martes, 19 de diciembre de 2017

LOS ARCANOS MAYORES


 
Para familiarizarse con el Tarot, lo más sencillo es empezar clasificando y comprendiendo los arcanos mayores, reconocibles por su rótulo lo superior. Estas cartas son 22, numeradas de I a XXI, más El Loco, que no tiene número (y que dio lugar al comodín en la baraja popular).
 
Extiéndalas sobre una mesa de la siguiente manera: saque del mazo de los arcanos mayores la primera y la última carta, o sea Loco y El Mundo (XXI).
 
Luego coloque los arcanos mayores en hileras, por orden numérico del I al X y de XI a XX, y ponga en el extremo izquierdo El Loco (que parece venir al encuentro de esta doble hilera) y, en el derecho, El Mundo (que parece mirarla bailando).
 
En este orden, se puede ver que los arcanos mayores se organizan en dos series, la primera, de I a X, representa personajes humanos o animales en situaciones identificables. La parte superior de la carta, en la mayoría de los casos, coincide con la cabeza del o de los protagonistas, salvo en el caso del Arcano VI (El Enamorado), en que el cielo ampara un sol y un ángel infantil. Se podría calificar esta serie de «clara», puesto que representa imágenes con connotación histórica o social.
 
En la segunda serie de los arcanos mayores (del XI al XX), en cambio, los personajes y las situaciones adoptan un carácter más alegórico y menos realista. Se podría calificar de más «oscura», ya que parece desarrollarse en un universo psíquico y espiritual próximo al sueño. Aparecen personajes míticos, ángeles y diablos; a partir del Arcano XVI el cielo está presente con manifestaciones energéticas, astros, emisarios divinos.
 
Mire los arcanos así ordenados y fíjese en los detalles que vayan apareciéndosele espontáneamente. Preste atención a la dirección de las miradas: a veces dirigidas hacia la derecha, a veces hacia la izquierda, y en algunos casos hacia delante, con algunos personajes que nos miran a la cara (como La Justicia, Arcano VIII; el rostro de El Sol, Arcano XVIIII; o el ángel de El juicio, Arcano XX).
 
Ciertas imágenes le inspirarán quizá simpatía, repulsión, alegría o temor. Estas reacciones son normales, proceden de nuestra educación y de nuestra historia personal: el Tarot es un poderoso instrumento de proyección en que nuestra mirada identificará modelos ya conocidos, lo cual, en un primer momento, nos hará reaccionar según unos esquemas de comportamiento habituales. Por ejemplo, a muchas personas les asusta el Arcano XIII, que representa un esqueleto. En nuestra civilización, esta imagen se identifica con la muerte. Pero, mirándolo más detenidamente, vemos que el personaje es azul, rojo y de color carne, es decir, que se trata de un esqueleto vivo, activo, de una fuerza de transformación en movimiento... Pero para aceptar esta interpretación del Arcano XIII hay que empezar por reconocer la primera reacción que nos inspira la visión de esta carta.

Lo mismo ocurre con todos los arcanos mayores: tal personaje parecerá atractivo, tal otro repulsivo o antipático. Uno nos recordará un abuelo bondadoso, otro un patrón dominante, una atractiva am te o una tía severa... No tema recoger sus impresiones. Anote cómo siente en este primer contacto con los arcanos mayores. Sin duda fijará en multitud de detalles, algunos únicos, otros comunes a dos más cartas.
 
Confíe en su mirada: ella es la que mejor podrá guiarle el descubrimiento del Tarot. Luego, empiece a ver cuáles pueden ser los puntos en común entre las cartas que están una encima de la otra, las que se encuentran en el mismo grado en la escala decimal. Por ejemplo: entre el I y el XI, la forma del sombrero es casi la misma. Una situación similar une al ll y al Xll,  una incuba un huevo, otro pende como un feto o un pollo a la espera de nacer. El punto en común también puede ser la dirección de la mirada, como entre los Arcanos III y XIII, o IIII y XIIII, o el número de protagonistas y su disposición en el espacio, como entre el Arcano V y el Arcano XV, en que un personaje central más alto domina a dos acólitos más bajos.
 
Entre el Arcano VI y el Arcano XVI, asistimos por primera vez en la serie a la intervención de un elemento celeste: el ángel en el VI y el penacho multicolor en el XVI. Podría decirse que entre El Carro y La Estrella el punto en común es el firmamento estrellado, representado en forma de dosel en El Carro y directamente presente como elemento cósmico en La Estrella.
 
Al igual que la pareja Luna-Sol representa en numerosas civilizaciones a la pareja parental cósmica, vemos formarse entre La Justicta y El Ermitaño una pareja de rostro humano. Por último, La Rueda de la Fortuna y El Juicio representan claramente, cada una a su manera. un momento decisivo de cierre de un ciclo y de apertura de una nueva vida.

Los arcanos de la serie I a X realizan su acción hacia arriba:
 
- El Mago alza su varita mágica, como La Emperatriz, El Emperador, El Papa y el príncipe de El Carro alzan su cetro.
 
- La Papisa levanta su rostro del libro, los tres personajes de El Enamorado están unidos por el ángel que vuela por encima de ellos. El Ermitaño levanta su linterna y La Justicia señala el cielo con su espada, como la esfinge de La Rueda de Fortuna.

Los arcanos de la serie XI a XX realizan su acción hacia abajo:
 
- La mujer de La Fuerza actúa sobre el hocico del animal, que apoya la cabeza sobre su pubis.
 
- El Colgado pende cabeza abajo.
 
- El esqueleto del Arcano XIII siega con su guadaña hacia el profundo suelo negro.
 
- El ángel de Templanza vierte sus líquidos o sus fluidos de una jarra alta a una jarra baja.
 
- El Diablo reina sobre dos diablillos que tienen los pies-raíces hundidos en el suelo oscuro.
 
- Los dos personajes de La Torre caminan con las manos mirando al suelo.
 
- La Estrella vacía sus ánforas en un río que fluye a sus pies.
 
- La influencia de La Luna actúa hasta en el crustáceo que la observa desde las profundidades del agua.
 
- El Sol bendice a dos gemelos.
 
- En El juicio, un ángel envía su llamada musical a un hombre, una mujer y un niño que surgen resucitando de su tumba.
 
Estas interpretaciones se dan a título de ejemplo. Usted puede estar o no de acuerdo con ellas, más adelante veremos cómo se sitúan en el estudio en detalle de los arcanos mayores (en la segunda parte). Estos detalles, y otros que usted podrá observar, son indicios que poco a poco le permitirán identificar la numerología del Tarot

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

INSTRUCCIONES, LITURGIAS, CATECISMOS, MANUALES...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK