lunes, 20 de agosto de 2018

LOS 5 SENTIDOS DE LA NATURALEZA HUMANA


A continuación, un análisis de las facultades humanas, entre las cuales los cinco sentidos llaman con particularidad nuestra atención. Estos son oír, ver, sentir, oler y gustar.

OIR

Es aquel sentido por cuyo medio distinguimos los sonidos, y podemos gozar de los encantos todos de la música. El nos hace sentir los placeres de la sociedad y nos pone en estado de comunicarnos mutuamente nuestros pensamientos, e intenciones, nuestros designios y deseos; y de desplegar todo el poder y energía de nuestro corazón. El sabio y benéfico autor de la naturaleza quiso por la formación de este sentido, destinarnos a formar sociedad y a que en ella recibiésemos unos de otros la mayor parte de nuestros conocimientos. Este es el fin que tuvo en habernos adornado de este sentido, el cual por medio del desenvolvimiento de nuestras facultades sirve de complemento a nuestra felicidad.

VER

Este sentido nos hace distinguir los objetos y en un momento sin cambiar de lugar ni situación vemos ejércitos formados, soberbios monumentos, y toda esa agradable variedad que nos ofrece la perspectiva de la naturaleza. Este sentido fija nuestro rumbo en medio del raso océano por su auxilio atravesamos el globo de la Tierra, determinamos su figura y dimensiones, y delineamos cualquiera de sus partes: con él medimos los orbes planetarios y hacemos nuevos descubrimientos en la esfera de las fijas; y aún más él nos da el temperamento, afectos, y pasiones de las personas que nos rodean de los momentos mismos que ellas traten de ocultarlos; de suerte que aunque la lengua pueda aprender la simulación y el engaño, el semblante patentizará la ficción al ojo que sabe discernir.


Finalmente los rayos de luz que hacen el ministerio a este sentido, son la parte más asombrosa de la creación animada, y hacen el ojo un objeto singular de admiración. La vista es la más noble entre todas las demás facultades. La estructura del ojo y de sus partes accesorias convencen el prodigioso esfuerzo de la naturaleza en disponer sus diversas nociones interiores y exteriores al paso que la variedad pródiga que se observa en los ojos de los diferentes animales, proporcionada a los varios fines de la vida, nos hace ver claramente que este órgano es la obra maestra entre todas las producciones de la naturaleza.

SENTIR

Este es el sentido por cuyo medio distinguimos las diferentes cualidades de los cuerpos; tales como el calor, frío, dureza, blandura, aspereza, suavidad, solidez, movimiento y extensión. Oír, ver y sentir, son los tres sentidos que se juzgan peculiarmente esenciales entre los masones.

OLER

Por este sentido distinguimos los olores cuyas varias clases llevan al afina diferentes impresiones. Los cuerpos animales y vegetales, e indudablemente todos los demás expuestos a la acción del aire, exhalan continuamente una multitud de efluvios los más sutiles así en el estado de vida y vegetación, como en el de fermentación y putrefacción. Estos efluvios introducidos junto con el aire, por las ventanas de la nariz, son los medios por donde el olfato percibe todos los cuerpos. De aquí aparece evidentemente el designio del creador, en haber colocado este órgano dentro del canal por donde el aire va continuamente a la respiración.

GUSTAR

Por este sentido hacemos elección de nuestros alimentos. Su órgano guarda la entrada del conducto por donde ellos pasan, así como guarda el del olfato de la del canal de la respiración. Por la situación de estos dos órganos aparece que la naturaleza los destinó para discernir los alimentos saludables de los nocivos. Todo lo que entra en el estómago debe sufrir el escrutinio del gusto y por él podemos distinguir las alteraciones que reciben esos mismos cuerpos en las diversas composiciones del arte, cocción, química, farmacia, etc.

El gusto y el olfato están inseparablemente unidos: pero el género de vida poco natural que se lleva por lo común en la sociedad, ha venido a inhabilitar estos sentidos en una gran parte de sus funciones.

Todos nuestros conocimientos dependen del alma; ¿qué objeto pues habrá más digno de la investigación de los masones?


Las disecciones y observaciones anatómicas nos dan a conocer el cuerpo animal; pero solo la anatomía del alma nos puede llevar al descubrimiento de sus facultades, y principios. Para compendiar el todo de esta economía trascendental de la bondad divina para con el hombre, añadiremos, que la memoria, la imaginación, el augusto, el discurso, la percepción moral, y todas las facultades activas del alma nos presentan un campo ilimitado para investigaciones filosóficas, bien difíciles al alcance de los hombres, y llenas de misterios conocidos solamente por la naturaleza y su creador, a quienes nosotros, y todos los demás hombres debemos el ser, la conservación, y todos los bienes de que gozamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK