jueves, 8 de febrero de 2018

ENCONTRAR LA TEMPLANZA


¿Quién subirá al monte del Señor?
¿Quién podrá estar en su recinto santo?
 
El de manos limpias y puro de corazón,
el que a la vanidad no lleva su alma,
ni con engaño jura.
 
El logrará la bendición del Señor,
la justicia del Dios de su salvación.
 
Tal es la raza de los que le buscan.
 
(Salmos, 24)

El profano, ese templo destruido, entra en la vía de la iniciación al recibir la luz, y se le instruye en que el fin de la vía es reconstruir el templo.
 
El aprendiz, esa Piedra bruta, camina una primera etapa desbastándola y afianzando la base de la columna truncada, cobrando certeza de que puede reconstruirla.
 
El compañero, esa Piedra bruta desbastada, realiza la segunda etapa puliéndola y aprendiendo a conocerse a sí mismo teniendo a la Piedra cúbica por modelo de su trabajo. Para ello se le instruye en que debe conocer y practicar la templanza, sondeando el fondo de su alma y los repliegues de su corazón; para ver su verdadera fuerza y su verdadera debilidad; para conocerse como templo regular y luminoso levantado por el Gran Arquitecto del Universo; para conocer de dónde viene y a dónde va; para no caminar al azar como el ciego, sin luz que le ilumine. Por esto se le muestra la Estrella Flamígera que desde ahora será su único guía.

Buscadla por encima de vosotros...
si la noche os sorprende...
no permanezcáis en tan vasto desierto...
pues sólo ella podrá devolveros
cerca de los accesos del templo...
porque a aquel que busca
conocerse a sí mismo,
con verdadero deseo,
con coraje y con inteligencia,
no le faltan nunca medios
para verse a sí mismo tal como es.
 
Viéndonos así, tal como somos, aprenderemos a guardarnos del error, de aquel supremo error original; aprenderemos a cumplir nuestros deberes impresos en nuestros corazones, con los poderes que nos han sido concedidos para ello, y aprenderemos a servir de guía a nuestros hermanos siguiendo la Estrella Flamígera.
 
El hombre descubre la templanza, o mejor dicho, le es mostrada en el momento en que verdaderamente le es necesaria, en ese preciso momento en que ambos deben coincidir, en ese punto exacto en que deben cruzarse, el cual pertenece a la geometría sagrada cuyas huellas podemos ver hasta los confines del mundo. Pues la verdad siempre coincide con la intención recta del hombre.
 
Instruidos así de su origen y utilidad, nos preguntamos ahora: ¿qué es esa virtud?, ¿cómo obra?, ¿cómo utilizarla?
 
La virtud, sea cual fuere, es un poder de obrar, una fuerza para producir efectos mediante un recto proceder por el solo deseo de esa forma íntegra de obrar. Las virtudes son poderes que tiene el hombre, que le han sido concedidos para actuar con rectitud, que están en él en estado latente, por así decir, y que han de ser despertados y activados por la iniciación.
 
Así comprenderemos lo que dice el ritual:

... la Masonería es una escuela de virtud y sabiduría.

Pero no una escuela de conocimientos profanos, exteriores al hombre, eruditos y de análisis, sino una escuela de verdadero Conocimiento, interior y realizado en el hombre, un conocimiento de síntesis y verdaderamente tradicional. Esta escuela nos ayuda a poner en marcha nuestras facultades dormidas para que obremos por ellas.
 
La confirmación de lo que decimos nos la da nuestra propia experiencia, la que nace de esos periodos en los que nos alejamos del camino, extraviados en laberintos, retornándolo de nuevo y viendo el trecho andado, sorteando los obstáculos y sirviéndonos de las artes masónicas para superarlos. Por nuestra experiencia somos capaces de conocer y nombrar lo que hemos vivido, pues desde ahora y por siempre forma parte de lo que somos.
 
En el hombre, ser compuesto de cuerpo, alma y espíritu, existe una fuerza o tendencia que lo impulsa hacia lo alto y otra que lo impulsa hacia lo bajo. La primera lo atrae hacia su parte esencial (el espíritu), y la segunda hacia su parte substancial y grosera (el cuerpo). Entre ellas, el alma, su parte sutil e intermediaria, unas veces se eleva hacia lo alto, impulsada por su parte esencial, y otras se hunde en lo más bajo, atraída por su parte substancial.
 
En la reconstrucción del templo, el hombre deberá trabajar de manera que la fuerza ascendente prive sobre la descendente, desafiando así a la fuerza de la gravedad. En términos hindúes, que satwa (la energía que lo impulsa hacia los estados superiores) sea más poderosa que tamas (la que lo impulsa hacia los estados inferiores). En esta operación es cuando, a nuestro entender, entra en acción la templanza, accionando unos poderes-fuerza que el hombre posee, y que podrán, haciendo justo uso de ellos, reducir e incluso anular la fuerza hacia lo bajo. La templanza no es, en modo alguno, esos poderes-fuerza del hombre, sino la operación mediante la cual éstos se ponen en acción y son justamente utilizados.
 
La templanza actúa sobre el cuerpo y el alma del hombre, sobre su intención, su deseo, su voluntad, sus pensamientos, palabras y acciones, negando lo que no es, la fuerza hacia lo bajo, afirmando lo que es, la fuerza hacia lo alto, y sumándose a esta.
 
Según la doctrina de la Cábala, al principio Dios quiso crear el mundo con el Rigor, la columna de la izquierda, pero vio que el mundo no podría soportarlo. Luego pensó crearlo con la Clemencia, la columna de la derecha, pero el mundo no podía mantenerse en ella. Fue entonces cuando decidió templar el Rigor con la Clemencia, y el mundo pudo mantenerse en pie.
 
También en nuestro Templo la columna del Mediodía templa la del Norte, para fundarlo en la Justicia y el Equilibrio. Al iniciado se le da a conocer esta virtud, la Templanza, sin la cual el hombre no puede amar la justicia ni someterse a sus leyes, conforme asciende los peldaños de la escalera del Templo.
 
Pues sólo el hombre
cuya voluntad no se opone
a las leyes del Gran Arquitecto del Universo
se somete a ellas en justicia.

Este subirá al monte del Señor
y podrá estar en su recinto santo.

 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK