lunes, 15 de enero de 2018

0 - SIGNIFICADO Y SIMBOLISMO DEL NÚMERO 0


O: El Cero es el número del todo primitivo, de la unidad todopoderosa.

Al principio estaba el Cero.


Bueno, en realidad esto es cierto si lo interpretamos desde el punto de vista de la simbología, pues el Cero como número en sí no es excesivamente antiguo. Hasta finales de la Edad Media era desconocido en Occidente.

Este curioso signo que refleja la nada procede de la India, y apareció por primera vez en Europa hace mil años, donde fue aceptado al principio con recelo, críticas y de forma casi forzada. Su nombre procede del vocablo latino "nulla figura", y significa ningún signo.

No se quería aceptar este símbolo que expresaba la «nada», e incluso había algunas opiniones dentro de la Iglesia que pretendían prohibirlo del todo. Sin embargo, finalmente se mantuvo por razones prácticas, ya que gracias a él ciertos cálculos resultaban más sencillos.

Aunque el número es en realidad relativamente nuevo, su símbolo, que es el círculo, es considerado como uno de los símbolos más antiguos de la humanidad. El círculo, al igual que otras figuras geométricas como la cruz, el cuadrado, el triángulo y el hexagrama (estrella de seis puntas), es un símbolo conocido por la humanidad desde tiempos remotos. Su significado es la unidad primitiva, el todo conocido previamente, el todopoderoso.

Siempre que los mitos tratan de describir el inicio de los tiempos utilizan las mismas imágenes: algo redondo, la cueva, el regazo, el huevo, el círculo. El estado primitivo inicial, ese potencial en el que aún no hay nada definido, pero que está preparado para convertirse en algo, está simbolizado por un círculo. Y se piensa que para que las posibilidades que encierra dicho círculo puedan emerger, el círculo debe abrirse. Por esta razón, los mitos de la creación hablan de divisiones y separaciones que tuvieron lugar al principio de los tiempos. Así fue como Dios separó la luz de las tinieblas, el cielo de la tierra y las aguas superiores de las inferiores.

El estado inicial del universo fue descrito también como un caos, pues las opciones potenciales se encontraban totalmente desestructuradas, indiferenciadas y mezcladas. Los judeocristianos coinciden al describir la creación del mundo como un caos inicial que recibe el nombre hebreo Touwabohu, y que se menciona al principio de la Biblia en el siguiente pasaje:

"En el principio creó Dios la tierra y el cielo. La tierra era árida y estaba vacía".

Una descripción realmente bella sobre la creación de la tierra, que además contiene todos estos elementos que hemos mencionado y que debe ser muy antigua, es aquella que habla de una creadora, una diosa. Procede de los pelasgos:

Estos vivían en la Grecia actual, en Tesalia, mucho antes de que fuera poblada por los helenos. Esta diosa creadora surgió desnuda del caos, y como no había nada sobre lo que pudiera posarse, separó el cielo de las aguas y comenzó a bailar. Bailaba sobre una ola que estaba orientada hacia el sur. Mientras danzaba, sentía el viento del norte que ella misma había originado con su movimiento y que soplaba por detrás de ella. Agarró el viento con sus manos y lo convirtió en una serpiente, que recibiría el nombre de Ofión, alrededor de la cual bailaba cada vez con más desenfreno, hasta que la sedujo y consiguió que esta la poseyera. Así fue como la diosa comenzó a engendrar el huevo del mundo.

Cuando este salió, la diosa ordenó a la serpiente que lo rodean dando siete vueltas con el fin de incubarlo. Llegado el momento, el huevo eclosionó, la mitad superior se desplazó hacia arriba, creando desde entonces el cielo y los firmamentos, y la mitad inferior daría origen a la tierra y al infierno. Ofión es desde entonces la serpiente horizontal que hasta nuestros días rodea al globo terráqueo.

La serpiente que se muerde la cola y que forma un círculo recibe el nombre de Uróboros (en griego significa mordedor de cola). Es considerada, junto al dragón y a otros animales que también se muerden la cola, como el símbolo más primitivo de la humanidad, y en la alquimia simboliza la materia prima, el material primitivo a partir del cual se creó todo lo demás.

Como símbolo de la perfección, de la totalidad y de la eternidad, el Cero aparece reflejado en el círculo, en la alianza matrimonial que representa la unión eterna con nuestra pareja y la unión con la eternidad.

Este número también viene simbolizado por la corona siempre verde, que en forma de corona de Adviento nos recuerda el final de cada año y que el tiempo nunca se acaba, sino que después de la noche más larga, la duración de los días va aumentando, pues la rueda del tiempo se mueve eternamente.

Algo parecido viene a simbolizar la corona de flores que depositamos sobre una tumba. En la unión con los que ya han muerto, este número nos indica que la vida y la muerte, la vida real y el más allá, conforman un todo.

La psicología profunda de Jung reconoce en el círculo el símbolo de lo desconocido, del «caos» creativo en el que todas nuestras posibilidades y predisposiciones genéticas se encuentran indiferenciadas y sin esbozar, con el fin de ser trasladadas a nuestra conciencia, donde deberán ser desarrolladas.

En la astrología, este símbolo está representado por el círculo animal, que rodea al horóscopo y que abarca todas nuestras posibilidades y nuestro potencial.

En las cartas del Tarot, el círculo y el Cero aparecen representadas en la carta del LOCO que pretende demostrar que siempre que se empieza de cero se nos abren nuevos caminos y oportunidades.

Desde el punto de vista matemático, el Cero es un fenómeno interesante. Está presente en muchos números sin que sea siquiera pronunciado. Un millón (1.000.000) consta de seis ceros que no se nombran. A pesar de que no vale nada, puede hacer crecer considerablemente una cifra. Al Uno lo convierte en 10, razón por la cual se dice irónicamente que un Cero puede multiplicar los problemas por 10.

El Cero también puede ser destructor, pues todo lo que se multiplica por O se convierte en nada (99 x O = O). Aunque también puede hacer resaltar lo inaccesible, conviniéndose entonces en un Koan*: Si dividimos un número por Cero, el resultado es infinito.

Los programadores temen este fenómeno, pues con esta operación matemática podernos sumir al ordenador en un tremendo caos. Seguramente procede de este gremio la siguiente afirmación: el universo se creó cuando Dios dividió por cero.


* Ejercicios paradójicos y acertijos que debe solucionar el alumno de zen, como, por ejemplo: «Escuchar el sonido de una sola mano al aplaudir...

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK