jueves, 15 de febrero de 2018

EL PASO DE APRENDIZ A COMPAÑERO

 
Querido hermano, hoy acabas de ser elevado al grado de Compañe­ro, por lo que desde hoy, trabajarás con los otros Compañeros en esta Cámara y ocuparás el lugar del Mediodía donde el Sol ilumi­na con toda su intensidad permitiendo ver con toda claridad cuan­to os rodea.

Como Aprendiz has trabajado sobre la Piedra Bruta y te ha­s ejercitado en el manejo del Mazo y el Cincel, lo que te ha ense­ñado que la voluntad y la inteligencia han de ir unidas para que el resultado deseado sea obtenido.

El "querer" sin saber "cómo" no es suficiente, de igual modo que el saber "cómo" no sirve de nada si no se es capaz de llevarlo a la práctica.

Hoy se te han mostrado nuevas herramientas cuyo manejo de­berás aprender y se te han revelado enseñanzas a cuyo estudio y meditación deberás aplicarte.

Permítenos que hagamos un breve repaso de las mismas.

En el Primer Viaje has llevado el Mazo y el Cincel, herramientas que ya conoces y que vienen a recordar lo ya dicho, pero además debes comprender que es apoyándote en lo que ya sabes como podrás continuar tu viaje hacia el Conocimiento y asimismo enfrentarte a los nuevos retos que el Grado de Compañero te propondrá.

En el Segundo Viaje se te ha dado la Regla y la Palanca. La Re­gla marca la proporción y la dirección conque debe aplicar sus fuerzas el Compañero con la Palanca; esta a su vez multiplicará tus fuerzas permitiéndote mover aquellos objetos símbolo de los obstáculos que encontrarás en tu camino y ante los que tu solas fuerzas naturales no bastarían.

En el Tercer Viaje te fueron entregadas la Plomada y el Nivel.

La primera simboliza la rectitud del masón, ligada al eje vertical o eje del mundo; es el principio activo que impulsa a progresar por medio del esfuerzo personal, tiene aún otro sentido y es el que se desprende de su verticalidad, que "cae a peso" en dirección al cen­tro de la tierra, iluminando lo más recóndito de la conciencia del hombre.

El Nivel, estrechamente ligado a la Plomada simboliza la igualdad esencial que es común a todos los seres, igualdad cimentada sobre el trabajo que se realiza sobre el mundo que nos rodea pero sobre todo sobre uno mismo.

Esta igualdad se vive en la Logia, donde los hermanos despojándose de su individualidad (los metales) se transforman en una Entidad colectiva reflejo del Uno y Todo.

En el Cuarto Viaje se te presentó la Escuadra, formada por la reunión de la horizontal y la vertical, lo que simboliza el equilibrio entre lo activo y lo pasivo. Símbolo también de la rectitud con la que el Masón debe sujetar sus pasiones y de la virtud que debe rectificar su corazón.

Finalmente el Quinto Viaje lo has realizado sin portar herramienta alguna, salvo tus propias manos desnudas.

La mano está ligada al conocimiento, todo lo que puede ser objeto de estudio y meditación, está al alcance de la mano; es gracias a las manos que es posible utilizar las herramientas que permiten al Masón operar la transformación de la materia.

Las manos estructuran, forman, modelan y dan ritmo; una no es nada sin la otra, y sin embargo las dos manos, en realidad son una. Expresan las dos caras de la unidad, el conocimiento único que se manifiesta en la dualidad por el número cinco, cifra, te recordamos, de tu edad simbólica como Compañero.

Característica del Quinto Viaje es la retrogradación, en efecto este Viaje se realiza en sentido contrario a los viajes anteriores, igual que el Sol, después del Solsticio de Verano, empieza un mo­vimiento en sentido inverso en relación con el anterior.

Uno de los sentidos de esta retrogradación es el que lo relaciona con la facultad de la memoria, revisando el camino recorrido y analizando retrospectivamente los diferentes acontecimientos de la vida del iniciado masón.

Es también un retroceso cuyo sentido es tomar mayor impulso para continuar adelante.

También en los sucesivos Viajes que has realizado se te han revelado enseñanzas sobre las que debes meditar.

Así, en el primero se te mostraron los cinco sentidos a través de los que el hombre capta el mundo que le rodea; pero así como para el hombre ordinario ese mundo sensorial constituye el límite de su realidad, para el iniciado se le revela como un símbolo de realida­des superiores, constituyendo las letras del Libro de la Vida que ha de aprender a leer. Se trata, pues, de ir más allá de los sentidos.
 
En el Segundo Viaje se te enseñaron los distintos estilos arqui­tectónicos que el Masón debe conocer; el Dórico que representa la Memoria; el Jónico referido a la facultad del lenguaje; el Corintio y el Compuesto que representan la capacidad de concebir ideas ge­nerales y abstractas respectivamente, facultad que denominamos razón; finalmente el Toscano que representa la facultad de percibir las cosas exteriores, formándose un reflejo interior que reproduce la sensación como percepción.

En el Tercer Viaje se te mostraron las Artes Liberales a cuyo es­tudio debes aplicarte; estas en número de siete son las siguientes: Gramática, que enseña a hablar y escribir correctamente; Retórica que enseña a hablar bien; Lógica, que enseña al hombre a discernir entre la verdad y la falsedad; Aritmética que enseña a calcular y contar toda clase de números; Geometría, que enseña a Medir y la Medida de la Tierra; Música, que da al hombre habilidad para can­tar enseñándole el Arte de la Composición; Astronomía, que da al Hombre a conocer el curso del Sol, la Luna y las Estrellas.

En el Cuarto Viaje se te mostraron los nombres de algunos grandes Iniciados. Esto debe hacerte reflexionar sobre el hecho de que el iniciado masón nunca está solo pues es un eslabón de una Cadena que sin interrupción se transmite desde el Primer día de la Creación y continuará hasta el Último.

Por fin en el Quinto y último de tus viajes se te ha revela­do el verdadero significado del Trabajo.

Lo que para el profano que se mueve en el mundo sólo es un medio de satisfacer sus necesidades y deseos de poder y poseer, para el iniciado masón se trasforma en oportunidad de participar en la siempre renovada Obra de la Creación como un Obrero cons­ciente a la Orden del Principio Espiritual que denominamos Gran Arquitecto.

De esta manera el Trabajo se transforma en Arte y el Obrero en Artesano.

Finalmente has contemplado la Estrella Flamígera en cuyo centro se halla la misteriosa letra G; ella es guía y meta de tus esfuerzos y aspiraciones, aplícate a su contemplación y meditación pues encierra el verdadero secreto de la Regeneración, el cual si te haces acreedor a ello, te será Revelado.

Querida hermano, ya ves la cantidad de temas que el Grado de Compañero te propone para realizar tu Trabajo; no dudamos que continuarás trabajando con la diligencia y la perseverancia que lo has hecho hasta ahora.


 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK