lunes, 19 de febrero de 2018

EL 7, EL NÚMERO DEL MAESTRO


Para justificar su edad iniciática el Maestro no debe ignorar nada de las especulaciones que los antiguos basaban en las propiedades intrínsecas de los números. El Compañerismo ha debido conducirlo hasta el septenario haciéndole franquear las siete gradas del Templo. Se trata ahora de partir de siete para elevarse a toda la serie de los números superiores. Constatemos desde luego el prestigio excepcional de que goza el número siete.

Ya los Caldeos, asignando siete pisos cúbicos a la torre de Babel, lo consideraban como más sagrado que todos los otros. El septenario en este edificio tenía por misión religar la tierra al cielo porque la divinidad se ejercía a los ojos de los magos por intermedio de una administración universal compuesta de siete ministerios. Estos departamentos correspondían a los astros que recorren la bóveda celeste como si fueran más activos que las estrellas fijas: Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno, repartiéndose así el gobierno del mundo.

Personificado por los poetas para las necesidades de la dramatización mitológica, este septenario debía, por consiguiente, sutilizarse en el espíritu de los metafísicos. En su conjunto, el templo de Bel apareció entonces como el símbolo de la Causa primera inmanente, estando consagrada cada una de sus siete plataformas a una de las Causas Secundarias, organizadoras del Universo.

A estas causas septenarias es preciso atribuir la obra de la creación tal como se nos aparece en las cosmogonías, de las cuales el Génesis hebraico no es sino un espécimen particular. Estas causas coordinadoras han recibido su consagración en los días de la semana que les están dedicados como para perpetuar un culto que se remonta por lo menos a la civilización babilónica.

Esta nos ha transmitido, por otra parte, las nociones misteriosas que, bajo la forma de enseñanzas secretas, se han conservado en el seno de las escuelas de iniciación de Occidente, donde siempre ha sido entendido que la Luz nos viene del Oriente.

Así es cómo los filósofos herméticos han discernido siete influencias distintas que repercuten en todo ser organizado, ya se trate del Macrocosmo (mundo en grande) o del Microcosmo (mundo en pequeño), representado por el individuo humano, animal, vegetal o mineral. Es de notar a este propósito que ellos no consideraban al reino mineral como individualidad sino en los átomos, las moléculas químicas y los cuerpos siderales.

Por lo demás, una distinción se imponía entre la naturaleza elementaria, sometida al cuaternario de los elementos y una naturaleza más afinada a consecuencia de su acuerdo vibratorio con las siete notas; que forman la gama de la armonía universal.

Conocer estas notas es de importancia capital para quien aspire a iniciarse en la música de las esferas que pretendía oír Pitágoras. Ellas corresponden a los días de la semana que, a despecho de las revoluciones religiosas, permanecen consagrados al septenario divino, concebido hace más de cinco mil años por los sabios a los cuales se remonta la era de la Verdadera Luz.


Si este septenario no procediera sino de los siete planetas y de los siete metales conocidos de los antiguos, no habría para qué hacer mucho caso de él actualmente. Pero se justifica mucho más por el estudio del hombre que por las observaciones astronómicas primitivas o por una metalurgia todavía en la infancia.

Entre los hombres de una misma raza se distinguen, en efecto, siete tipos caracterizados muy netamente en lo físico como en lo moral. Los quirománticos y los astrólogos nos han conservado a este respecto tradiciones que no son de desdeñar, porque hacen la aplicación de una ley general del septenario de la cual deben coger todo su alcance los Iniciados. Estos no llegaran a la Maestría sino se dan cuenta de que todo es a la vez uno, triple y séptuplo. Ensayemos el sistema de estimular por algunos esquemas la sagacidad del lector.

La Triunidad Septenaria
 
Prendidas en forma de triángulo, tres rosetas de seda azul o roja decoran el mandil de los Maestros. Simbólicamente éstas son anillos que se complacen en aproximar y entrelazar para formar una triunidad que resulta ser septenaria.
 
Esquema del Septenario Engendrado por el Ternario:


Nada más simple que este trazado mudo, evocador de conceptos filosóficos cuya exposición llenaría una serie de volúmenes. Contentémonos aquí con indicaciones concisas destinadas a guiar a los aspirantes a la verdadera Maestría intelectual.

1º. Círculo de Oro

Sol, centro inmutable y fijo de donde irradia toda actividad. Espíritu que anima la materia. El azufre de los alquimistas      

Fuego interior individual. Generador del color rojo: sangre, acción, calor y luz.

2º. Circulo de Plata

Luna, astro cambiante, espejo receptivo de las influencias; molde que determina toda formación. La substancia pasiva, esposa del espíritu. El Mercurio de los Hermetistas, vehículo de la actividad espiritual que penetra toda cosa.

El espacio color azul: aire, sentimiento, sensibilidad.

3º. Círculo de Bronce o de Plomo

Saturno, el dios precipitado del cielo que reina sobre todo lo que es pesado. Materialidad, positivismo, pesadez realizante.

Color amarillo que tiende a obscurecerse, inclinándose al moreno y después al negro: la armazón ósea, la base sólida de toda construcción, la roca que provee la piedra bruta, plinto de partida de la Grande Obra.

4º. Superficie de interferencia del 1º. y del 2º.

El Hijo nacido del matrimonio del Padre y de la Madre, Júpiter, a quien está consagrado el estaño, el más liviano de los metales. Opuesto a Saturno a quien destrona, este dios corresponde a la espiritualidad. El es quien decide y ordena, proyectando el rayo de la corriente voluntaria.

Color púrpura o violeta (complementario del amarillo): idealidad, conciencia, responsabilidad, gobierno de si mismo.

5º. Espacio central donde los tres colores se sintetizan en luz blanca.

Estrella radiante, Mercurio de los sabios, quintaesencia. El lazo sutil de la personalidad, Éter viviente sobre el cual todo resuena. El fluido de los magnetizadores, el gran agente mágico.

6º. Dominio de interferencia del 2º. y del 3º.

Venus T, la vitalidad, la humedad generadora de los seres. Color verde: dulzura, ternura, sensibilidad física.

7º. Interferencia del 1º. y del 3º.

La actividad material. Marte, la necesidad de acción, el dinamismo que gasta y que consume la energía vital. El fuego que devora, color de llama, amarillo, rojo escarlata: instinto de conservación, egoísmo, ferocidad, pero también potencia incansable de realización.

El septenario así diseñado se encuentra hasta en los siete pecados capitales, cuya distinción descansa en datos iniciáticos:

1º. El orgullo, perjudicial cuando procede de una vanidad frívola, se liga al Sol, que deslumbra a los débiles.

2º. La pereza, proviene de la pasividad lunar, languidecida en inercia abusiva.

3º. La avaricia es el vicio de los saturnianos, previsores y prudentes hasta el exceso.

4º. La glotonería se reprocha por el contrario a los Jupiterianos, personas hospitalarias y generosas que no se olvidan de si mismas.
 
5º. La envidia atormenta a los mercurianos inquietos que nunca están satisfechos y no pueden impedirse de ambicionar con vehemencia lo que no poseen.

6º. La lujuria nace de la exageración de las cualidades de Venus.

7º. La cólera, en fin, es el defecto de Marte, que exalta la violencia y las iras.

Se notará que 1 se opone a 6, 2 a 7 y 3 a 4, mientras que 5 no está en oposición con nadie en particular, asegurando así el equilibrio general.

Es también de notar que si se suprimiera uno de los siete pecados capitales, el mundo dejaría de existir. Nada demuestra mejor la importancia del septenario, tal como lo conciben los Iniciados.

 
Autor: OSWALD WIRTH



0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK