miércoles, 7 de febrero de 2018

ARCANO XVII - LA ESTRELLA


Una emoción extraña me asió.
Un temblor ardiente corrió en ondas
a través de todo mi cuerpo.
Mi corazón aceleró sus latidos,
un tumulto agitó mi mente.
Sentí que estaba rodeado
por misterios portentosos.

Y de inmediato ejes de Luz
penetraron mi ser e iluminaron
muchas cosas antes en la oscuridad,
cuya existencia incluso nunca había sospechado.
 
Velos desaparecidos de los cuales
había sido antes inconsciente.
Voces me hablaron.
Y repentinamente todo mi conocimiento anterior
tomó un nuevo y diferente significado.
Descubrí correlaciones inesperadas
en las cosas que había pensado
hasta ahora ajenas unas de otras.
 
Objetos distantes y diferentes unos de otros
se muestran cercanos y similares.
Los hechos del mundo
desplegados ante mis ojos
de acuerdo a un nuevo patrón.
 
En el cielo había una enorme estrella
rodeada por siete estrellas más pequeñas.
Sus rayos se mezclaban,
llenando el espacio con radiación
y esplendor inconmensurables.
Entonces supe que vi ese Cielo
del cual Plotino dijo:

"Donde... todas las cosas son diáfanas;
y nada es oscuro u opone resistencia,
sino que todo, internamente
y a través de cada uno, es evidente.
 
Porque la luz
se encuentra por todas partes con la luz,
puesto que todo contiene
todas las cosas en sí mismo,
y a la vez vemos todas las cosas en otras.
 
De modo que todas las cosas
están por todas partes, y todo es todo.
Cada cosa es como todo.
Y el esplendor allí es infinito.
Porque todo allí es grande,
desde el momento de que
aunque sea pequeño es grande.

"El sol, que está allí, es todas las estrellas;
y cada estrella es a la vez el sol y todas las estrellas.
En cada una, sin embargo,
predomina una propiedad diferente,
pero al mismo tiempo todas las cosas
son visibles en cada una.
El movimiento allí es además puro;
porque el movimiento no está confundido
por un móvil diferente de él.
 
La permanencia también
no sufre ningún cambio de su naturaleza,
porque no se mezcla con lo inestable.
Y lo hermoso allí es hermoso,
porque no subsiste en belleza.
Cada cosa también,
está allí establecida,
no como en una tierra extranjera,
sino como el asiento en el que cada cosa es...
 
Ni es la cosa en sí diferente
del lugar en el cual subsiste.
Porque el tema de esta es el intelecto,
y es en sí misma intelecto...
 
En esta región sensible, por lo tanto,
una parte no es producida por otra,
sino que cada parte es una parte sola.
Pero allí cada parte siempre
procede de la totalidad
y es al mismo tiempo parte y totalidad.
 
Porque esta aparece de hecho como un parte,
pero por él cuya vista es aguda,
esta será vista como una totalidad.
"Donde... además no hay ostentación
de la visión que está allí,
ni ninguna plenitud de percepción
que pueda traer intuición a un fin.

"Porque para nadie había allí alguna vacuidad
que cuando se llenara cause que la energía visible cese;
ni es esta una cosa, sino que otra,
así como para ocasionar una parte de una cosa
no para ser amigable esa u otra.
 
"Donde... la vida es sabiduría;
una sabiduría no obtenida
por un proceso del razonamiento,
porque la totalidad de esta siempre estaba,
y no está en algún aspecto deficiente,
como tampoco está
en lo que se busca de la investigación.
Sino que es la primera sabiduría,
y no se deriva de otra ".
 
Entendía que toda la radiación
aquí es pensamiento;
y los colores que cambian son emociones.
Y cada rayo, si miramos en esto,
se tornan en imágenes, símbolos, voces y humores.
 
Y vi que no hay nada inanimado,
sino que todo es alma,
todo es vida,
todo es emoción e imaginación.
Y debajo de las estrellas radiantes
al lado del río azul
vi a una doncella desnuda, joven y hermosa.
 
Ella se hincó sobre una rodilla
y vertió agua a partir de dos recipientes,
uno de oro y uno de plata.
Un pájaro pequeño en un arbusto cercano
levantó sus alas y estaba presto para volar lejos.
 
Por un momento entendí
que observaba el Alma de la Naturaleza.
"Esta es la Imaginación de la Naturaleza",
dijo la voz suavemente.
"La Naturaleza sueña, improvisa, crea mundos.
 
Aprenda a unir su imaginación
con la imaginación de Ella
y nada será jamás imposible para usted.
Pierda el mundo externo
y busque esto en usted mismo.
Entonces encontrará la luz.
 
"Pero recuerde,
a menos que usted haya perdido la Tierra,
usted no encontrará el Cielo.
 
Es imposible considerar tanto lo equivocado
y lo correcto al mismo tiempo."
 
 
Arcano XVII - La Estrella: Actuar en el mundo, encontrar su sitio.

En la tarjeta inferior, la grafía ambigua da pie a numerosas lecturas: Le Toille, Le Toule (que sería un derivado de la palabra «fuente» en occitano), Le Toi île [La isla del Tú].
 
Este Arcano será para nosotros La Estrella (L'Étoile). En él se ve a una mujer desnuda arrodillada bajo un cielo constelado. Bajo las estrellas, una estrella: el ser humano en su verdad.
 
El Arcano XVII representa al primer ser humano desnudo del Tarot, antes de los Arcanos XIX, XX y XXI. Con él comienza la aventura del ser que ha llegado a la pureza, al desasimiento.
 
Más allá del parecer, La Estrella no tiene nada que ocultar, sólo tiene que encontrar un lugar en la tierra. La actitud de La Estrella sugiere piedad y sumisión: uno se arrodilla en un templo, o ante un rey o una reina. Puede decirse, pues, que honra el lugar en que se establece. Pero su rodilla apoyada en el suelo puede ser también señal de arraigo: ha encontrado su sitio en la Tierra y está en comunicación con el cosmos.
 
En la numerología del Tarot, el 7 es el grado más alto de la acción en el mundo. Existen numerosos puntos en común entre La Estrella y El Carro: ambos arraigan en la tierra; en el dosel del Carro brillan doce estrellas que indican su relación con el universo. Pero si El Carro penetra en el mundo como un conquistador, un viajero o un príncipe inseminador, La Estrella actúa en el mundo irrigándolo, nutriéndolo. Sus pechos desnudos evocan la lactancia, y podría verse en las estrellas una alusión a la Vía Láctea. Estas estrellas, que son ocho, nos indican que aquí se alcanza una perfección: la perfección del don.
 
La Estrella es un ser totalmente unido al mundo. Una de sus jarras parece soldada a su cuerpo, sellada en su pelvis, y la otra se prolonga en el paisaje. Se puede ver en ello la imagen del agua espiritual (amarilla) y de un agua sexual o instintiva (azul oscuro) que nutren juntas el conjunto del entorno. Es posible que una de esas jarras sea receptiva y capte la energía del río azul, y la otra vierta una luz estelar.
 
En la frente de la mujer, una luna naranja sugiere la inteligencia convertida en sabiduría receptiva, que le permite transmitir la fuerza universal que pasa por ella, simbolizada por el cielo estrellado. También es un ser de carne, que forma parte de la naturaleza.
 
En su vientre redondo, la señal que lleva a la altura del ombligo sugiere un germen de vida. Derrama fertilidad, a su alrededor brotan árboles de fronda naranja, uno de los cuales tiene frutos amarillos. Lo que se recibe de arriba La Estrella, canal de una generosidad universal, lo vierte en la tierra para fertilizarla.
 
Aquí, la marcha itinerante de El Loco, de la energía prima, se detiene para dar paso a una comunicación con la humanidad. El ser generoso se convierte en fuente inagotable, dando y recibiendo en un mismo movimiento de purificación.
 
Desde el punto de vista de la labor psicológica, podría decirse que La Estrella, al purificar su pasado, purifica su futuro y su entorno. Da a lo que la rodea y a sí misma, sin pedir nada a cambio. A medida que su acción se desarrolla, fertiliza y aclara el paisaje, tierra, arena, árboles, agua. La gran mancha negra que aparece en el Arcano XIII y se convierte en el fundamento misterioso del Arcano XV, encuentra aquí su expresión sublime en la forma de un pájaro que, desde la cima de un árbol, prepara su vuelo hacia el punto negro de las estrellas.
 
La fuerza brotada del centro del universo (simbolizado por las estrellas) desciende hacia el ser humano, purifica la tierra y vuelve hacia el universo, en un movimiento de eterno retorno.
 
La figura del pájaro también puede evocar el fénix que renace siempre de sus cenizas (también se encuentra esta figura en el Dos de Copas y el Cuatro de Oros). En este sentido, La Estrella es tanto el canal de lo infinito como el de la eternidad.
 
Si se quiere ver su acción desde el punto de vista negativo, diremos que La Estrella malgasta lo que exige en lugar de dar. A veces se la representa dilapidando su energía hacia el pasado, habitada por neurosis sin resolver del niño interior. Entonces es un ser vampírico, perpetuamente insatisfecho, que se siente permanentemente malquerido, invadido o abandonado y que, sin tener nunca intención de dar, permanece en constante reivindicación afectiva, sexual y energética. La Estrella se convierte entonces en pozo sin fondo, o se ve, por el contrario, poseída por una pasión del exceso, sin discernimiento. Puede metamorfosearse en una descarada impúdica, o en un ser tóxico que contamina los ríos, envenena la vida espiritual o material de los suyos.
 
Simbólicamente, La Estrella representa el guía espiritual que llevamos dentro, relacionado con las fuerzas más profundas del universo, con la divinidad. Es lo desconocido de nosotros mismos y en lo cual podemos tener fe: nuestra «buena estrella».

En una lectura

Representa una etapa en que uno encuentra su sitio para actuar en el mundo embelleciéndolo y nutriéndolo desde un lugar que uno ha hecho suyo. Incita a veces a no elegir entre dos opciones aparentemente irreconciliables, sino a conciliarlas. Es tradicionalmente vista como signo de suerte, de prosperidad, de fertilidad. Simboliza la acción generosa.
 
También se asocia al amor divino, a la esperanza, a la verdad (que sale desnuda del pozo). Representa una realización creativa, que supone encontrar su sitio.
 
Para un hombre, es la amante por excelencia, o la belleza de su feminidad interior a partir de la cual puede actuar. Para una mujer, es la realización de su presencia en el mundo, una acción conforme a su deseo y a su naturaleza profunda.
 
Su relación consciente y generosa con la naturaleza nos orienta hacia la ecología, el chamanismo, todas las creencias y disciplinas que toman en cuenta el planeta como un ser vivo.
 
Si La Estrella viene el contenido de sus jarras en el pasado o en el vacío, habrá que preguntarse por qué malgasta su energía, hacia qué problema sin resolver.
 
Esta carta, por su desnudez y su naturaleza estelar, también evoca a Venus, la estrella del pastor, el astro más brillante que permite orientarse en la noche.

Y si La Estrella hablara...

«Estoy en el mundo, soy del mundo, actúo en el mundo. Estoy en mí, soy de mí, actúo en mí. Separada y unida al mismo tiempo, ínfimo engranaje de una máquina cósmica, colaboro, recibo y doy, absorbo y reparto.
 
Mi desnudez es completa: ningún principio me guía, ni más ley que la natural. Si digo «soy» es porque, en la infinita multiplicidad de los seres y de las cosas, he encontrado mi sitio, en el mundo y en mí misma, es lo mismo. Ya no necesito buscar, ni tengo imagen alguna de mí misma, estoy en mi sitio. Aquí, y en todas partes, voluntariamente atada. Estoy en cada partícula de polvo, en cada territorio, cada curso de agua, cada estrella, cada parte de mi cuerpo.
 
¿Y cómo no respetaría al mundo, a mis huesos y mi carne? Toda esta materia no me pertenece, me fue prestada, sólo por un fragmento del tiempo. Y la respeto, porque es mi templo, el templo donde reside el Dios impensable. El espíritu es materia, y la materia es espíritu, el universo nace y estalla constantemente y, en su centro, ahí donde me arrodillé, estoy.

Si digo "estoy ahí", quiero decir "en aquello" que sostiene a cualquier vida, en esta fuente incesante de energía que distribuyo por mi mente, mi corazón, mi sexo. Energías de una pureza sublime que, al brotar de mí, limpian el mundo. Devuelvo el perfume a la atmósfera, su dulzor a las aguas del río, su fertilidad a la tierra, y su vida a todos los océanos. No hay un solo sitio en el cosmos en que yo esté ausente. En cada instante, nunca abandono el presente. Ni el pasado, ni el futuro pueden encadenarme. Ni los arrepentimientos, ni los proyectos. Constante, fiel a mi lugar, recibo y doy.
 
Y cuando digo "Soy del mundo y de mí misma", significa que me entrego sin reticencia, eliminando hasta su raíz la más oscura de las críticas. No juzgo. Amo y sirvo. No me separo, ni siquiera por espacio del grosor de un cabello; pertenezco, es decir que venero, obedezco. Por eso estoy desnuda, desnuda como un árbol, un pájaro o una nube. Soy de mi cuerpo, de mi carne y de mi sangre; siendo, me resulta imposible abandonar o abandonarme a mí misma. ¿Cómo no amar lo que me posee amorosamente? Así como me doy a la tierra, me doy a mi carne y a mis huesos.
 
Al igual que me confío a los océanos, me confío a mi sangre. Al igual que me entrego al aire, me entrego a mi piel; al igual que me remito a las estrellas, me remito a mi cabello. Y, llena de este amor de esclava, radiante, actúo sobre el mundo y sobre mí misma.
 
Actúo, es decir que voy con el mundo, eliminando los obstáculos, transmitiendo la energía que viene de más allá de las estrellas. Me limito a enriquecer y purificar, y nutrir, y comprender, y purificar. Asimismo actúo sobre mí: me abro a todos los infinitos, dejo que el aliento de los dioses circule por todos los poros de mi sangre. Permito a todos los misterios que me atraviesen.
 
Y en el centro de mi vientre, ya infinito, recibo y dejo que nazca la totalidad de la luz."

Entre las interpretaciones tradicionales de esta carta:
 
Éxito - Suerte - Verdad - Generosidad - Acción altruista - Poner frente a frente dos acciones o dos relaciones - Encontrar su sitio - Vedette - Mujer fecunda - Amamantar - Mujer encinta - Herida en la rodilla - Amante ideal - Don o despilfarro, según la dirección hacia la cual La Estrella vacíe sus jarras - Nostalgia (si mira hacia el pasado) - Purificación del mundo - Ecología - Fuente - Irrigación - Recepción de la energía cósmica - Sacralización de un lugar - Armonía con las fuerzas de la naturaleza - Paraíso - Acuario - Chamán - Bruja hermosa.
 
Palabras clave:
 
Suerte - Nutrir - Sacralizar - Respetar - Fecundidad - Don - Inspiración - Feminidad - Canto - Estelar - Cósmico - Ecología - Irrigar - Encontrar su sitio - Estrella del espectáculo...

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK