sábado, 6 de enero de 2018

LA CÁBALA DEL ORO FILOSOFAL


Para nuestra ciencia es bueno, al menos ahora y en estas latitudes, que la transmisión oral haya ido creciendo poco a poco el paso a la palabra escrita e impresa. El lector de buena voluntad cuya paciencia le ha permitido llegar hasta estas líneas goza de un indiscutible privilegio sobre el discípulo instruido directamente bajo la forma oral. En efecto, al contrario de lo que ocurre con este último, el lector no puede formular preguntas, y, ciertamente, allí se encuentra el comienzo de la sabiduría.
 
 (Ha’haresch va’a’alef’khâ’Hô’khumâh, dice la palabra del Libro de Job, XXXIII: 33, que hemos incluido en nuestro Pîrqê Meqoubâlîm). Calla, pues quien pregunta se equivoca, y ¿cómo podría el cabalista dialogar con aquel que se equivoca?
 
Observa: la misma palabra que un ejercicio de lectura cabalística simplificada ha hecho parecer familiar, a menudo suele tomar un giro original. Hace aun saber a qué joyero o tallador corresponde el trabajo. Una frase, un teorema, un silogismo de afortunada memoria, que parece accesible al entendimiento, puede surgir bajo un contexto nuevo, y entonces entra en juego Da’ath Elyôn, la Ciencia del Altísimo. La palabra hebrea es de tal naturaleza, que apoya, e incluso solicita, la repetición. Es esta ciencia nunca se hacen «reediciones», sino referencias al orden cabalístico. Un tratado de ciencia sagrada no es un discurso político.
 
He aquí otra faceta de la Ley. He aquí uno de los pasos hacia el gran secreto. Suponemos un lector poco distraído y de buena memoria. ¿Han quedado, pues, bien grabadas estas frases en su mente? Es bueno repetirlas, volver sobre ellas sin prisa, como si las descubriésemos por vez primera. Entonces veremos que aquella palabra, aquel epíteto, aquella fórmula, al ser iluminados por el conocimiento, adquieren su más elevado sentido y se restituye a la palabra a su significado último y primordial.
 
Aquel que se extrañe por la formulación de nuestros silogismos, sin incluir en ellos proposiciones menores, sería, sin lugar a dudas, un ignorante de las cosas hebreas, alejado incluso de toda sapiencia. Es así como, para facilidad de aquellos buscadores puros de intención, en su conquista de la Luz Divina, habrá mayor provecho en esta cábala del oro filosofal que la que encontrarían en una conjunción coordinada.

Cábala del Oro Filosofal
 
1. Nuestra Ciencia proviene de la Mente suprema. Ella es un don del Dios Vivo.
 
2. La Cábala del oro filosofal exige atención en la lectura, repetición de la misma, tiempo, cuidado y paciencia, pues sus tratados son diversos y difíciles de comprender. No hay mejor tratado del oro filosofal que la Palabra hebrea. «Buscad y leed en el Libro del Señor», ha dicho el profeta Amós (XXXIV: 16)
 
3. Elemental y sagrada, exacta y natural, tal es nuestra ciencia. Es por la meditación de la Palabra que el hombre podrá asir el principio del polvo del oro (Afrôth Zâhâv), como está escrito en el Libro de Job (XXVIII: 6). Se llega a él por un camino que no conoce el ave de presa, que no llega a distinguir el ojo del buitre. Pero la sabiduría, ¿dónde encontrarla?
 
4. El sabio observa el trabajo de la naturaleza y regula la hora en la esfera celeste.
 
5. La sabiduría es el número del golem, el cual es setenta y tres.
 
6. Ha sido escrito en nuestro Libro: alianza del fuego. Esta es nuestra primera palabra (Berîth-Esch). El Fuego está en lo alto, hacia el punto cardinal Norte. El Norte ha sido sellado con Vav-He-Yod. Por esto nos dice la Escritura: El oro viene del Norte (Job, XXVII: 32). El oro viene del Norte, y Eloah mora cubierto de una temible majestad.
 
7. Cuando la tierra era tohou y el Fuego sagrado cubría tehom, el Trono de fuego se cernía sobre la superficie de las aguas. Así comenzó la clarificación de la materia.
 
8. Hubo en seguida separación entre la luz y las tinieblas, entre las aguas y las aguas. Luego, el sol y la luna reflejaron sus rayos sobre la tierra.
 
9. Roja era la tierra del jardín del Edén, y el río que de allí salía se dividía en cuatro brazos.
 
10. El primero de ellos se denomina Pichôn. Baña en su contorno la tierra de havilah, donde se encuentra el oro. El oro de esta tierra es puro, nos dice la Escritura, y también se encuentran allí el bedelio y el ónice (Chôham)
 
11. El río es mé'khîl-kaspîth mé-khîl-zâhâv, cuando los cuatro brazos forman el even-’ha’khamim. Se le llama también bath-shabthaï, que es el plomo sagrado.
 
12. La Cábala de Abel-Caín está contenida en el teorema de Rabí José, de feliz memoria. Uno sube de un lado, uno desciende hacia abajo, del mismo lado, uno penetra entre los dos, dos engendran un tercero, y tres entran en uno solo. Y Caín será marcado por una señal.
 
13. Primera premisa del teorema de Rabí José: Uno emana rayos de todos los colores.
 
14. Los días del agitamiento de las aguas son cuarenta, y para su crecimiento se cuentan ciento cincuenta días. Al comenzar a decrecer, Noé abrió la ventana del arca del cuervo negro.
 
15. La estrella de los sabios brilla entre el Dalet y el He, y es la hamassah. Ello se produce por urnistar, que es el fuego secreto y no el fuego oscuro.
 
16. Dieciocho fases van desde la estrella de los sabios hasta la estrella de David. El número total de fases es de veintidós, igual que el de las letras hebreas fundamentales. Mas si yvhv novela sobre su glorificación, es vano contar a partir de Aleph.
 
17. Im-lô thîchmôr la’assôth äth-kôl-dîvéï ha Thôrâh ha-zôth hakhethuvîm baséfer hazeh l’îrâh äth-haChem hannî-khbâd ve-hannôrâ hazeh äth yvhv Elôhér'khâ, tú no hallarás punto de apoyo.
 
18. Desde la cabeza cortada hasta el récheh dî-dehav, que es la cabeza de oro (Daniel, II: 32), el principio del even surgirá en los días de Salomón, cuando la luna esté plena. Así, se tornará volátil el grafit extraído.
 
19. El fuego secreto permitirá la disolución del compuesto. La thamsith astral permitirá la hamra’ah. La Hamassah permitirá la hafra’ah. La preparación del grafit ardiente, seguida de la cocción del nethe’kh, permitirá descubrir la luz del incremento.
 
20. Allí estará el oro filosofal como el oro celeste del séptimo grado. Él lo ilumina todo.
 
21. Todo está contenido en uno.
 
22. Gloria al Nombre.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA

TEXTOS, PLANCHAS, LITERATURA MASÓNICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK