sábado, 17 de marzo de 2018

GEBURAH- SEVERIDAD - 5º SEPHIROT


«El Quinto Sendero es la Inteligencia Radical porque se asemeja a la Unidad, uniéndose con Binah, Entendimiento, que emana de las profundidades primordiales de Chokmah, Sabiduría.»

IMAGEN MÁGICA: Un poderoso guerrero en su carroza.

NOMBRE DE DIOS: Elohim Gibor. ARCÁNGEL: Khamael.

ORDEN DE ANGELES: Serafim, Serpientes de Fuego.

CHAKRA MUNDANO: Marte.

VIRTUD: Energía, Coraje.

TÍTULOS: Pachad, Temor. Din, Justicia.

EXPERIENCIA ESPIRITUAL: Visión del Poder.

COLOR ATZILUTHICO: Naranja.

COLOR BRIATICO: Rojo escarlata.

COLOR YETZIRATICO: Escarlata brillante.

COLOR ASSIATICO: Rojo, moteado de negro.

VICIO: Crueldad. Destrucción.

SÍMBOLOS: El pentágono. La rosa de cinco pétalos. La espada. La lanza. El látigo. La cadena.

1. El Texto Yetzirático de Geburah es similar al de Chesed en cuanto que pone énfasis en la fuente de poder radicada en los Supernos. No obstante, donde el texto de Chesed menciona específicamente a Kether, el Texto de Geburah menciona específicamente a Chokmah y Binah.

Kether es el Mundo Atziluthico o Superno de todo el Arbol, mientras que Chokmah y Binah constituyen ambos el Mundo Briático o Creativo. A partir de esto se puede colegir que, así como Chokmah y Binah representan la Fuerza Divina de Kether en acción, así Geburah representa el lado más activo del principio rector de Chesed. Esto nace de la Imagen Mágica Gebúrica (un poderoso guerrero en su carroza), la Experiencia Espiritual (la Visión del Poder), y las Virtudes del Sefirah, energía y coraje.

2. Las atribuciones de Geburah son casi todas marciales, y aunque, por razón de esto, es quizá más fácil conseguir un concepto elemental de Geburah que de los otros Sefiroth, puede conducir a algún malentendido, pues este Sefirah tiene sus sutilezas y profundidades iguales a las de cualquiera de las otras esferas del Arbol.

3. Geburah es básicamente un Sefirah de ajuste y valoración; es una esfera de Verdad absoluta y sin mitigar. Se podría decir que debió ser a la luz de Geburah que em los siete días de la creación Dios miró a lo que había hecho, y vio que era bueno. Uno tiende a comentar esta acción de Dios casi como una formalidad innecesaria, pero en cualquier tratado místico de la calidad del Libro del Gênesis nada se pone meramente por el efecto. Después del esfuerzo creativo de poner las cosas en forma, sigue la necesidad de hacer intensamente el escrutinio del resultado, y purgar la forma de cualquier excrecencia o defecto.

4. El proceso puede considerarse mejor en la esfera del arte creativo. Un pintor, digamos, está trabajando con unas telas, construyendo colores y formas en interrelación hasta que ha creado lo que considera puede ser un cuadro acabado. No lo envía a la galería para venderse inmediatamente después de que ha dejado el pincel, se da un paseo, y vuelve luego a mirar a la pintura con ojos frescos. Puede volver su cara a la pared y reexaminarla una y otra vez por un período de días, semanas, o incluso meses, antes de que declare que es una obra acabada digna de llevar su firma.

Los standars que usará al juzgar los varios aspectos de la pintura serán establecidos por las leyes de la pintura misma. Una mancha de un color en una forma y posición particulares será válida o inválida de acuerdo con su contexto en el resto de la pintura, según que complemente y equilibre a todos los otros colores y formas situados en otras posiciones sobre el lienzo.

5. Se puede concebir que la Creación de un Universo por una Entidad Inteligente seguiría con mucho el mismo proceso. La construcción de formas y las relaciones de una pintura, como la formulación de las formas y relaciones de un Universo, pueden suponerse bajo la presidencia de la esfera Chesédica. La valoración con ojo claro de la obra de arte o del Universo Manifestado y el borrado o corrección de cualesquiera falsedades serían por tanto una acción de Geburah.

6. En una obra de arte bien concebida y ejecutada habría poca necesidad de acción correctora, aunque el principio de Geburah se aplicaría con igual fuerza en su valoración. En una obra chapucera, la acción correctora subsiguiente, que es un aspecto diferente de Geburah, necesitaría ser mayor.

Lo mismo se aplica al Universo. Uno puede imaginar que el trabajo creativo de Dios requeriría poco ajuste posterior, pero algunos de los «colores» que Dios ha usado son humanos, y capaces de acción independiente. Si el hombre hubiera actuado a lo largo de su vida evolutiva de acuerdo con la Ley Divina todo estaría relativamente bien, pero no lo hizo así, así que el resultado, al menos en este planeta, ha sido como una pintura en la que los colores cambian arbitrariamente sus tintes, se aclaran, se oscurecen, o se derraman sobre el lienzo hacia áreas donde no deberían estar. Esto requiere por supuesto una constante valoración y reajuste por parte del Creador, y los intentos de mantener la obra de arte Universal lejos de convertirse en un revoltijo irremediable son lo que llamamos los trabajos de las Leyes del Karma, o más apropiadamente, el Reajuste, y estas Leyes son atribuidas al Sefirah Geburah.

7. Es en vista de esto que hay un aspecto de Geburah conocido como «El Vestíbulo de la Justicia» o «El Vestíbulo de los Señores del Karma». La Justicia, como equilibrio perfecto entre la Misericordia y la Severidad, se asigna propiamente a Daath, la conjunción de Chokmah y Binah, los dos Sefiroth mencionados en el Texto Yetzirático de Geburah. Geburah es la esfera donde se aplica esa Justicia en los mundos de la forma.

8. Este aspecto de Geburah puede ser imaginado como un gran vestíbulo, completamente vacío, pero irradiado a su través con luz escarlata. Aquí el alma se halla completamente desnuda de todo retazo de excusa o posibilidad de evasión, mientras la luz penetrante y sin sombra atraviesa toda parte de su ser. En el silencio completo del Vestíbulo Escarlata, la Justicia se revela. El alma está en tal y tal estado, y se revela que está así. En esta revelación todo se tiene en cuenta, automáticamente, inevitablemente y sin piedad. Es un Vestíbulo de Justicia, no de Juicio, y no se pronuncia sentencia alguna, no se decreta ningún mandato. El silencio reina supremo, el silencio de Binah, Entendimiento, al que, como dice el Texto Yetzirático, está unido Geburah. Y Geburah se parece a la Unidad, porque esa parte es tenida en cuenta como siendo una parte del todo unificado.

9. El resultado para el alma es la presentación de un hecho inescapable, lo que ese alma es realmente. En este factor valorador de Geburah no hay un concepto de castigo forzado sobre el alma. El Vestíbulo de Justicia es como una máquina de calcular inmensamente complicada e infalible, da la respuesta y eso es todo. Igualmente, no hay consideración de si el alma tiene la fortaleza para soportar la Verdad revelada, o si será aplastada bajo el peso. La respuesta llega, y el alma puede tomarla o dejarla en tanto en cuanto puede elegir, mientras queda elección.

10. Las acciones posteriores necesarias para llevar al alma al alineamiento correcto con lo que debería ser no son parte de esta fuerza particular de Geburah. El necesario equilibramiento, compensación o ajuste, puede muy bien venir bajo la acción del lado destructivo de Geburah, pero podría ser igualmente bajo alguna otra esfera del Arbol de la Vida. Así, un alma que se rehusase continuamente a encarar los hechos de la vida de los instintos sacaría mejor provecho probablemente de las influencias del lado constructivo de Yesod; una áspera aplicación de la pura fuerza Gebúrica podría hacer más daño que bien. Es en la guía y ayuda a las almas para erradicar sus fallos y excrecencias que se halla concernida la Jerarquía de los Maestros. Estos «hermanos mayores» de la humanidad, conociendo las fortalezas y debilidades de un alma, pueden aconsejarla y ayudarla de modo que la expiación de «las letras escarlatas en el rollo de la máquina de la Verdad», pueda ser lo menos quebrantante posible. Si el alma pide esa ayuda o busca ese consejo es un asunto a decidir por ese alma sola, pero no importa cuan largamente sea evadida la Verdad, todavía tiene que ser encarada al final; sea por el camino duro, o por caminos más fáciles, ello no les importa a las Fuerzas del Equilibrio Cósmico.

11. En su lado corrector más positivo, Geburah muestra la acción unida de los Pilares Activo y Pasivo dentro de si, probablemente de un modo más claro que ningún otro Sefirah. Hay almas que pueden encarar una muerte terrible, en algunos religiosa, política o de otra causa, una muerte que por razón de la constitución física no puede causar una agonía muy prolongada. Esta es la acción Gebúrica aguda simbolizada por la lanza y la espada. El aspecto pasivo de Geburah puede ser muy lento, y sin duda que su lentitud es uno de sus métodos más potentes, implicando vigilancia constante y control férreo de su trabajar continuo a lo largo de un tiempo muy largo. Esto ha de verse en las fuerzas evolutivas graduales del karma, el desarrollo gradual del ser humano a través de la prueba y la tribulación, el desarrollo y la desaparición graduales de grupos raciales. Los símbolos relevantes aquí son el Látigo, que instiga a la acción continúa, y la Cadena, que mantiene cautivo a lo largo de grandes extensiones de tiempo e impide cualquier escape. «Los Molinos de Dios muelen lentamente, pero muelen enormemente fino». «Aunque El espera con paciencia, lo muele todo con exactitud.»

12. La inevitabilidad de este proceso de Geburah se muestra en el título asignado a él en el Texto Yetzirático, la Inteligencia Radical. Esto implica que los trabajos de Geburah tienen que ver con fuentes-raíz y orígenes, formando parte de la naturaleza esencial de las cosas; y son también concienzudos y rigurosos, de modo que cualquier cosa que no se alinea con el patrón básico es detectada y erradicada completamente.

 13. Sin embargo, un título de Geburah puede ser muy despistante, y éste es Pachad, Temor. Si hay algo que no tiene parte alguna en el Plan Divino para la evolución, y que es en sí mismo malo sin reservas, en origen y manifestación, esa cosa es el Temor. Uno casi podría decir que fue del Temor que surgieron todas las otras desviaciones y males, y que proporciona el fundamento para los Poderes del Mal.

14. Donde hay Fe, o Conocimiento de Dios, no hay Temor. Se recordará que las Virtudes y Vicios de Daath, el Sefirah del Conocimiento, tienen mucho que ver con la ausencia o la presencia del Temor. Como bien se ha dicho: «La Verdad os hará libres», como parece que lo eran los primeros mártires Cristianos, que iban cantando a su muerte, y sin embargo, por supuesto que muchos temen a la Verdad, y la temen tanto que no pueden siquiera admitirse a sí mismos la existencia de su temor. El Temor desde luego se halla enraizado muy profundamente y es común a animales y hombres, así que no es primariamente un resultado de la Caída del hombre. Se ha dicho que fue una causa primaría de la legendaria Guerra de los Cielos, cuando ciertos grandes seres, Angélicos o de otros clase, se rebelaron contra la Voluntad de Dios, temiendo su extinción o un cambio excesivo. Este suceso, primario por lo que respecta a la humanidad, ha sido transmitible en la leyenda popular como la rebelión de Lucifer (aunque Lucifer ha sido muy mal alineado por esta atribución, pues es realmente un aspecto de las fuerzas de Prometeo, al significar su nombre «la Luz») aunque se dice que cayó por Orgullo. El Orgullo, sin embargo, es un lado de una moneda cuyo otro lado es el Temor, y el Temor es un resultado de la falta de Fe, una traición al Amor de Dios.

15. Geburah es uno de los Santos Sefiroth, así que el Temor no debería tener parte en él, ni deberían tenerla la Furia o la Ira, pues todas estas cosas son aberrativas, y no parte del Plan Divino. Son síntomas y productos de la separación del Plan. La valoración y la acción correctora son parte del Plan, pero esto no significa crítica destructiva o furia e ira que producen temor; éstas son distorsiones típicamente humanas.

16. Es interesante considerar la Escala de Tono de la capacidad humana dada por Hubbard y usada como base para la cientología y la dianética. Aquí, el ser humano que funciona a la máxima altura de sus poderes se dice que está en una condición de avidez y vigor, y es obvio que el trabajo analítico y corrector de Geburah podría ser hecho mejor por un ser humano funcionando en este nivel. Conforme aumenta la aberración, el ser humano se hace menos eficiente, y en vez del ávido vigor, tiene declives de capacidad que pasan del interés fuerte, interés moderado, indiferencia, aburrimiento, resentimiento y demás, a través de la ira y el temor, hasta la lamentación y la apatía, que en su forma más apática es la muerte, la indiferencia completa ante la supervivencia. Ahora bien, obviamente que uno de los Diez Santos Sefiroth, las Ema-naciones del Dios Inmanente, poco ha de tener que ver con un estado de tan pesada oclusión psicológica humana como la ira o el temor.

17. El que las ideas de ira y temor estén asociadas con Geburah vienen probablemente de las asociaciones típicamente humanas derivadas de un estudio superficial de su simbolismo. El título, Pachad, Temor, se refiere más al respeto que le envuelve a uno al contemplar una vasta manifestación del poder de Dios en la naturaleza, lo que podría llamarse también el Temor de Dios, que no es en modo alguno lo mismo que el miedo ordinario.

18. La ira y el temor pueden también ser reacciones humanas ante las fuerzas de Geburah en funcionamiento. Esto es, ira ante la realidad revelada, y temor de las consecuencias necesarias para llevar la realidad al alineamiento con la Verdad Espiritual o las Realidad Espiritual.

19. Aunque la Energía y el Coraje son verdaderamente Virtudes de este Sefirah, pues representan las fuerzas en acción del ser humano no aberrado completamente funcional, como lo establece L. Ron Hubbard, la Ira y el Temor podrían muy bien incluirse en sus Vicios. La Crueldad es obviamente un vicio de Geburah, pues aparte de las variedades más crudas de crueldad física, es en sus niveles más sutiles una distorsión de los poderes de calibración y corrección en criticismo capcioso y brutalidad mental y emocional.

20. No obstante, la atribución de la Destrucción como Vicio puede conducir a un malentendido, y sería mejor considerar al Vicio como Destrucción Desenfrenada. La destrucción, cuando la destrucción se necesita, es una cosa necesaria y santa, y se halla desde luego bajo la presidencia del Cuarto Aspecto de la Deidad.

21. Hay mucha gente que mira hacia cualquier cosa destructiva como mala, pero esto es sólo porque miran a corto plazo en vez de a la larga, y consideran cualquier cambio como una amenaza para su seguridad. Así tenemos al viejo espantajo, Temor, cosechado otra vez.

22. Pero una reflexión momentánea mostrará la falacia de este temor a la Destrucción. Si uno tiene cáncer, el deseo de la destrucción de ese crecimiento debería serle obvio a cualquiera. En niveles más sutiles, las fuerzas de la destrucción están siempre a nuestro alrededor, presionándonos a través de los siglos, y han de encontrarse nuevas formas para dar expresión a estas nuevas fuerzas. Como Nuestro Señor señaló, uno estando buscándose problemas al verter vino nuevo en odres viejos. Sin embargo, a pesar de esto, parece que la humanidad necesita guerras y desastres antes de conseguir el impulso para romper lo viejo y construir lo nuevo. Se requirió la devastación de dos guerras para echar muchas miserias Europeas. Se necesitó de la revolución, al menos una vez en la historia, de casi toda nación Occidental, para romper las viejas formas de pensar, y preparar el camino para la democracia en una forma u otra. Y sin embargo, el principio es tan simple, no puedes tener una tortilla sin romper primero los huevos.

23. La misma resistencia al cambio acontece en la constitución del ser humano en su búsqueda de la iluminación espiritual. Quizá la más grande barrera para todo estudiante es el rehuse a abandonar los esquemas pasados de hábitos emocionales y mentales. En el Apocalipsis de San Juan, El que se sentaba sobre el trono dijo. «Mirad, yo hago todas las cosas nuevas», pero no se pueden hacer todas las cosas nuevas dentro de uno mismo sin cambiar lo antiguo.

24. Es cuando un estudiante esotérico invoca a las fuerzas que harán nuevas las cosas, y trata entonces de oponerse a los cambios resultantes, que se mete a sí mismo en problemas. La fuerza espiritual llega, perforando como una broca a través de la madera, y si encuentra bloqueos comienzan el calor y la fricción, lo que puede ser no sólo desagradable sino incluso dañoso para el alma.

25. Cuando se halla implicada la duplicidad consciete, la catarsis resultante será aún mayor, y la historia Bíblica de Ananías y Sapphira da un ejemplo. En los primeros días de la Cristiandad, cuando los miembros de la Iglesia contribuían con toda su riqueza y posesiones a la comunidad, Ananías y su mujer vendieron un terreno, quedándose no obstante con parte del precio. Cuando fueron acusados por San Pedro de hipocresía, persistieron en negarla, y ambos fueron muertos. Este es un ejemplo de la acción Gebúrica del Espíritu Santo, y debe recordarse que él no les buscó al comienzo. Ananías y Sapphira tomaron la iniciativa de buscar el conocimiento superior, y rehusaron después aceptar el precio para conseguirlo. Trataron de mantenerse en su antigua seguridad mientras buscaban la nueva.

26. Hay aquí una gran lección para quienquiera que buscar invocar los poderes del Espíritu. Serán necesarios cambios en la orientación del alma, y si se niega esa reorientación o se resiste, entonces el producto del conflicto resultante puede ser desagradable en extremo, resultando en los casos malos en el desplome nervioso o físico, la demencia, o incluso muerte. Y mientras que las malas intenciones siegan su propia mala recompensa, por lo que respecta a las fuerzas superiores incluso las buenas intenciones no son garantía de seguridad. Es por ello que la supervisión y el largo entrenamiento son necesarios para cualquiera que busca los dominios superiores del ocultismo práctico.

27. Debe tenerse presente que los ajustes kármicos menores son a menudo tan dolorosos como un equilibramiento mayor. En cualquier ajuste que se hace es necesario tirar hacia abajo de, y desgajar, los aspectos implicados y reemplazarlos en el alineamiento correcto. La Fuerza de Geburah es una que, posiblemente por encima de todas las otras, necesita calma y desapego en su aplicación. Se confunde demasiado fácilmente con la violencia bruta, pero representa realmente la Majestad de la Ley en los planos internos.

28. El símbolo de la gran Balanza sostenida por la figura de la Justicia puede elucidarse a la luz de otra imagen. Esa imagen es la de un barco a la deriva en el que el marino debe adaptarse a las peores circunstancias haciendo todo lo que puede para mantenerse a flote, y finalmente, cuando ha hecho todo lo que está en su poder para ayudarles, poniendo su confianza sólo en Dios.

29. Los resultados del trabajo en el Sefirah Geburah variarán de acuerdo con el temperamento de quien trate de contactar sus fuerzas. Con algunos trastornará las condiciones del plano físico, con otros los estados emocionales, y puede traer un conflicto al nivel mental. Pero todo esto es para mejor, pues muestra que las fuerzas están trabajando y se están haciendo reajustes. Finalmente, por supuesto que todos tendrán que encarar estos reajustes, sea que deseen los contactos de Geburah o no.

30. Un guerrero barbudo es una de las Imágenes Mágicas de Geburah, y es bueno vincularla con alguna figura ideal tal como San Jorge, Ares, Marte, o cualquiera de los héroes caballerescos, Arturianos o de otro tipo. Sir Galahad, el caballero perfecto de la Mesa Redonda y el Santo Grial, cubierto de armadura de hierro, y de pie en una estrella rubí, es una forma muy buena a usar.

31. El grado esotérico alcanzado en Geburah es el de Adeptus Major, que es uno completamente diestro en trabajar la magia. Difiere del grado superior de Chesed en que en Chesed el adepto es magia. Por magia se da a entender la construcción de formas apropiadas para que las habiten las fuerzas espirituales.

32. El Nombre de Dios del Sefirah es Elohim Gibor, traducido quizá mejor como Dios Todopoderoso, implicando el Poder de la Ley Cósmica que no puede ser evadido. La figura escarlata soberbia del Arcángel Khamael, y las Serpientes de Fuego o Serafim, son quizá los medios más seguros de contactar esta omnipotente y omniscente fuerza, reajustante y equilibrante. Khamael es protector del débil y equivocado, y también el Ángel Vengador que persigue a los transgresores de la ley cósmica o humana Esto no significa que sea un empleado de la policía, sino que trabaja en la conciencia del que comete el error. Pocos de los que traspasan la ley descansan cómo-dos en sus camas, y «Crimen y Castigo» de Dostoevsky da un relato de cómo los trabajos de la propia mente del criminal pueden conducirle a la retribución.

33. Hemos considerado ya los Angeles Brillante y Oscuro del alma del hombre, y atribuido su esfera de acción a Chesed y Geburah. Quizá la mejor forma en la que se podrían visualizar estas dos entidades asignadas a todo ser humano sería como miembros de las Ordenes de Angeles Chesédica y Gebúrica. El Ángel Brillante como una figura ovoide semejante a un orbe de púrpura brillantemente reluciente, y el Ángel Oscuro como una serpiente de fuego escarlata brillante. Estas pueden servir mejor que las representaciones antropomórficas que la tradición popular ha servido teñidas con los epítetos de «Bueno» y «Malo».

34. El Chakra Mundano de Geburah es el planeta rojo, Marte, uno de los llamados «maléficos» de la astrología popular. El planeta ha sido descrito por el Tibetano en «Astrología Esotérica» de Mrs. Bailey como productor de grandes luchas pero conduciente finalmente a una gran revelación. La evolución Marciana está basada en los niveles pasionales e instintivos (como la Tierra está basada en el nivel físico) y así sus efectos en este planeta ocurren a menudo a un nivel pasional, y por consiguiente a menudo a un nivel grupal. La afirmación de que una evolución planetaria está fundamentada sobre cierto plano puede parecer extraña, pero está basada en la enseñanza sobre los Seres Planetarios dada en «La Doctrina Cósmica», mencionada anteriormente. El asunto entero es amplio, y por lo tanto, sólo puede ser mencionado de pasada en el contexto presente.

35. El número cinco juega una parte importante en el simbolismo geométrico de Geburah, y el uso del Pentagrama como signo para delimitar un círculo y expulsar fuerzas no deseadas está claramente de acuerdo con los principios del Sefirah. Otro modo simbólico de mirar geométricamente al Séfirah es concibiendo la figura sólida de Chesed, ahora en movimiento, dinámica.

36. De los panteones paganos, los Dioses de la Guerra, Ares, Marte, Thor y demás, son aplicados usualmente a Geburah en vista de su simbolismo marcial general, pero esto no debe conducir a una sobresimplificación de la idea del Sefirah. Ares no estaba bien considerado por los Griegos por causa de su brutalidad y violencia ciegas y Thor era también con mucho el simple guerrero rudo. Quizá el Marte Romano da una figura más completa, por cuanto que él fue primero un dios de la Primavera, que es el movimiento nuevo y la vitalidad de Geburah, y después padre de Rómulo y Remo, los fundadores del gran imperio que trajo ley y orden a la mayor parte de Europa, después de conquistarla bajo la égida de Marte como Dios de la Guerra.

37. Es un error pensar en Geburah enteramente en términos de simbolismo guerrero pues tiene también sus aspectos de justicia, valoración, análisis, resistencia y demás. Así, uno podría atribuir también al Sefirah muchas formas divinas y héroes, desde las Furias Vengadoras o Erineas de los Griegos, a través de los cuarenta y dos Dioses de Valoración del Libro Egipcio de los Muertos, hasta el caballero burlón Dinadan del ciclo Arturiano, pues la risa también cae bajo la presidencia de Geburah. El humor es el destructor de la emoción dolorosa, su cara opuesta, como lo implican las máscaras Griegas unidas, cómica y trágica, e incluso, aparte de su aspecto satírico cortante, es una de las armas más grandes contra la tiranía. La pluma es más poderosa que la espada, y el tipo de vanagloria que a menudo se establece a sí misma como autoridad puede sobrevivir a repulsas, maldiciones, o incluso a la persecución directa, pero nunca a la risa y el ridículo. Se ha encontrado también que la gente con un sentido del ridículo bien desarrollado no es fácilmente «lavada de cerebro», y es así que la risa debería quizá ser considerada como una fuerza primaria de Geburah, pues es perfeccionante, y más cortante que el buril de hierro o las armas marciales del tradicional simbolismo Gebúrico. Podría haber mucho de valor en meditar sobre la «risa de Dios».





 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK