miércoles, 29 de agosto de 2018

LEER ES ESCUCHAR


El mismo cuidado y criterio que ponemos en examinar y separar con la criba del entendimiento las palabras que escuchamos, debemos aplicarlos en nuestras lecturas, eligiéndolas oportunamente para que sean efectivamente constructoras en el templo de nuestra individualidad inteligente.

Debemos, pues, desechar todas las lecturas inútiles, es decir, las que no sirven de aliento para nuestra alma, ni de estímulo para nuestra inteligencia o de necesaria información: las lecturas que no responden a una de estas tres finalidades, nunca pueden tener para nosotros y para nuestra vida una importancia constructora, y es mucho mejor eliminarlas de antemano que gastar en ellas un tiempo que podemos emplear más útilmente en cualquiera otra forma.

Esto se hace mucho más necesario hoy, con la impresión económica, la larga circulación de los periódicos y todas las lecturas que podemos encontrar en internet, que en otro tiempo o no existían o no estaban al alcance de todos.

Por otro lado, de nada sirve leer mucho, pues lo que realmente sabemos y conocemos no depende de lo que leemos, sino de lo que pensamos. Nuestras lecturas deben servirnos principalmente para “aprender a pensar”, y un libro o cualquiera lectura nos es útil en la medida en que llena este objeto fundamental. Así es que, cuando lo hemos leído, no somos exactamente los mismos de lo que antes éramos, sino que nuestra mente se ha abierto a una nueva comprensión y mayor inteligencia, y nos sentimos mejor dispuestos y animados para enfrentarnos con las tareas y deberes de nuestra vida diaria.

Por el contrario, son inútiles y disolventes todas aquellas lecturas que nos alejan de nuestros deberes y responsabilidades actuales y especialmente las que excitan las pasiones animales, estimulan al vicio, adormecen las condiciones o ejercen una influencia deprimente y morbosa sobre nuestra imaginación. Nunca puede ser edificante la descripción del vicio, de la enfermedad, del crimen y de la perversidad, el ensalzamiento de lo que hay en nosotros de más abajo, negativo y nos aleje de aquella exaltada visión constructora que hace posible nuestro progreso.

Por consiguiente, si somos sabios, deberán tener el último lugar entre nuestros libros las novelas y todo lo que constituye pura literatura, limitándonos a unas pocas realmente escogidas. En cambio deberán estar preeminentes en nuestra biblioteca las obras que elevan, ennoblecen y fortifican el espíritu, nos inspiran y alumbran nuestra senda diaria y contribuyen en hacernos realmente mejores.

Tampoco debemos olvidar que toda lectura en general, y especialmente la lectura que se lleva a cabo sin pensar, dejando que nuestra mente y nuestra imaginación sean pasivamente dominadas por lo que leemos, es un incentivo para el desarrollo de nuestra actitud negativa, por cuanto nos hace más o menos esclavos del pensamiento ajeno. Por consiguiente, leer sin pensar es lo que, sobre todo, debemos constantemente evitar, mucho mejor sería, si la lectura sabiamente disciplinada no fuera un maravilloso estimulante espiritual y un medio de progreso intelectual, pensar sin leer: ser pobres en conocimientos adquiridos, pero ricos en originalidad, intuición y comprensión de la verdad.

Leamos, pues, si lo deseamos, y sentimos esa necesidad; pero escogiendo con discernimiento nuestras lecturas, así como escogemos nuestros alimentos y puntos de vista ajenos.

Hablando de los “pobres de espíritu”, como de los que pueden más fácilmente alcanzar el Reino de los Cielos (que es también el Reino de la Verdad) Jesús se refería, evidentemente a esta pobreza intelectual, simbolizada en nuestra Institución por el despojo de los metales, mediante la cual se abre más fácilmente en nosotros el entendimiento espiritual y la percepción directa de la verdad.


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK