martes, 19 de diciembre de 2017

ARCANO 0 - EL LOCO


"¡Cuánta gente imagina que obtendrán éxito fiándose
únicamente de los cálculos de su intelecto!
Pues bien, no, el intelecto es limitado.
No es él quien posee
la verdadera comprensión de las cosas,
y aquellos que confían en él
para resolver todos sus problemas
se exponen a cometer graves errores.

Sus comportamientos, inspirados sólo por el interés,
el egoísmo y la voluntad de imponerse a los demás,
no tienen en cuenta los designios de la Inteligencia cósmica.
Entonces, sin saberlo,
remueven las capas oscuras de la atmósfera psíquica provocando fuerzas temibles,
y estas fuerzas se desencadenan más tarde contra ellos."

Loco Libertad, gran aporte de energía

El Loco tiene un nombre, pero no tiene número. Es el único arcano mayor que no está definido numéricamente.
 
Representa la energía original sin límites, la libertad total, la locura, el desorden, el caos, o también el impulso creador fundamental. En las barajas tradicionales, dio lugar a personajes como el Comodín o Joker, que pueden representar a todas las demás cartas a voluntad, sin identificarse con ninguna.
 
La frase clave de El Loco podría ser: «Todos los caminos son mi camino». Esta carta da impresión de energía.. en ella, el personaje camina con paso resuelto, calzado de rojo, hundiendo en el suelo un bastón rojo. Pero ¿adónde va? ¿Va todo recto? Es posible, pero podríamos imaginar que va girando sin fin en torno a su bastón.
 
El Loco representa el eterno viajero que anda por el mundo sin vínculos ni nacionalidad. Puede que sea también un peregrino que se dirige a un lugar santo. O también, en el sentido reductor que le dan muchos comentadores, un loco que camina sin finalidad hacia su destrucción. Si se elige la interpretación más fuerte, se verá El Loco como un ser desprendido de cualquier necesidad, de cualquier complejo, de cualquier juicio, al margen de cualquier prohibición, un ser que ha renunciado a cualquier demanda: un iluminado, un dios, un precioso gigante en el flujo de la energía, una fuerza liberadora inconmensurable.
 
Su hatillo de color carne está iluminado desde dentro por una luz amarilla. El palo que le sirve para llevarlo es azul cielo y su remate tiene forma de cuchara: es un eje receptivo que lleva la luz de la Conciencia, lo esencial, el sustrato útil de la experiencia. En la mano que sujeta ese palo se esconde una hojita verde, signo de eternidad.
 
El Loco es también un personaje musical, puesto que sus ropas están adornadas con cascabeles. Podríamos imaginar que toca la música de las esferas, la armonía cósmica.
 
En varios elementos de su traje se encuentran símbolos de la trinidad creadora: su bastón tiene un pequeño triángulo compuesto de tres puntos, uno de los cascabeles (el blanco) es un círculo dividido por tres líneas...
 
Se puede discernir en ello la voluntad de la trinidad cristiana o las tres primeras sefirot del Árbol de la vida de la Cábala, o los tres procesos fundamentales de la existencia: creación, conservación y disolución.
 
El movimiento del Loco está, pues, guiado por el principio divino o creador. El camino se vuelve azul cielo a medida que avanza en él: camina por una tierra pura y receptiva, sacralizándola con sus pasos.
 
En el cinturón del Loco se encuentran otros cuatro cascabeles amarillos que podrían corresponder a los cuatro centros del ser humano simbolizados por los Palos de los arcanos menores del Tarot : Espadas (intelectual), Copas (emocional), Oros (corporal) y Bastos (sexual y creativo).
 
El Loco produce un aporte de energía luminosa en esos cuatro centros, que también están simbolizados en los cuatro mundos de la Cábala: Atzilotta, el mundo divino; Brial; el mundo de la creación; Yetzirah, el mundo de la formación; y Asiah, el mundo de la materia y de la acción.
 
El animal que lo sigue, posiblemente un perro o una perra, apoya sus patas en la base de su columna vertebral, a la altura del perineo, en cl lugar en que la tradición hindú sitúa el centro nervioso que concentra las influencias de la Tierra (chakra müládhitra). Si el Loco fuera un ciego, sería guiado por su animal, pero aquí es él el que va delante, como el Yo visionario que guía al ego. El yo infantil está domado; no es necesario seducirlo para dominar su agresividad. Ha alcanzado un grado de madurez suficiente para comprender que debe seguir al ser esencial y no imponerle su capricho. Es la razón por la cual el animal, que se ha vuelto receptivo, es representado en azul claro. Amigo del Loco, colabora con él y lo empuja hacia delante. La mitad de su cuerpo se encuentra fuera del marco de la carta: el hecho de que vaya detrás del Loco nos permite pensar que también representa el pasado. Un pasado que no frena el avance de la energía hacia el futuro.
 
El traje del Loco es rojo y verde: lleva esencialmente en sí la vida animal y la vida vegetal. Pero sus mangas azul cielo indican que su acción, simbolizada por los brazos, es espiritualizada, y su gorro amarillo lleva la luz de la inteligencia. En este gorro se observa la presencia de dos medias lunas. Una de ellas, de color amarillo claro insertada en un círculo naranja, está vuelta hacia el cielo. La otra, situada en la bola roja que remata la punta trasera del gorro, está vuelta hacia abajo. La luna roja representa el don total de la acción, y la luna amarilla, la recepción total de la Consciencia.

En una lectura

 
El Loco evoca un enorme impulso de energía. Vaya donde vaya, lleva consigo ese impulso vital. Si se dirige hacia una carta, la carga con su energía creadora. Si se separa de la carta que lo precede, abandona una situación para aportar sus fuerzas a un nuevo proyecto, un nuevo lugar, una nueva relación. Representa entonces una liberación una huida (material, emocional, intelectual o sexual).
 
En otros términos, esta carta plantea la cuestión de cómo va la energía del consultante, en qué emplea éste sus fuerzas.

El Loco representa a veces la locura o la inconsecuencia cuando se identifica con un personaje. Y, naturalmente, un peregrinaje, un viaje, una fuerza que va. La cuestión es saber hacia dónde: El Loco no tiene, en sí mismo, ninguna preferencia.

Esta carta inseminadora de energía exacerbará, nutrirá o despojará las cartas que la rodean. Espejo del Arcano sin nombre, que podría ser su esqueleto. El Loco nos revela que la capacidad de actuar se adquiere también mediante la travesía iniciática de la locura y de la muerte.

Y si El Loco hablara...


¿Sabes que en cada instante puede producirse una mutación de consciencia, que puedes súbitamente cambiar la percepción que tienes de ti?
 
Uno se imagina a veces que actuar es triunfar respecto al otro. ¡Qué error! Si quieres actuar en el mundo, debes hacer que estalle esa percepción del yo impuesta, incrustada desde la infancia, que se niega a cambian Amplía tus límites sin fin, sin descanso. Entra en trance.

Déjate poseer por un espíritu más poderoso que el tuyo, una energía impersonal. No se trata de perder conciencia, sino de dejar que hable la locura original, sagrada, que está en ti.

Deja de ser tu propio testigo, deja de observarte, sé actor en estado puro, una entidad en acción. Tu memoria dejará de registrar los hechos, las palabras y los actos realizados. Perderás la noción del tiempo.

Hasta aquí has vivido en la isla de la razón, descuidando las demás fuerzas vivas, las demás energías. El paisaje se ensancha. Únete al océano del inconsciente.

Experimentas entonces un estado de supraconciencia en que no hay acto fracasado ni accidente. No tienes la concepción del espacio, devienes espacio. No tienes la concepción del tiempo: eres el fenómeno que llega. En este estado de presencia extrema, cada gesto, cada acción son perfectos. No puedes equivocarte, no hay ni plan ni intención. Sólo hay la acción pura en el eterno presente.

No temas liberar el instinto, por primitivo que sea. Superar lo racional no significa negar la fuerza mental: mantente abierto a la poesía de la intuición, a los fulgores de la telepatía, a voces que no te pertenecen, a una palabra venida de otras dimensiones. Ve como se unen a la extensión infinita de tus sentimientos, a la inagotable fuerza creadora que te confiere la energía sexual. Vive tu cuerpo, ya no como un concepto del pasado, sino como la realidad subjetiva y vibrante del presente. Verás que tu cuerpo deja de estar dominado por concepciones racionales y se deja mover por fuerzas que pertenecen a otras dimensiones, por la totalidad de la realidad. Un animal enjaulado tiene movimientos comparables a la percepción racional. El movimiento libre de un animal en el bosque es comparable al trance.

El animal enjaulado debe ser alimentado a horas fijas. El racional debe recibir, para actuar, palabras. El animal salvaje se alimenta solo y nunca se equivoca de comida. El ser en trance no actúa movido por lo que ha aprendido, sino por lo que es.

Entre las interpretaciones tradicionales de esta carta:

Gran viaje - Larga marcha - Locura - Vagabundeo - Inestabilidad -Imaginación desbordante - Alegría de vivir - Liberación -Peregrinaje - Sin domicilio fijo - Mendigo sagrado - Bufón, saltimbanqui - Nómada. emigrante - Delirio - Necesidad de actuar -Vitalidad - Libertad - Idealismo - Profeta - Marcha hacia la evolución - Visionario - Energía divina - Aporte de energía (si El Loco se dirige hacia una carta) - Liberación o huida (si se separa de una carta)

Palabras clave:

Libertad - Energía - Viaje - Búsqueda - Origen -Derrotero - Esencia - Fuerza de liberación -Lo irracional - Caos - Huida - Locura...


 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK