sábado, 6 de enero de 2018

LA CÁBALA, GEOMETRÍA SAGRADA


Al considerar la historia de la humanidad en su conjunto, parece evidente que los grandes cabalistas encargados de una misión fueron siempre por adelantado, cualquiera que haya sido su época, de una idea o descubrimiento importante, y también de una guerra.

- En su caverna de la Alta Galilea, el ilustre redactor del Sefer Ha-Zohar precedió en quince siglos a Copérnico y al mismo Galileo ...

- El Golem de Rabí Loew deambuló por las calles de Praga cuatro siglos antes de que el escritor —checo, por coincidencia— Kareal Capek inventara la palabra robot (del checo robota: «trabajo»), quien haría fortuna justo en al albor de la automatización.

- La obra Clefs Secrètes d’Israël (Las Claves secretas de Israel), impresa en Francia en julio de 1973, informa sobre la «fabricación», realizada por el cabalista israelí Rahamim Tibika, de un «bastón mágico», puesto a disposición del presidente del Estado de Israel el 25 de octubre de 1968. Señalábamos entonces que durante la ceremonia de consagración de tal invento, realizada en el sitio que ocupó el Templo de Jerusalén, el día 5 de enero de 1968, un chorro de petróleo brotó de dicho bastón mágico (Op. Cit., pp. 114-115). Hemos subrayado este acontecimiento para observar que la guerra del Kipur —como las palabras mismas lo indican, ¿se ha visto alguna vez una guerra del Perdón?— tardaría poco tiempo en estallar, y vendría a significar luego, para todo el planeta, la guerra del petróleo.

- Hace ya mucho tiempo que la guerra cabalística viene demostrando su profundidad y eficacia. El genial Arquímedes, que resistió tantos días en Siracusa los ataques romanos gracias a su invento de los espejos «ardientes», propuso como valor aproximado de relación constante entre la longitud de la circunferencia y su diámetro el cociente de 22/7, es decir, 3,14... Para lograrlo, tomó la medida de polígonos regulares inscritos en un círculo de diámetro unido o circunscrito al mismo.

- Ya en el siglo xviii, el matemático francés Jean-Henri Lambert demuestra que pi (3,1416 ...) es inconmensurable, y más adelante, en 1882, el matemático alemán Ferdinand von Lindemann prueba que pi es un número trascendente. Por tanto, se deduce que la construcción de pi mediante la regla y el compás era imposible, algo parecido a lo que ocurriría con la cuadratura del círculo. Pero desde siglos, la Sabiduría secreta de los hebreos ha precisado la naturaleza y el número del Todopoderoso, YH, Señor de los ejércitos, Dios Vivo y Rey del Mundo. El que ha sido llamado SHADDAÏ, bajo su aspecto de Todopoderoso, y la suma aritmética de las letras de la palabra Shaddaï es: Sin (3,00) + Dalet (4) + Yôd (10) = 3,14.

Saber, por procedimientos de Cábala, que la Geometría Divina ha creado su universo a partir de 3,14, es poseer la clave que cierra y abre, según expresión del Zohar al referirse a la primera palabra del primer libro de la Biblia (Beréchit)

No es, pues, muy sorprendente que la geometría corriente, sea o no euclidiana, pero siempre construida sobre postulados, esté a veces lejos de fundamentarse en la verdad. La geometría corriente no nos enseña, por ejemplo, cómo es posible establecer una relación geométrica entre el eneágono y el infinito metafísico, o como la correspondencia entre la circunferencia y su diámetro se presenta análoga a la que existe entre nuestro conocimiento y la naturaleza del espacio desconocido.

La resolución del problema de la trisección de un ángulo usando sólo la regla y el compás se revela como imposible a los matemáticos profanos. Contra lo que afirman los cabalistas, ellos pretenden desde siempre que este problema es insoluble. Realizar la trisección del ángulo de 120º significa, por fuerza, la construcción geométrica del eneágono regular, que conducirá necesariamente a reconocer la prueba matemática de la existencia del Shaddaï, Todopoderoso, Inconmensurable y Trascendente de acuerdo a la naturaleza de su Número, que es su Nombre. El cabalista podría decir que ha construido geométricamente el ángulo de un grado, o bien que ha construido en la misma forma el enéagono, con la regla y el compás, pues el Dios de Abraham, de Isaac y Jacob existe.

Para el lector advertido, que no olvidará cómo, ante todo, los cabalistas son los matemáticos de lo sagrado, se habrán insinuado ya bajo la curiosa fachada de los tratados de cábala, los enunciados de verdaderos teoremas de geometría hebrea, que no dependen particularmente de la geometría corriente. Así pues, es bueno dejar claro que no convendría acudir a Euclides o a sus seguidores en este género de especulaciones.

Las 22 letras del alfabeto sagrado están relacionadas con los 22 polígonos regulares inscritos en el círculo mediante la regla y el compás, y también a las 22 divisiones enteras de 360º. Existe, pues, una relación entre el círculo y el número 22.

Cuando el cabalista lee, en el Tratado de la Formación, a propósito de las tres letras «madres»: «siete divide», interpreta inmediatamente: siete divide a veintidós, con lo cual se obtiene, como hemos visto, la relación entre el círculo y su diámetro. Él invoca así a su SHADDAÏ, su cociente, que es 3,14. Y el Tratado de la Formación prosigue así: siete divide, tres frente a tres, y la ley decisiva entre los dos.

La proposición es la siguiente:

A. Siete divide a veintidós.

O sea, el círculo indicado por la relación del valor pi (3,14)

B. Tres frente a tres.

Este será el enunciado de la inscripción:

a) de tres cuadrados en el círculo, de 30º en 30º, como es evidente;

b) de tres triángulos equiláteros.

C) Ley decisiva entre los dos.

Esta es la clave última, oculta desde milenios a los ojos de los geómetras profanos.

Esta clave constituye un verdadero «signo de palabras» o «prueba de la cosa» (râyâh ledâvar, como ha dicho Abraham el Hebreo), que conduce finalmente al descubrimiento. ¿Cómo, pues, a partir de la inscripción de tres cuadrados y tres triángulos equiláteros en un círculo, por el uso de regla y compás, su relación es tal que los nueve vértices permiten la construcción del eneágono?

Puesto que las proposiciones A y B no ofrecen mayor interés, siendo C la verdaderamente «decisoria» (ma’khria, según el Yetsirah), se podrá comprender ahora mejor por qué esta palabra nunca ha podido ser traducida totalmente por las lenguas distintas al hebreo, y también por qué suele escaparse de las palabras del contexto.

Mas no sería suficiente esto para revelarnos la existencia de un teorema, aun si éste es cabalístico, si su enunciado no pudiera estar seguido de una demostración. Y también es cierto que no hubiéramos logrado mayor cosa con toda esta meditación, si algún hermano en la Ciencia Sagrada no estuviera decidido por su parte a realizar nada menos que la construcción geométrica del eneágono. Así ha sido como Rahamim Tibika, el hombre del «bastón mágico» de Jerusalén, ha propuesto  a nuestros ojos la figura, inimaginable hasta ahora para los matemáticos profanos (ver al final figura del eneágono), y ella se nos presenta como la viva ilustración de nuestra traducción (inédita) del Tratado de la Formación. Es ella absolutamente acorde al espíritu —¡y a la letra!— del texto de Abraham el Hebreo. Al mismo tiempo, parece evidente que la trisección general es, finalmente, posible, aun para el geómetra ciego a la Ciencia del Ser.

Y ¿cuál sería la «Prueba de la cosa» que tendríamos antes nuestros ojos?

Sencillamente ésta:

— dos círculos concéntricos;

— tres cuadrados inscritos en el gran círculo;

— tres triángulos equiláteros inscritos en el círculo interior.

Círculos, cuadrados, triángulos equiláteros. Todo lo demás no pasa de ser literatura geométrica en rojo y negro que actúa sobre una modesta sección de realidad folletinesca. La figura regular de nueve ángulos que se ha obtenido deja estupefacto al matemático profano y llena de alegría el corazón del cabalista.

Con 3,14 y dos juegos de figuras-matrices, los cabalistas invitan a todos los buscadores de la Verdad a participan la creación del mundo y a exaltar el Nombre del Maestro del Todo.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK