martes, 16 de enero de 2018

ARCANO XIII - LA MUERTE O EL ARCANO SIN NOMBRE


Fatigado por el destello de la Rueda de la Vida,
me conecté a la tierra y cerré mis ojos.
 
Pero me parecía que la rueda
seguía girando ante mí y que las cuatro criaturas
continuaban sentadas en las nubes
y seguían leyendo sus libros.
 
Repentinamente, al abrir los ojos,
vi a jinete gigantesco en un caballo blanco,
usando una armadura negra,
con un casco y una pluma negros.

Una cara de esqueleto miraba hacia fuera
debajo del casco.

Una mano huesuda sostenía
un grande y negra bandera
que se agitaba lentamente,
y en la otra sostenía una brida negra
ornamentada con calaveras y huesos.
 

Y, dondequiera que el caballo blanco pasaba,
le seguían la noche y la muerte;
las flores se marchitaban, las hojas caían,
la tierra se cubría con un ropaje blanco;
aparecían los cementerios; las torres,
los castillos y las ciudades eran destruidos.
Reyes en el pleno esplendor
de su fama y de su poder;
las mujeres hermosas amadas y amando;
altos sacerdotes investidos por el poder de Dios;
niños inocentes,
cuando vieron el caballo blanco
todos cayeron sobre sus rodillas ante él,
estirando sus manos en terror y desesperación,
y se cayeron para no levantarse más.

Lejos, detrás de dos torres, el sol se puso.

Un frío mortal me envolvió.
 
Los pesados cascos del caballo
parecían caminar en mi pecho,
y sentía que el mundo se hundía en un abismo.

Pero todo tenía algo familiar,
pero visto y oído débilmente,
parecía venir del paso medido del caballo.
Un momento más y
¡oí en sus pasos el movimiento
de la Rueda de la Vida!

Una iluminación entró en mí, y,
mirando al jinete alejarse y el sol descendiendo,
entendí que el Camino de la Vida
consiste en los pasos del caballo de la muerte.

El sol se hunde en un punto
y se levanta en otro.
 
Cada momento de su movimiento
es un descenso en un punto y un ascenso en otro.
Entendí que se levanta mientras se hunde
y que se hunde mientras se levanta,
y que la vida, al venir al nacimiento, muere,
y al morir viene a nacer.

"Sí," dijo la voz.
El sol no piensa en ir hacia abajo o hacia arriba.
¿Qué sabe él de la tierra,
de ir y venir observado por los hombres?
Va en su propia manera,
sobre su propia órbita,
alrededor del Centro desconocido.
 
La vida, la muerte, se levantan y caen
¿no sabe que todas esas cosas son pensamientos,
sueños y temores del Tonto (o el loco)?
 
Arcano XIII - La Muerte, El Arcano sin nombre: Transformación profunda, revolución.
 
El error más extendido acerca de este Arcano es el de la tradición superficial que le da el significado, y a veces el nombre, de «La Muerte». El peso de esta inexactitud ha influido mucho en la interpretación del Arcano XIII.

Ciertamente, la figura central es ese esqueleto segador que, en la tradición popular, representa a la muerte. Sin embargo, numerosos elementos nos permiten apartar esta interpretación simplista. Por una parte, el Arcano XIII no tiene nombre.
 
Después de la labor de vacío y de ahondamiento que ha realizado El Colgado, esta carta invita a una limpieza radical del pasado, a una revolución que se sitúa en las profundidades no-verbales o preverbales del ser, en la sombra de ese terreno negro, de ese desconocido por nosotros mismos de donde emerge, como de una matriz, nuestra humanidad.
 
Por otra parte, se puede observar que el 13 no es el último número de la serie de los arcanos mayores, sino que se sitúa un poco más allá del medio de la serie. Si esta carta representara el fin, llevaría probablemente el número 22. Su situación en el corazón del Tarot nos incita a verla como una labor de limpieza, una revolución necesaria para la renovación y el ascenso que conduce gradualmente hacia la realización total de El Mundo.
 
Por otra parte, esta carta numerada pero no titulada responde como un eco a El Loco, que tiene nombre pero no número. La similitud de las posturas de ambos personajes es evidente: el esqueleto del Arcano XIII podría casi ser el de El Loco visto con rayos X. De ello podemos deducir que estos dos arcanos representan dos aspectos de una misma energía fundamental. Pero si El Loco es ante todo un movimiento, un aporte de energía, una liberación, el Arcano XIII evoca una larga labor de limpieza y de purificación, como una labranza o una siega que preparan el terreno para una nueva vida.
 
Una vez más, un indicio evidente nos aleja de la interpretación simplista: este esqueleto es de color carne, el color de la vida orgánica por excelencia. Se trata del esqueleto que llevamos en nosotros mismos, el hueso, la esencia viva y la estructura de todo movimiento, y no del esqueleto que dejarnos detrás de nosotros al irnos de esta vida. Un hueso blanco en el suelo sugiere la osamenta seca (el origen del término «esqueleto» es una palabra griega que significa «seco»), pero incluso ese hueso muerto se muda hacia otra vida puesto que, con siete agujeros, se presenta como una flauta, un instrumento que espera un soplo para producir su música; ese soplo podría ser divino.
 
Por todas estas razones, es impensable reducir el Arcano XIII al significado de «la muerte». En cambio, se puede ver en él una gran transformación, una revolución, un cambio radical. El personaje del Arcano XIII, con su guadaña vital (roja) y espiritual (azul claro), está trabajando la naturaleza, su propia naturaleza profunda.
 
Sostiene la guadaña por el mango amarillo, color de la inteligencia: el trabajo ha sido deseado, pensado, y ahora se lleva a cabo. Naturalmente, ese trabajo puede vivirse como un luto. Asimismo, en el proceso del Arcano XIII, se verá aflorar con frecuencia la ira o la agresividad, padecida o expresada. Pero es posible que ese trabajo se efectúe como un estallido, una explosión rápida y liberadora.
 
El Arcano XIII corresponde a La Emperatriz en la primera serie decimal, lo impulsa la misma energía explosiva, vital y sin matices, pero necesaria ante la estabilización que ha aportado el cuarto grado.
 
El paso por el Arcano XIII es un proceso de eliminación que labra el ego y lo doma. Ya no se tolera ningún elemento inútil, los sistemas de valores y los conceptos reductores que nos encierran quedan abolidos, y con ellos la complicidad que hasta ahora manteníamos con nuestra no realización o nuestra neurosis. Todos las lazos de dependencia quedan cortados para permitirnos recuperar la libertad perdida, la misma cuyo símbolo primordial es El Loco.
 
El suelo negro en el que trabaja el Arcano XIII recuerda la nigredo de la alquimia, o el cieno del que emerge el loto en la tradición budista. Es el color del inconsciente, de la vacuidad, del misterio profundo.
 
Encontramos en el suelo dos cabezas, no se sabe si cortadas o surgiendo de la oscuridad; en cualquier caso, el esqueleto se apoya sobre ellas para avanzar. El padre y la madre han sido destronados en un primer tiempo, para que la nobleza profunda de lo masculino y lo femenino aparezca bajo forma de dos arquetipos purificados. Dos seres humanos de tradición real nacen, pues, aquí, del mismo modo en que crecen dos formas de hierbas: una azul oscuro, del color de la recepción espiritual intuitiva, y otra amarilla, del color de la inteligencia activa y solar.
 
Observamos también que destacan sobre el suelo negro unos pies y unas manos, unos muy bien formados, otros imperfectos. ¿Están cortados? ¿Crecen? En ese caso se podría decir que el nuevo ser aflora ya en la superficie.
 
Si estudiamos más detenidamente el personaje esquelético, vemos que su rostro no es tal, sino una sombra de perfil, como si el negro del suelo hubiera subido hasta su cabeza, como si lo mental se hubiera vaciado. El ojo del personaje recuerda un dragón mordiéndose la cola, símbolo del universo infinito. Su cabeza lleva una forma lunar, señal de receptividad, y, en la parte trasera del cráneo, entre las rayas, se pueden descubrir las cuatro letras hebraicas Yod, He, Vav, He, que componen el nombre divino. La suma de estas cuatro letras, en el alfabeto hebreo, da el número 26, el de la divinidad, cuya mitad exacta es el 13.
 
Este ser lleva en él la divinidad, pero no es totalmente divino, trabaja en el plano de la encarnación. Se puede ver él un lazo con la mitología cristiana: la figura de Jesucristo tiene esa doble pertenencia humana (Jesús) y divina (Cristo).
 
La pelvis del personaje y su columna vertebral reproducen los colores de la guadaña: azul cielo y rojo, como si estos dos colores (acción vital y receptividad espiritual) constituyeran la base del crecimiento que se desarrolla a lo largo de esta columna, en forma de espiga de trigo, hasta la flor roja de cuatro pétalos que sostiene la cabeza.
 
Una de sus rodillas y uno de sus codos llevan una flor de tres pétalos o un trébol rojo, que indica una vez más la actividad en puntos estratégicos del ser: rodilla y codo son los lugares del carisma y de la comunicación con la multitud.
 
En el cuerpo de color carne, una pierna y un brazo están bañados de azul cielo. Se trata de un ser activo y comunicativo, a la vez encarnado y espiritual, humano y divino, mortal e inmortal. Su máscara es espantosa. Aunque hayamos visto que lleva dentro la acción divina, podemos dejarnos aterrorizar por su apariencia, y ver en este personaje un cojo de cabeza vacía que siega al azar, sin respeto por la belleza de la vida.
 
Una amenaza terrorífica e inapelable, como la muerte injusta y sin piedad. Pero su acción nos indica la vía de la transformación y nos lleva de la mortalidad a la inmortalidad de la consciencia individual.

En una lectura:

Esta carta exige especial delicadeza interpretativa. Las predicciones negativas son tóxicas e inútiles: no es necesario ver en ella la muerte, la mutilación, la enfermedad...

Ciertos consultantes se asustan al ver esta carta. Conviene descubrir con ellos qué gran transformación evoca, qué cambios son deseados o ya están produciéndose y qué amenazas nos permite evitar. A veces se trata de algo de lo que hay que prescindir, a veces también de una gran ira no expresada que necesita salir.
 
En ocasiones, el Arcano XIII expresa una agresividad inconsciente o la necesidad de manifestar una energía que, de momento, no sabe cómo expresarse de forma positiva. En ese caso, es bueno ver si la energía de El Loco (que va en la misma dirección, con el mismo movimiento, pero con connotaciones menos negativas) no seria más adecuada. Sin embargo, cuando una revolución es deseada, el Arcano XIII la trae con una rapidez radical que puede producir un gran alivio.

Y si El Arcano sin nombre hablara...

«Si te das prisa, me alcanzarás. Si frenas, te alcanzaré. Si andas tranquilamente, te acompañaré. Si te pones a girar, danzaré contigo. Ya que nuestro encuentro es inevitable, ¡hazme frente ahora mismo!
 
Soy tu sombra interior, la que ríe detrás de la ilusión que llamas realidad. Paciente como una araña, engastada como una joya en cada uno de tus instantes, compartes tu vida conmigo; si te niegas a ello, no vivirás en la verdad. Ya puedes huir al otro extremo del mundo, que yo siempre estaré a tu lado. Desde que naciste, soy la madre que no deja de darte a luz. ¡Alégrate entonces!
 
Sólo cuando me concibes la vida cobra sentido. El insensato que no me reconoce se aferra a las cosas sin ver que todas me pertenecen. No hay ninguna que no lleve mi sello.
 
Permanente impermanencia, soy el secreto de los sabios: ellos saben que sólo pueden avanzar por mi camino. Los que me asimilan se vuelven poderosos. Los que me niegan, tratando en vano de huir de mí, pierden las delicias de lo efímero: son sin saber ser. Agonizan sin saber vivir. Los niños no me imaginan. Si pudieran hacerlo, dejarían de ser niños, pues soy el final de la infancia.
 
Quien me encuentra en su camino se vuelve adulto: sabe que me pertenece. Devoro sus dificultades, sus triunfos, sus fracasos, sus amores, sus decepciones, sus placeres, sus dolores, sus padres, sus hijos, su orgullo, sus ilusiones, su riqueza, lo devoro todo. Mi voracidad no tiene límite, devoro incluso a los dioses. Pero con el último, con el auténtico, una vez disueltas las máscaras en mis entrañas, me rompo los dientes. En su indescriptible misterio, en su presencia ausente, en su ausencia presente, me mato a mí misma...
 
Cuando la totalidad de la materia pasa por mi garganta sin fondo y las cosas dejan de aparecer, me veo obligada a esfumarme. Gracias a mí, todo se convierte en polvo y todo se hunde. Pero no pienso que sea una tragedia. Hago de la destrucción un proceso de extremo esplendor. Espero que la vida se manifieste hasta alcanzar su mayor belleza, y aparezco entonces para eliminarla con la misma belleza. Cuando llega al límite de su crecimiento, empiezo a destruirla con el mismo amor que se empleó en construirla. ¡Qué alegría! ¡Qué alegría inconmensurable!
 
Mi destrucción permanente abre la vía a la creación constante. Si no hay fin. no hay comienzo. Estoy al servicio de la eternidad. Para obtenerla, debes aceptarme y debes combatirme al mismo tiempo, porque en el fondo no existo, sólo existe la vida, es decir, el cambio. Si te entregas a la transformación, te conviertes en el amo del momento efímero, porque lo vives en su intensidad infinita.
 
Por mí nace el deseo en los vientres, en los sexos. El coito sirve para conquistar la eternidad. Si no tuvieras cuerpo material, yo no existiría. Cuando te conviertes en puro espíritu, desaparezco. Sin materia, dejo de ser. ¡Atrévete, pues, a depositar tus huesos y tu carne en mis fauces!
 
Para triunfar, tienes que darme de ti todo aquello que, en realidad, siempre ha sido mío. Tus ideas, tus sentimientos, tus deseos y tus necesidades, todo eso me pertenece. Si quieres conservar algo, por ínfimo que sea, tú que no eres nada ni posees nada, lo perderás. Perderás la Eternidad. ¡Sé fuerte! ¡Vive junto a mí!
 
Quien camina conmigo transforma a sus hijos, a sus amigos, su patria, su mundo. Identificándote con tu consciencia, me tendrás miedo. Sacrificando tu consciencia, cediéndome la última de tus ilusiones (esa mirada que todo lo quiere y cree ver sin ser nada), me vencerás.
 
Compréndelo: en mi extrema negrura, soy el ojo de ese impensable que podrías llamar Dios. También soy Su voluntad. Gracias a mí, vuelves a Él. Soy la puerta divina: quien entra en mi territorio es un sabio, y quien no puede cruzar mi umbral conscientemente es un niño miedoso acorazado en sus detritos.
 
En mí hay que entrar puro: deshazte de todo, deshazte incluso del desasimiento, aniquílate. Cuando desaparezcas, aparecerá Dios. ¿Quieres fuerza? Aceptándome serás el más fuerte. ¿Quieres sabiduría? Aceptándome serás el más sabio. ¿Quieres valentía? Aceptándome serás el más valiente. ¡Dime qué quieres! Si te conviertes en mi amante, te lo daré.
 
Cuando sientes que formo parte de tu cuerpo, transformo la concepción que tienes de ti mismo, te vuelvo muerto en vida y te confiero la mirada pura de los muertos: dos agujeros sin sujeción por los cuales sólo mira Dios. El instante es entonces terrible, todo se transforma en espejo, y te ves en cada ser, en cada forma, en cada proceso. Lo que llamas «la vida» se torna danza de ilusiones. No hay diferencia entre la materia y el sueño. No tiembles, no temas, ¡alégrate! La vida, aunque irreal y efímera, revela su mayor belleza.
 
Dándome tu mirada comprenderás por fin que es un milagro estar vivo. Tu ser divino e impersonal no puedo devorarlo. Sólo engullo los egos. Todos tienen sabores distintos, a cada cual más fétido y amargo. Cuando se capta mi omnipresencia, puede decirse que empieza la labor llamada iniciación. Ésta dura hasta que comprendas que no soy de ti, sino que soy tú.
 
No me gusta que se me encuentre antes de hora. Deseo que se me llame en el momento preciso en que se entiende quién soy. Si se me precipita suicidándose, no aporto sabiduría ninguna, pues se me disfraza de vulgar destrucción. No soy una desgracia absurda, tengo un significado profundo, soy la gran Iniciadora, la Maestra impalpable oculta bajo la materia. Cuando se me solicita de manera insensata me enfurezco, se me hace actuar contra mi voluntad. Sólo los que llegan a mí con plena consciencia me proporcionan el gozo supremo. Pero la mayoría de los seres, ignorantes, vienen a mí a través de la guerra, el crimen, el vicio, la enfermedad, las catástrofes. Raros son los que alcanzan ese estado de consciencia pura en que me convierto en el apogeo de la realización. Ésos siempre me reconocen, mientras que a los demás los sorprendo.
 
El que se resigna, comprende y acepta ser mi presa, vive con facilidad, libertad y alegría, confiado frente a las agresiones, sin pesadillas, realizando sus deseos: perdiendo la esperanza, se pierde también el miedo. No me tiendas la mano, pues la pudriría inmediatamente.
 
Ofréceme tu consciencia. ¡Desaparece en mí para ser por fin, la totalidad!"

Entre lea interpretaciones tradicionales de esta carta:
 
Transformación profunda - Revolución - Curte - Eliminar lo que nos impide avanzar - Fin de una ilusión - Ruptura saludable - Revolucionario - Ira - Agresividad - Cosecha - Labor de ruptura relativa a una persona o a una situación - Odio - Violencia - Limpieza - Purificación radical - Esencia del cambio - Trabajo del inconsciente - El rostro destructor de la divinidad - La muerte como máscara de Dios - Transmutación - Erradicación de lo antiguo para dejar sitio a lo nuevo Trabajo relacionado con el esqueleto humano - Movimiento esencial - Rayos X - Psicoanálisis, persona que acompaña el cambio.
 
Palabras clave:
 
Cambio - Mutación - Revolución - Ira - Transformación - Limpieza - Cosecha - Esqueleto - Cortar - Avanzar - Eliminar - Destruir - Rapidez...
 
 

1 comentarios:

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK