sábado, 13 de enero de 2018

LAS TABLAS DE LA LEY EN LA CÁBALA


Toda la luz que Dios le ha dado a Israel está oculta en la Torah (ley, doctrina o dirección); la Torah es la cristalización y la permanencia misteriosa de la revelación Sinaítica.
 
Fue en Sinaí donde apareció ante el "Pueblo Elegido" la presencia real de hokhmah, la "sabiduría divina": "Israel penetró el misterio de hokhmah", dice el Zohar (*)  y "en Sinaí los Israelitas vieron la gloria (o la presencia real) de Su (divino) Rey cara a cara."
 
Ahora bien: el descenso o revelación de las primeras Tablas de la Torah debe ser distinguido del de las segundas. El Zohar enseña que las primeras Tablas emanaron del Arbol de la Vida, pero que Israel, por haber adorado al becerro de oro, "fue juzgado indigno de beneficiarse de ellas."
 
Por lo tanto Moisés, obedeciendo el mandato divino, le dio al pueblo otras Tablas, "que salieron del costado del Arbol del Bien y del Mal." La ley de las segundas Tablas está en realidad constituida por mandatos positivos y preceptos negativos: "esto está permitido, esto está prohibido"; la vida fluye de lo que está permitido, la muerte de lo que está prohibido.
 
Las primeras Tablas, según dice la Cábala, fueron la luz y la doctrina del Mesías, la efusión de la liberación universal, la fuente de la vida eterna sobre la Tierra.
 
Las segundas Tablas representaron la manifestación indirecta o "fragmentaria" de esta luz; hokhmah, la sabiduría pura y redentora, dejó de ser inmediatamente accesible, ya que quedó escondida detrás de la "cortina" de binah: la  "inteligencia" cósmica de Dios.
 
La manifestación de la Torah "increada" había cambiado, pero no su esencia, hokhmah. La presencia real de la sabiduría divina reside en la segunda manifestación tanto como en la primera, con la diferencia de que en el segundo caso, Binah, impide que el hombre "adelante su mano, tomando del Arbol de la Vida, comiendo de él y viviendo eternamente."
 
Para poder lograr el acceso a hokhmah, debe de "cultivar el suelo" de su alma discriminando entre el bien y el mal, y practicando la ley divina; y tiene que buscar con gran celo la verdad qua yace oculta detrás de la letra de las Escrituras.
 
La penetración espiritual de la Doctrina Escrita (Torah Shebikhtab), se ve facilitada por la Doctrina Oral (Torah Shebalpeh), siendo la segunda la explicación de la primera.
 
Las dos doctrinas representan los aspectos inseparables (y "simultáneos") de la revelación Mosaica. La Torah Escrita, o "letra" estática, sirve como inmutable punto de partida para la contemplación espiritual de la verdad revelada; tal contemplación no podría ser eficaz sin la interpretación tradicional de la "letra grabada en la piedra"; la interpretación, la Doctrina Oral, es como "un martillo que despedaza la piedra", desprendiendo de ese modo, las "chispas" espirituales de hokhmah que residen dentro de ellas.
 
La revelación simultanea de la Torah Escrita y la Oral está basada en el verso de la Escritura que dice:
 
'Todo el pueblo oía los truenos y el sonido de la trompeta, y veía las llamas y la montaña humeante; y atemorizados, llenos de pavor, se estaban lejos" (Exodo, 20:18).
 
El Zohar, comentando este verso, dice que las palabras divinas fueron impresas sobre la oscuridad de la nube que envolvía la verdadera presencia de Dios, de modo que Israel las oía al mismo tiempo como Doctrine Oral, y las veía como Doctrina Escrita; y destaca el Zohar que cada palabra estaba dividida en setenta sonidos (que revelaban las setenta interpretaciones fundamentales de las Escrituras) y que estos sonidos aparecían ante los ojos de Israel como otras tantas luces rutilantes; y finalmente, que los preceptos del Decálogo fueron la síntesis de todos los mandamientos, y que en el momento de su revelación, Israel penetró en todos los misterios encerrados en las Escrituras.

 (*) El Sefer Ha Zohar, "Libro del Esplendor", está compuesto de varios tratados principalmente en forma de comentarios cabalísticos sobre la Torah. Redactado en una forma de arameo mas bien distorsionada, afirma ser la enseñanza del Rabi Simeon ben Yohai (siglo II CE.), pero es aceptado generalmente como la obra del cabalista español Moisés de León siglo XIII), siendo la obra más ampliamente conocida e influyente de toda la literatura esotérica del Judaísmo. Considerada por muchos místicos judíos como una colección de textos inspirados, este libro ha sido llamado con frecuencia el "Sagrado Zohar", y venerado igual que la Torah y su comentario canónico, el Talmud.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ÉTICA Y CÓDIGO MORAL MASÓNICO

DICCIONARIO DE CONCEPTOS MASÓNICOS

MÚSICA MASÓNICA

ORACIONES PARA MASONES

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

Entrada destacada

COMO EFECTÚA LOS RITOS EL VERDADERO MASÓN

Veíamos cómo para la Masonería, en cada tenida en que se celebra alguna fiesta litúrgica (en especial las cuatro anuales de los dos sols...

SIGUE MIS PUBLICACIONES EN FACEBOOK