jueves, 7 de diciembre de 2017

LAPIDARIOS ANIMALES MEDIEVALES


Las ciencias y las artes ocultas se funden en las piedras de las múltiples y esplendidas construcciones medievales repartidas por casi toda Europa.

Estos templos son los depositarios de los más antiguos conocimientos que hacen referencia a ritos que tienen que ver muy poco con la religión cristiana. Los secretos y las claves que se esconden entre sus piedras están relacionados, muy posiblemente, con hechos, prácticas y creencias anteriores al Dios al que están destinados.

Durante la turbulenta Edad Media y gracias a los gremios herméticos de constructores, el arte y los conocimientos ocultos del Románico dejaron un mensaje simbólico por medio de imágenes alegóricas, en piedra, y que hablan de principios y sabiduría agnósticos, astrológicos, alquímicos y esotéricos.

Primeramente hay que tener en cuenta que para levantar estas construcciones se eligen enclaves que ya tenían una historia mucho mas antigua, unas connotaciones mágico-religiosas que se pierden en los tiempos y que la tradición o la leyenda se fue encargando de preservar para que no se perdiera su significado.

La forma y la orientación que recibieron estas edificaciones es otro factor importante que no se puede desligar a la hora de estudiar la simbología animal que esta presente en toda la arquitectura religiosa del medioevo. Nada se ha dejado al azar.

En el Románico, la escultura integrada en los diversos elementos arquitectónicos tiene una doble función, la estética y la didáctica. Los constructores y artesanos no se dedicaban simplemente a llenar espacios, cada elemento, cada motivo, cada imagen tenia una finalidad concreta y estaba situada en el lugar preciso que le correspondía.

Los símbolos son las herramientas para descubrir otras realidades.

San Agustín en su carta XL señala que la enseñanza facilitada por medio de símbolos despierta y alimenta el fuego del amor para que el hombre pueda superarse a si mismo, y se refiere al valor de todas las realidades de la naturaleza, ya sea orgánica o inorgánica, como portadoras de mensajes espirituales por su figura y sus cualidades. No es el único que alude al valor del simbolismo, y durante el Románico el prestigio de estos Padres de la Iglesia era extraordinario, por eso no es de extrañar que esta sea una de las épocas en que el simbolismo fue más vivido, amado y comprendido.

Jung, haciendo referencia a la simbología medieval, señala en su obra Psichologia e Alchimia, que para el hombre de esa época, “la analogía no es tanto una figura lógica cuanto una identidad oculta”, aludiendo a la persistencia del pensamiento animista y primitivo.

La corriente medieval que florece en los distintos Bestiarios (Filipo de Thaün, Guillermo de Normandia, Pedro de Picardía,) y en otras obras sobre el simbolismo animal ( De animalibus, atribuido a Alberto Magno; Llibre de les Besties,de Ramón Llull; Bestiaire d´Amour de Fournival) entre los siglos XII y XIV, coinciden con el punto de vista de los primitivos en cuanto a los animales y sus significados, que afirman que mientras que el hombre es un ser equívoco o enmascarado, el animal es unívoco, pues posee cualidades positivas o negativas constantes que permiten integrarlo a un modo esencial de manifestación cósmica, al tiempo que en su grado de complejidad y evolución biológica, expresan la jerarquía de los instintos.

Los bestiarios románicos fueron la fuente icnográfica de la escultura románica, estos populares libros medievales describían perfectamente los animales que después se convertirían en alegorías de la vida espiritual. Al principio se llamaron phisiologi y nacieron como consecuencia de la tendencia alegorizante de los primitivos cristianos aplicada a la historia natural de Plinio el Viejo.

Eran libros ilustrados que representaron todo el saber del estudioso de la naturaleza hasta el Renacimiento, influyeron en la escultura e imaginería medieval, también proporcionaron a la heráldica algunas de sus curiosas figuras de animales.

El simbolismo románico proviene directamente de los símbolos mas primitivos, sobre todo egipcios, asirios y persas, de las descripciones que se hacen de animales fantásticos en la literatura griega y latina y de las menciones a seres fabulosos que se hacen en la Biblia como el Apocalipsis de San Juan y en el libro de Ezequiel.

El papel que desempeñan los animales en el simbolismo, tanto por sus cualidades, forma y actividad, como por su relación con el hombre, es de suma importancia. La fauna que aparece en la mayoría de los templos medievales constituye la mas variada y amplia referencia de significados y representaciones, es el apartado mas amplio, y tal vez el mas complejo, en el estudio de las esculturas e imágenes del Románico.

La clasificación simbólica de los animales con frecuencia corresponde a la de los cuatro elementos, aunque algunos de ellos a veces se integran en más de un elemento y otros, por su especial morfología, se diferencian de los demás componentes del grupo.

En general, los seres acuáticos y anfibios corresponden al agua; los reptiles a tierra; las aves, al aire y los mamíferos, por su sangre caliente, al fuego.

El pato, la rana, el sapo, el pez, a pesar de sus diferencias, se hayan en relación con las “aguas primordiales”, símbolos del origen y las fuerzas de la resurrección. Los dragones y las serpientes se pueden incluir en el grupo de tierra, agua o fuego, aunque normalmente se les considera como anfibios o reptiles. Otros animales, pese a que su aspecto no tiene nada de fabuloso o ideal, reciben atribuciones y cualidades que no existen en la realidad pero si por proyección simbólica o sobrenatural, como el pelicano, la oca, el fénix o la salamandra.

Existen otras clasificaciones también importantes a la hora de deducir su simbolismo, como la de “animales lunares”, que son los que presentan cierta alternancia en su vida y que aparecen y desaparecen periódicamente, estos animales, aparte de su simbolismo especifico tienen el de la esfera lunar.

Desde el antiguo Egipto la tradición ha utilizado el mundo animal como representación de los secretos alquímicos, un león verde era símbolo del mercurio y uno rojo del oro.

En la alquimia esotérica cada animal tiene su simbolismo y su correspondencia con algún elemento de los utilizados en sus preparados, el dragón, por ejemplo, es el mercurio, con todas las connotaciones de las vías místicas de la alquimia espiritual. Al mismo tiempo los animales sirven para establecer jerarquías, de inferior a superior: el fénix es la culminación del “opus”, el unicornio y el león las cualidades necesarias y el dragón la materia prima.

En general, para el alquimista, los animales alados representan el principio volátil y los terrestres el fijo y cuando ambas criaturas se esculpían luchando entre ellas se simbolizaba la lucha alquímica entre los principios opuestos que cada uno representa y su correspondencia espiritual, es decir la lucha entre el cuerpo y el alma, la materia y el espíritu.

También es interesante saber que en alquimia la contraposición de dos animales de la misma especie pero de distinto sexo, o de alado o sin alas, significa la contraposición esencial de fijo y volátil, de azufre y mercurio.

El arte simbólico divide a los animales en dos grupos, los naturales, diferenciados en pares contrarios (la rana es la antitesis del sapo, por ejemplo) y los fabulosos, que ocupan en el Cosmos un orden intermedio entre los seres definidos y el mundo de lo informe.

También aparecen agrupaciones de animales basados en sistemas de correspondencias y ordenación numéricas cuyo sentido simbólico suele proceder de la Sagradas Escrituras o de los escritos de los Santos Padres.

A veces el significado es obvio, como la agresividad del leopardo, pero comúnmente el simbolismo animal deriva en una simbología moralizante donde el saber, el conocimiento y las verdades están reflejadas.

Durante el Románico, en plena Edad Media, la búsqueda de la unión del hombre con la realidad formada por lo físico y lo metafísico se lleva a práctica en las construcciones religiosas y sus representaciones escultóricas.

El Románico aparece después de la inseguridad que el acoso de los pueblos “infieles” han provocado, este arte aporta un valor simbólico a los templos, que son la manifestación del microcosmos y una imagen cósmica del Universo o macrocosmos, y las representaciones animales, entre otras, son las portadoras del mensaje bíblico, del Nuevo y del Antiguo Testamento, que resulta asequible a la gente del pueblo aunque sus connotaciones esotéricas sean mas profundas.

A través de los tiempos todas las corrientes ocultistas, filosóficas, esotéricas, e incluso religiosas, se han expresado a través del símbolo que primero esconde u oculta para posteriormente revelar su mensaje y su misterio.

Rene Guenón define el símbolo como “la expresión sensible de una idea”, y en las esculturas de animales del Renacimiento el símbolo es el lenguaje del iniciado.

No todos los miembros de los gremios de constructores y escultores de los Templos medievales eran grandes iniciados. La cima de la jerarquía, que si eran iniciados, daban las instrucciones, dirigían e indicaban al artesano la imagen que debían esculpir, pero no les detallaban los pormenores de su simbolismo, por ese motivo el artista podía estar motivado por el mundo religioso que lo rodeaba pero eso no significaba que la obra que estuviera realizando no tuviera otros significados y otras interpretaciones.

Para intentar comprender el simbolismo de la imaginería románica hay que tener en cuenta los más pequeños detalles, cualquier cualidad o atributo asignado por los escultores es importante para deducir su significado correcto.

El simbolismo Románico desaparece a mediados del siglo XIII, época en que comienza a aparecer un arte más racional, el gótico.

 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK