viernes, 14 de septiembre de 2018

PRECEPTOS DEL 3 º GRADO


Fundándose todos los ritos regulares, y en general, casi todos los ritos conocidos, sobre la base del simbolismo universal libre, el nombre de maestro masón es el título que corresponde al tercer grado simbólico, en casi todos los sistemas.

Algunos masones —dice Abrines— inspirados por su desconocimiento de la verdadera índole de la institución, pretenden que este grado es el non plus ultra y verdadera meta de la Francmasonería, sin considerar que el grado de maestro no es más que la última etapa del simbolismo que prepara el masón con conocimientos especiales para entrar en la verdadera misión filosófica y progresiva de la orden, influyendo en la sociedad cristiana.

En la Edad Media, las asociaciones de constructores libres, se dividían en grupos o secciones de nueve individuos, a cuya cabeza estaba un jefe que se llamaba maestro. Ahora, como es bien sabido, el presidente de una logia se llama de igual manera, aunque se acostumbra anteponerle el tratamiento reverencial de Venerable.


Los maestros existían en las agrupaciones de constructores que organizó Numa Pompilio, cuando dividió al pueblo romano en 31 colegios. Maestros eran también los de cierta instrucción entre los obreros que edificaron el templo de Salomón. Maestros se denominaron los célebres constructores de como (magistri comacini), llegando este calificativo a ser genérico de los miembros de las corporaciones de arquitectos, según afirma John Truth.

Se considera el grado de Maestro en la Francmasonería, como el último y más perfecto grado del simbolismo, por ser el que contiene, en su iniciación todos los misterios y conocimientos necesarios para poder dirigir un masón a sus hermanos y para poder penetrar en la serie de los filosóficos.

Entre los obreros dionisianos o arquitectos sagrados, se dio por primera vez este título, a los presidentes o encargados de gobernar y dirigir los distintos colegios, o sínodos en que se dividió la gran comunidad. Posteriormente, se dio este título a los hermanos que formaban la tercera clase en que se dividían los miembros de los colegios de constructores, fundados por Numa Pompilio, el año 715 de nuestra era.


En aquellos tiempos, la iniciación de los aprendices y compañeros, parece que se limitaba a algunas ceremonias religiosas; a instruirles en los deberes y obligaciones a que debían sujetarse; a la explicación de algunos símbolos; a la comunicación de la palabra de reconocimiento, y el juramento de silencio y discreción; pero para alcanzar el grado de maestro, se sometía el candidato a las pruebas más solemnes, al igual que tenía lugar en las antiguas iniciaciones de Egipto, cuyos misterios se practicaban en estas sociedades; y a un riguroso examen sobre los principios que profesaban y sobre los conocimientos que poseían.


Los arquitectos directores de los colegios, así como los encargados de la ejecución de las grandes obras, elegían por sufragio los Magistri (maestros) y sus funciones duraban cinco años. Esta organización es la misma que subsiste aún en nuestros días, con muy contadas alteraciones, entre los modernos francmasones que la adoptaron como base de la institución; por lo que el grado de maestro, debe considerarse como el tercero y último de la masonería primitiva.

Como maestro es quél que puede enseñar, para ser maestro, entre otras circunstancias es necesario conocer perfectamente el delta y sus propiedades, como asimismo, la creación, el desarrollo, la perfección y la unidad de esencia, de sustancia y de naturaleza, cuyo origen es el mismo delta, pricipio de todas las verdades; por lo que, es necesario que esté firmemente resuelto a poner en práctica todas aquellas virtudes fundamentales, sin las cuales, ni el hombre ni la sociedad pueden aspirar nunca al bienestar y a la felicidad.

El maestro debe apoyo y sabios consejos a todos sus hermanos, como se lo recuerda incesantemente uno de los cinco puntos de perfección, y por último, no debe olvidar nunca que, a los ojos del iniciado, y especialmente de los compañeros y aprendices, se halla revestido con los atributos que el G.·. A.·. D.·. U.·. concedió a Salomón.

El párrafo IV de los antiguos cargos o preceptos de los francmasones, (The Ancient Crages) establece que "toda preferencia entre los masones, se funda solamente en el valor y méritos personales, para que el constructor sea bien servido, para que los hermanos no tengan que avergonzarse y PARA QUE EL ARTE (craft) NO SE DESPRESTIGIE.

Por eso no se elegirán maestros o sobrestantes, vigilantes según su edad, sino según sus méritos, para que si además, tiene las cualidades requeridas, pueda adquirir la honra, según sus méritos, de llegar a ser sobrestante, en seguida maestro de la logia (Venerable), Gran Sobrestante (Gran Vigilante) y por último gran maestro de todas las logias.

Ningún hermano podrá ser sobrestante, (Vigilante) si antes no ha pasado por las divisiones de los compañeros del gremio; ni maestro, (Venerable), si no ha ejercido el empleo de sobrestante, ni Gran Sobrestante, si no ha sido Maestro en una logia, ni Gran Maestro, si antes de su elección no ha sido compañero del gremio.

También este último, tiene que ser o de la alta nobleza, o un hombre instruido, de posición, un excelente sabio, un hábil arquitecto o algún otro artista, descendiente de padres honorables y tener, al mismo tiempo, según la opinión de las logias, principalmente, grandes méritos.

Al Muy Resp.·. Gran.·. M.·., al Diputado Gran Maestro y a las luces de la logia, manda el mismo párrafo de los antiguos preceptos, que todos los hermanos les presten obediencia "con humildad, respeto, amor y buena voluntad".


 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK