sábado, 23 de diciembre de 2017

ARCANO III - LA EMPERATRIZ


Sentí la respiración de la primavera,
y acompañando la fragancia de violetas
y de lirios del valle oí el delicado cantar de los elfos.
 
El riachuelo murmuró,
las copas de los árboles crujieron,
las hierbas susurraron,
los innumerables pájaros cantaron en coro
y las abejas zumbaron;
por todas partes sentía
la respiración de la naturaleza alegre, viva.

El sol brillaba delicada y suavemente
y una pequeña nube blanca colgaba sobre los bosques.

En el medio de un prado verde
en donde florecían los primores,
vi a la Emperatriz sentada en un trono
cubierto con hiedra y lilas.
 
Una guirnalda verde adornaba su pelo de oro y,
sobre su cabeza, brillaban doce estrellas.
 
Detrás de ella se levantaron dos alas nevosas
y en sus manos llevaba un cetro.
 
Todo alrededor,
bajo de la dulce sonrisa de la Emperatriz,
flores y brotes abriendo su cubierta de rocío,
verde hojas.
 
Su vestido entero estaba cubierto con ellos
como si cada uno abriera nuevamente la flor
que era reflejada en ella o se había grabado sobre eso
y se había convertido así parte de su ropa.

El signo de Venus, la diosa del amor,
estaba cincelado sobre su trono de mármol.

"Reina de la vida," dije, "
¿porqué todo es tan brillante
y alegre alrededor de usted?
¿No conoce el gris, el cansado otoño,
el invierno blanco y frío?
¿No conoce de la muerte y de cementerios
con negras, frías y húmedas tumbas?
¿Cómo puede sonreír tan alegre
sobre las flores abriendo,
cuando todo está destinado a morir,
incluso lo que aún no ha nacido?

Por respuesta la Emperatriz miró en mí
aún sonriente y, bajo influencia de esa sonrisa,
sentí repentinamente una flor
de algún claro entendimiento
abriéndose en mi corazón. 

III - La Emperatriz. Estallido creativo, expresión.

La Emperatriz, como todos los grados 3 del Tarot, significa un estallido sin experiencia. Todo lo que estaba acumulado en el grado 2 explota de manera fulminante, sin saber adonde ir. Es el paso de la virginidad a la creatividad, es el huevo que se abre a la vida y deja salir el polluelo.
 
En este sentido, La Emperatriz remite a la energía de la adolescencia, con su fuerza vital, su seducción, su falta de experiencia. Asimismo, es un período de la vida en el que se esta en pleno crecimiento, en el que el cuerpo tiene un potencial de regeneración excepcional. Es también la edad de la pubertad, del descubrimiento del deseo y de la potencia sexual.
 
La Emperatriz sostiene su cetro, elemento del poder, apoyado en la zona del sexo. Bajo la mano se ve crecer una hojita verde: es la natura naturans, una primavera perpetua.
 
La pequeña mancha amarilla que remata el mango del cetro indica que su poder creativo se ejerce con gran inteligencia. Con las piernas abiertas, muy a gusto en su carne, podría vérsela en posición de parto, como si, tras un proceso de gestación, se diera a luz a si misma.
 
Junto a ella, en la parte derecha de la carta, se descubre una pila bautismal: está dispuesta a bautizar, y ella misma entra incesantemente en la vida coma un nacimiento perpetuo.
 
La Luna creciente que se dibuja en su vestido rojo remite a la receptividad de La Papisa. Nos recuerda así que nuestra fuerza sexual y creativa no tiene su origen en nosotros, sino que es una energía cósmica, divina, recibida.
 
Sus ojos verdes son los de la naturaleza eterna, en relación con las fuerzas celestes. Posee un blasón en que se reconoce un águila todavía en formación (un ala no está del todo acabada). Veremos en el Arcano IV que el águila de La Emperatriz es un águila macho, mientras que la de El Emperador es un águila hembra. La Emperatriz lleva en si un elemento de masculinidad.
 
Asimismo, se advierte en su cuello una nuez muy viril: eso nos indica que, en el seno de la mayor feminidad, hay un núcleo masculino. Es el punto yang del yin del Tao, igual que en el centro de la mayor masculinidad se encuentra un núcleo femenino.
 
En su pecho brilla una pirámide de color amarillo con una especie de puerta. Nos ofrece una entrada: si penetramos en la luz inteligente del corazón de la Emperatriz, podremos ejercer nuestro poder creador.
 
En su corona, autentico joyero que simboliza la belleza de la creatividad mental, se discierne una gran actividad inteligente (la banda roja) que fluye hacia el amarillo del cabello.
 
A los pies de la Emperatriz, se descubre una serpiente blanca que simboliza la energía sexual dominada y canalizada, a punto de elevarse hacia la realización.
 
El suelo embaldosado de colores sugiere un palacio, pero en el crece una planta exuberante: no es un entorno inerte, esta constantemente enriquecido por nuevos aportes.
 
La Emperatriz lleva un traje rojo, activo en el centro, pero azul en las extremidades. Es exactamente la inversa de la Papisa, con su traje frio y azul en el centro, y rojo por fuera. La Papisa nos llama, pero cuando entramos en ella podemos vemos helados y aniquilados si no sabemos como tratarla. La Emperatriz, por su parte, arde interiormente, pero por fuera se reviste de frialdad. Para entrar en ella habrá que seducirla, lo cual no es fácil. Pero, una vez superadas las defensas, se nos acoge en el fuego creativo.

En una lectura

La Emperatriz evocará la creatividad en femenino, una mujer llena de fuego y de energía, animada por un fervor borboteante, dispuesta a superar los limites, a exultar sea cual sea su edad. Es el alma de la adolescencia con su alegre fanatismo, su desconocimiento de las consecuencias de sus actos, su fe en la acción por la acción. Para un hombre, es su creatividad femenina, o simplemente una mujer atractiva que aparece.
 
En su esplendor, La Emperatriz es también una mujer de poder, cálida pero capaz de pulsiones dominadoras. Le gusta concebir y reinar.
 
Cuando plantea un problema, La Emperatriz puede indicar una falta de acción, esterilidad, una imagen negativa de la mujer o una energía de lo femenino (sexual, creativa, intelectual, afectiva...) que se ha visto bloqueada en la adolescencia.
 
La mano posada sobre el escudo es ambigua: en ello se puede ver un elemento exterior que ha tornado posesión de esta mujer y que ha querido encerrarla o reducirla. Frustrada, engañada, limitada en su expresión, La Emperatriz es entonces capaz de amargura, maldad, venalidad...
 
La Emperatriz, en la cúspide de su potencia productiva, nos enseña que todo lo vivo puede verse en su belleza.

Y si La Emperatriz hablara...

"Soy la creatividad sin finalidad precisa. Estallo en infinidad de formas. Soy yo, después del invierno, quien tiñe de verde toda la Tierra. Soy yo quien llena el cielo de pájaros, los océanos de peces.
 
Cuando digo "crear", hablo de transformar: soy yo quien hace que se abra la semilla y brote el germen. Si empiezo a engendrar niños, puedo dar a luz a una humanidad entera. Si se trata de dar fruto, produzco todos los frutos de la naturaleza. Mi mente no se queda atrás: una palabra, un grito, y alumbro un mundo...
 
Soy la mente creativa. Escuchadme y dejadme actuar en vosotros, pues os traigo la curación: cualquier problema, cualquier sufrimiento viene de un Yo trabado por la incapacidad de crear. Soy la actividad, la seducción, el placer. No hay nada en mi que no sea bello. No hay desvalorización: soy lo que soy, siempre plena y viva.
 
En cuanto me encarno en un cuerpo, este se vuelve sublime. Nada ni nadie puede resistírseme, soy la seducción espiritual, carnal, total. En mí no hay nada repulsivo, ni ridículo ni feo.
 
Dejadme exultar en vosotros: soy el placer de ser lo que soy, sin prejuicios ni moral. Os enseño que todas vuestras ideas son bellas. Incluso vuestros pensamientos más atroces, más criminales, más abyectos, podéis considerarlos en su esplendor. Se permite la abundancia de pensamientos. Dejadlos brillar como estrellas efímeras en el firmamento de vuestra mente. Nada os obliga a ponerlos en práctica. Reconoced su belleza.
 
¡No os quedéis encerrados en vuestra fortaleza! Convertidla en templo con todas las puertas y ventanas abiertas: todas vuestras emociones son una delicia. Que bella envidia! ¡Que poderosa cólera! ¡Que maravillosa tristeza! Todo el abanico de sentimientos está a vuestra disposición, como un arco iris.
 
Todos vuestros deseos son respetables. Todo en vuestro cuerpo es armonioso. Si adoptáis mis ideas, os convertiréis en un ser luminoso. Si creéis en mis sentimientos, llegareis a la gracia. Cada sensación que tenéis de vosotros es un camino hacia la belleza. Estad seguros de vuestro poder de seducción. Cuando la Virgen sedujo a su Creador, yo estaba allí. Si ella no me hubiera conocido, no habría podido atraerlo.

La seducción es un estado místico, es el dialogo amoroso de la criatura con su creador".

Entre las interpretaciones tradicionales de este carta:
 
Mujer bella - Fertilidad - Ama - Madre cálida - Seductora - Creatividad - Adolescencia - Fecundidad - Encanto - Coquetería - Mujer de negocios - Prostituta - Amante - Artista - Producción - Belleza - Abundancia - Acción creativa no razonada, que no sabe adónde va - Ebullición - La pulsión vital como motor de crecimiento.
 
Palabras clave:

Fecundidad - Creatividad - Seducción - Deseo - Poder - Sentimientos - Idealismo - Naturaleza - Elegancia - Abundancia - Cosecha - Belleza - Eclosión - Adolescencia...
 
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK