3. A partir de Chesed, estas formas adquieren gradualmente, a través de los Sefiroth restantes, una mayor densidad de manifestación, y por ello se dice también que de Chesed «emanan todas las virtudes espirituales con las esencias más exaltadas». En otras palabras, Chesed es la altura suprema de la manifestación en la forma, aunque la forma ha sido prefigurada, y tiene su lugar hasta cierto punto, en Daath y Binah. Pero Chesed es el primer Sefirah bajo el Abismo.

4. Se verá por tanto que de este Sefirah emana toda la regencia sobre los mundos de las formas, aunque la fuerza primaria emana de los Sefiroth Supernos transformados a través de Daath. Por esto se dice que la esfera de los Maestros está en Chesed.

5. La historia del concepto de los Maestros es tormentosa. Antes de fines del siglo diecinueve eran raramente mencionados si es que lo eran. Cualquiera que les contactó antes de entonces mantuvo el hecho secreto, o no se percató de qué o quién era a quien había contactado. Por lo que concierne a los planos internos, la forma, realmente concebida, es usualmente coloreada por el carácter mental del perceptor. Puede verse un paralelo de esto en los anales de la psiquiatría, donde se encontrará que pacientes bajo el análisis de Jung aparecen con un buen simbolismo jungiano, mientras que pacientes bajo el análisis Freudiano aparecen con simbolismo Freudiano, y así sucesivamente. Similarmente, en el proceso cientológico, cuando un preclear tiene una vuelta hacia atrás en la memoria al tiempo en el que era un Espíritu libre sin forma, o con sólo una muy abstracta, en el espacio inter-estelar, revestirá a menudo el recuerdo con los adornos de la ciencia-ficción moderna, y se «recordará» a sí mismo como en una nave espacial y demás, simplemente porque su mente no puede concebir la idea de estar sin forma. De manera semejante, los Judíos siempre consideraron a toda entidad desencarnada como un ángel o un arcángel (o un demonio o un arcedemonio) a fin de conformarla a su teología y mantener un carácter monoteísta.

6. Así que los Maestros, tal como los concebimos, son imágenes en nuestra imaginación, como lo son sin duda todas las entidades de los planos internos, sean humanas, angélicas, o elementales. Pero esto no significa que ellos sean el producto de nuestras imaginaciones. Ellos son seres reales en su propio nivel. Y el nivel de los Maestros corresponde al Sefirah Chesed, que es una esfera donde las formas son de la densidad de los procesos de la mente abstracta o la intuición.

7. Cuando uno concibe una entidad del plano interno en la conciencia astral, está operando en la esfera de Yesod (La Casa del Tesoro de las Imágenes) pero está contactando un ser que, en el caso de un Maestro, es realmente un potente centro de fuerza abstracta. El cuadro que uno proyecta en la imaginación actúa como un foco para esta fuerza, que animará al cuadro imaginado, es por tanto posible mantener conversaciones con esta proyección imaginaria, y ésta es la técnica del "psiquismo astral".

8. Es un método que, sin embargo, tiene sus peligros y engaños. Hay pocos que puedan trabajar a este denso nivel de forma mentacional sin inyectar en él subconscientemente algunas de sus propias ideas y conceptos. El método más directo de comunicación es el más eficiente, y es elevando la propia conciencia al nivel de la entidad comunicante y recibiendo así impresiones directamente de mente abstracta a mente abstracta, las cuales se filtrarán hacia abajo a la conciencia concreta como ideas o pensamientos propios de uno.

9. A partir de esto se verá que las técnicas de comunicación son tales que es imposible dar pruebas de la existencia de estos altos seres de los planos internos bajo condiciones de laboratorio, pues la ciencia física no tiene medios de calibrar cuál es la emanación directa de una u otra mente. La única prueba es la experiencia directa, la cual requiere fe inicial, que no es un instrumento científico aprobado o ni siquiera una actitud. La única forma de comunicación psíquica con la que puede entendérselas la ciencia es el trance profundo, que no es una condición que se requiera para el psiquismo astral o la telepatía mental.

10. Los dos últimos métodos de comunicación están dentro del alcance de cualquiera, dado un cierto grado de entrenamiento mental, y muchos probablemente lo hacen inconscientemente, aunque se encuentra que alguna gente tiene mucha más aptitud que otra. Los Maestros mismos favorecen la aproximación mental superior, pues está menos sujeta a error una vez que se ha desarrollado apropiadamente. El método astral ha conducido en el pasado a algunos errores ridículos que han hecho oler mal a la palabra «ocultismo» en las narices de muchos que, de otro modo, pudieron haber sido favorables a ella.

11. Obviamente, si uno va a comenzar a mantener conversaciones interiores con proyecciones de la propia imaginación no se requiere mucha disociación de conciencia para aterrizar en los extraños muchos de la esquizofrenia y la alucinación. Es por ello que el ocultismo práctico debería ser llevado bajo condiciones estrictamente controladas y con un propósito definido en mente, y es la razón para abrir y sellar rituales antes y después del trabajo práctico.

12. Mientras que los primeros propagandistas a favor de la existencia de los Maestros pueden no haber caído en la esquizofrenia, parece que muchos fueron víctimas de la alucinación, por cuanto que confundieron sus planos, tomando equivocadamente la conciencia astral por la realidad física. Es así que uno lee relatos de encuentros con tal y tal Maestro en un ferrocarril o un parque público, con descripciones detalladas del vestido, incluyendo chistera, paraguas y todo.

13. Cualquiera que tenga cierto concepto de lo que los Maestros realmente son, debe realizar que los relatos de tales supuestas manifestaciones físicas son un completo disparate. Sin embargo, el hecho es que hay una verdad detrás de la tontería y la autodecepción, y es una aterradora tragedia que el estúpido modo en que han sido presentados los hechos en el pasado ha conducido a muchos a rechazar completamente el asunto, y francamente, uno apenas puede maldecir a los que lo han hecho así.

14. Los Maestros, o Adeptos de los Planos Internos, son seres humanos que han logrado toda la experiencia, y toda la sabiduría resultante de la experiencia, necesaria para su evolución espiritual en los mundos de la forma. Son por tanto «hombre justos hechos perfectos». Todas las almas, cuando se han vuelto libres de la necesidad del nacimiento y de la muerte, pueden pasar a una evolución superior en otras esferas, pero algunas eligen permanecer detrás en las condiciones de la Tierra, a fin de ayudar a sus «hermanos más jóvenes» en su progreso a través de la evolución cíclica en este planeta. Estos son los Maestros, y hay muchos de ellos, aunque sólo unos pocos son conocidos de la humanidad por su nombre, pues sólo los «Maestros instructores» se comunican directamente con nosotros.

15. Es este «Colegio de Maestros» el que forma los alcances superiores de la Jerarquía planetaria de seres humanos, igual que los Arcángeles forman los alcances superiores de la Jerarquía Angélica y Elemental. La función de los Maestros es mediar fuerzas divinas, o la Voluntad de Dios, a la humanidad, y puede por tanto considerarse que operan en el Sefirah Chesed.

16. El Concilio Interno de los Maestros» sin embargo, referido comúnmente como «La Gran Logia Blanca», es más de la condición de Daath, pues cuando el «Concilio» está en sesión plenaria se hacen los contactos con los niveles Supernos superiores, y con los seres Innombrables e Incognoscibles que tienen su existencia en esas remotas esferas. Debe recordarse que estos términos son en el mejor de los casos aproximados, y que la naturaleza del «Concilio» y sus contactos superiores son más en la forma de un elevado contacto telepático que un encuentro conciliar como nosotros lo entendemos comúnmente.

17. Puede verse además que la esfera de Chesed es un Sefirah especialmente relacionado con los Maestros en el hecho de que el grado esotérico asignado a ella sea el de Adeptus Exemptus. Esto es, uno que está exento, o libre, de las limitaciones impuestas por la existencia física y la forma inferior, y de la necesidad de reencarnar.

18. La función del Sefirah es similar a la función de los Maestros, como puede verse por la Imagen Mágica de un rey poderoso, coronado y entronizado; los Colores Relampagueantes, que son los púrpuras y azules asociados normalmente con la regencia; y los símbolos subsidiários del orbe, la vara, el cetro y el cayado.

19. Sin embargo, no debe pensarse que la rectoría implicada es esa clase de autoridad que los seres humanos infligen usualmente unos sobre otros en el mundo —manifestándose tan a menudo como caciquismo, e incluso persecución. La Voluntad de Dios es también el Amor de Dios, y la Experiencia Espiritual del Sefirah es la Visión del Amor. Crowley estuvo perfectamente en lo cierto cuando dijo «El Amor es la Ley, el Amor bajo la Voluntad», aunque esa frase ha sido muy mal entendida, no menos por Crowley mismo.

20. Ocurre un caso similar con sus otros axiomas. «Todo hombre y toda mujer es una estrella», y «Hacer lo que quieres debe ser toda la Ley.» El «Toda la Ley» aquí implicado es la Voluntad del Espíritu, que es sinónima con la Voluntad de Dios. No significa «haz lo que quieras de acuerdo con los dictados de los vehículos inferiores.

21. No debe pensarse que todos los escritos de Crowley estén llenos de sabiduría. Hay mucho en ellos que es de valor, pero es una autoridad bastante traidora para seguir, salvo que ya se tenga una idea muy buena sobre de qué va el ocultismo. Como Eliphas Levi, el ocultista francés del siglo diecinueve a quien admiró tanto, fue un bufón práctico de la variedad «pince sans rire». Como adepto, fue de muy tercera clase, como lo muestra la historia de su vida, y, aparte de un intelecto brillante, su principal contribución al ocultismo fue que era un buen médium. Un adepto tiene que ser capaz de controlar las fuerzas que invoca, y Crowley no podía. A pesar de todos sus raros talentos, sucumbió ante las fuerzas que invocó atolondradamente, con el resultado usual de un grueso inflado de la auto-importancia de la personalidad, y un declinar gradual en la adicción a la droga y la impotencia mágica. El todavía es admirado por muchos, pero su ejemplo es más de la naturaleza de lo que no hacer, así que puede mejor ser considerado como un Mordred menor, uno que fue su propio Judas Iscariote, como desde luego todos lo somos en mayor o menor extensión.

22. «Hacer lo que quieres debe ser toda la Ley» y «El Amor es la Ley, el Amor bajo la Voluntad» se aplican bien a Chesed, pues al nivel de este Sefirah la voluntad del individuo está completamente en armonía con la Voluntad de Dios. Así la Obediencia, que es la Virtud de este Sefirah, no significa la voluntariedad de tomar órdenes. Lo que se implica es que el alma que ha alcanzado el grado de la iniciación de Chesed está alineada con la Voluntad de Dios, que su propia voluntad es la misma que la Voluntad de Dios, y por tanto no puede hacer mal alguno, es completamente extraño a su naturaleza.

23. Por lo tanto los Maestros, cuando entrenan pupilos, no les entrenan a tomar órdenes, sino a desarrollarse ellos mismos hasta el grado en el que puedan resolver por sí mismos qué hacer, el resultado de lo cual estará de acuerdo con la Voluntad de Dios y los objetivos de la Jerarquía. El libre albedrío humano es sacrosanto.

24. A la vista de este último factor no hay compulsión alguna en el ocultismo Blanco. Si una persona se encabeza hacia una sucia caída, puede ser avisada al respecto. Si persiste sin embargo en su curso de acción, entonces es su problema, aunque si el daño que probablemente se hará a sí misma y a otros es verosímil que dañe demasiado malamente al Grupo en el que está, puede pedírsela que lo deje en interés de todos los involucrados. Entonces es libre de abandonar, proseguir su curso de acción, y tener su ruina. y si se halla en el estado adecuado después de ello, v ha desarrollado una poca de sabiduría a partir de la experiencia, puede ser readmitida. A menudo es el único modo por el que algunos aprenderán

25. Puesto que la Voluntad de Dios al regir su creación es la Ley del Amor, Gedulah. Amor, es quizá el mejor título para este Sefirah, y es llamado así bastante a menudo. Sin embargo. Chesed. Misericordia, es el uso más común, y se deriva probablemente del hecho de que cuando el jeroglífico de los Pilares se superpone sobre el Arbol, este Sefirah está en el centro del Pilar de la Misericordia en el nivel «Etico» o «Moral». Geburah, Severidad. se corresponde de manera semejante con el Pilar de la Severidad. Los títulos subsidiarios de Majestad y Magnificencia merecen también tenerse en cuenta.

26. Mirando alrededor en el mundo del nivel físico de Malkuth, puede parecerles extraño a algunos que la Voluntad de Dios sea Amor, pues el mundo está lejos a veces de ser un lugar amable. Pero debe recordarse que, de acuerdo con esta Ley del Amor, el libre albedrío humano no puede ser contradicho, y la mayor parte del horror de la existencia física surge del hombre mismo. «La inhumanidad del hombre para con el hombre hace lamentarse a incontables miles». Y sin duda que incontables miles más se lamentarán hasta que la mayoría de la raza humana aprenda a contactar la esfera Chesédica. la llamen por el título Qabalístico o no.

27. Aparte de las invenciones humanas más obvias tales como neurosis, psicosis, cámaras de gas, campos de concentración, suburbios, cámaras de tortura, bombas de hidrógeno y demás, en los niveles sutiles, por su desviación de la Voluntad de Dios, el hombre es responsable también por introducir a este planeta ciertas de las entidades parásitas y saprofitas que se manifiestan como algunas enfermedades. Sin embargo, el hombre ha cocinado su pastel y debe comérselo, hasta la última migaja, y cuando lo haya hecho así, entonces podrá golpear el plato contra su cabeza y usarlo como halo.

28. Estas pueden parecer afirmaciones muy duras, y algunos sin duda preguntarán «¿por qué lo consiente Dios?» Y la única respuesta que uno puede dar es que mejor es que se lo pregunten a Dios. Fue tal vez en Su Misericordia que envió el último diluvio, pero el comienzo fresco que la humanidad sacó de ello no parece haber mejorado las cosas. Enfrentados como estamos con la situación, la única cosa que podemos hacer es tratar de enderezarla, y la única forma en que eso puede hacerse es buscando interiormente la Voluntad de Dios. Una tarea que no es fácil.

29. Quizá sea mejor reservar la simpatía de uno para los reinos animal y Elemental, que no tuvieron parte en la Caída pero que han tenido que sufrir muchas de las consecuencias, por cuanto que comparten el planeta con nosotros. Es también una espantosa verdad que lo que puede ser bueno desde el punto de vista del Espíritu puede ser sumamente desagradable cuando se ve desde la orientación de la personalidad. Esto, nuevamente, es un resultado de la desviación del hombre, pues si él no hubiera abusado de su libre albedrío, tendría todavía los vínculos operantes entre todos los niveles de su ser, y sería capaz de ver con los ojos del Espíritu.

30. Pero en nuestras consideraciones del ajuste Cósmico estamos lindando con los límites del Sefirah Geburah. Debe decirse que, comparada con las realidades de la situación cósmica del hombre, la «angst» o angustia del ateo existencialista es muy poca cerveza —pero hay compensaciones. Muy grandes en verdad —pues «todo hombre y toda mujer es una estrella», básica y potencialmente.

31. El Nombre de Dios en este Sefirah es El o Al, compuesto de las letras hebreas Alef y Lamed. Alef, como ya hemos discutido, significa el comienzo de las cosas, y uno de los símbolos de Lamed es el ala de un pájaro, de modo que se puede decir que el nombre transmite la idea de poder y potencialidad, (Alef), combinada con la fuerza elevadora y de despliegue, (Lamed). Visto en esta luz, podría construirse un símbolo del Nombre en el cual Alef está representado por un punto dentro de un círculo, pues ésta es una representación de los comienzos de las cosas, y Lamed por un ala. El símbolo compuesto resultante se parecerá al disco alado de los antiguos Egipcios. Alternativamente, usando el tradicional simbolismo Qabalístico para estas letras, Alef es llamado el Buey, y Lamed la Aguijada de buey, de modo que aquí tenemos la idea de fuerza conductora primaria bajo control.

32. El Arcángel del Sefirah (Tzadkiel) así como la Orden de Angeles (Chasmalim, o Los Brillantes) pueden construirse en la imaginación, teniendo el Arcángel un vínculo especial con el símbolo del Orbe, y siendo de valor la influencia de estos seres para cualquiera que sufra de inestabilidad, bien sea de la mente o de las emociones. Hablando en general, una incapacidad para ser puntual o controlar el factor tiempo es un síntoma de confusión mental, mientras que el desaliño general o la incapacidad para controlar el factor espacio es un signo de confusión emocional. Las fuerzas calmantes y constructivas de la esfera Chesédica pueden hacer mucho para aliviar estas condiciones.

33. El planeta Júpiter, que es el Chakra Mundano de Chesed, ha sido considerado por largo tiempo en la astrología como la gran influencia benefactora entre los planetas, y esto es sin duda un resultado del hecho de que este planeta es aquél sobre el cual la evolución es en términos de «Espíritu concreto», no es un término que transmita mucho, pero puede verse que se aplica bien a Chesed, que es el primero de los Sefirah de forma propiamente, y recibe las fuerzas espirituales abstractas puras desde los Supernos. Así que se podría quizá obtener una idea de lo que es el «Espíritu concreto» considerando al Sefirah Chesed, y éste es uno de los modos de trabajar que hacen del Arbol de la Vida un símbolo tan valioso, pues conceptos desconocidos puede ser definidos y entendidos por referencia a los conocidos.

34. Los Vicios del Sefirah son los mostrados comúnmente por la gente que se establece a sí misma como autoridad, o que es establecida por otros como autoridad, y se manifiestan a menudo de modos muy sutiles. Hay un dicho común de que «El poder tiende a corromper» y cualquiera a quien se le dé poder, por cuanto que debe de estar aberrado hasta cierto grado o no estaría en encarnación en este momento, no será inevitablemente sino una caricatura de la Regencia Divina de Chesed. Algunos, por supuesto, tendrán más éxito que otros, pero no hay registro de un regente sin falta en la historia conocida de la humanidad. Intolerancia, hipocresía y tiranía, son todos vicios que surgen de identificarse uno mismo con el principio rector al tiempo que se rehúsa encarar la realidad de aquellas partes del ser que son indignas de regir. La glotonería es un claro abuso de todo el principio, como desde luego lo es también la tiranía por cuanto que la regencia sobre otros o sobre objetos se orienta enteramente para el «beneficio» de uno mismo más que para el beneficio de los regidos. No debe pensarse tampoco que estos vicios y tentaciones se apliquen sólo a los que se hallan en altas posiciones de autoridad, se aplican a cualquiera, pues todos tienen regencia sobre algo, incluso si sólo es el cuerpo físico.

35. El símbolo de la figura sólida indica una dimensión añadida a las figuras planas relacionadas con los Sefiroth Supernos. Siendo por supuesto la forma la dimensión añadida.

36. En las mitologías paganas, los dioses relevantes serán obviamente los regentes benefactores sobre dioses y hombres, o los aspectos de cualquier dios o diosa que rijan aquello. A partir de esto puede verse cómo las atribuciones de las deidades paganas solapan frecuentemente varios aspectos de la Divinidad. Zeus, por ejemplo, como figura del Padre de Todo se relacionaría con Chokmah, pero como rector de dioses y hombres sería una figura de Chesed. De nuevo, ésta es una de las ventajas del sistema Qabalístico, pues da mayor facilidad de clasificación y diferenciación que la rebosante profusión caótica de la mayor parte de las mitologías.



0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK